Mar 25 2005
865 lecturas

Sociedad

Cono Sur, marzo de 1976. Se dijo en Argentina…

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Esto decía el Partido Comunista
25 de marzo de 1976.

Los comunistas y la nueva situaci√≥n argentina. Declaraci√≥n del PC. Ayer, 24 de Marzo, las FF.AA. depusieron a la presidenta Mar√≠a E. Mart√≠nez, reemplaz√°ndola por una Junta Militar integrada por los comandantes de las tres armas. No fue un suceso inesperado. La situaci√≥n hab√≠a llegado a un l√≠mite extremo ¬ęque agravia a la Naci√≥n y compromete su futuro¬Ľ, como dice en uno de los comunicados de las FF.AA.

Cargan por esta situaci√≥n, inmensa responsabilidad el lopezrreguismo reaccionario y su protectora Mar√≠a E. Mart√≠nez (…) El P.C. esta convencido de que no ha sido el golpe de Estado del 24 el m√©todo m√°s id√≥neo para resolver la profunda crisis pol√≠tica y econ√≥mica, cultural y moral. Pero estamos ante una nueva realidad.

Los actores de los sucesos del 24 expusieron en sus primeros documentos sus objetivos, que podríamos resumir de la siguiente manera:

¬ę…Fidelidad a la democracia representativa con justicia social; revitalizaci√≥n de las instituciones constitucionales; reafirmaci√≥n del papel del control del Estado sobre aquellas ramas de la econom√≠a que hacen al desarrollo y a la defensa nacional, defensa de la capacidad de decisi√≥n nacional…¬Ľ.

El P.C., aunque no comparte todos los puntos de vista expresados en los documentos oficiales, no podría estar en desacuerdo con tales enunciados.

Esto decía Ernesto Sábato

(Extractado de: ¬ęErnesto S√°bato, el gran simulador¬Ľ).

Mayo De 1976. ¬ęLe agradec√≠ (a Videla) personalmente el golpe del 24 de marzo, que salv√≥ al pa√≠s de la ignominia, y le manifest√© mi simpat√≠a por haber enfrentado las responsabilidades del gobierno. ‚ÄúYo nunca he sabido gobernar mi vida, menos podr√≠a gobernar un pa√≠s‚ÄĚ, dijo Jorge Luis Borges…

El mi√©rcoles 19, Borges, Ernesto S√°bato, Horacio Esteban Ratti, presidente de la Sociedad Argentina de Escritores y Leonardo Castellani, un sacerdote que escrib√≠a, almorzaron durante mas de dos horas con el general Jorge Videla y con el general Jos√© Villarreal, secretario general de la Presidencia.¬† (…) Dijo a la salida a la prensa Ernesto S√°bato:

¬ęEs imposible sintetizar una conversaci√≥n de dos horas en pocas palabras, pero puedo decir que con el presidente de la Naci√≥n hablamos de la cultura en general, de temas espirituales, culturales, hist√≥ricos y vinculados con los medios masivos de comunicaci√≥n‚ÄĚ.

Despu√©s le preguntaron su opini√≥n sobre Videla: ¬ęEl general Videla me dio una excelente impresi√≥n. Se trata de un hombre culto, modesto e inteligente. Me impresiono la amplitud de criterio y la cultura del presidente¬Ľ.

Del libro La Voluntad escrito por dos ex guerrilleros. Tomo 3 P√°gina 72.

Nota de Labaké
Luego se supo que s√≥lo el padre Castellani aprovech√≥ esa oportunidad para pedir por la suerte de un ‚Äúdesaparecido‚ÄĚ: Haroldo Conti, un escritor izquierdista.

(Sobre el episodio mencionado precedentemente, puede leeerse en esta revista S√°bato aplaudido: menor no hablar de ciertas cosas.)

Esto decía el diario Clarín
1¬į de Abril de 1976.

El Mensaje Presidencial. Aunque resultara innecesario justificar las motivaciones de la acción militar del 24 de Marzo -porque nada fue más evidente que la incapacidad del anterior gobierno para modificar el rumbo que nos conducía a todos al desastre- ha sido oportuno que el país escuchara las explicaciones de su nuevo presidente. Ellas ratificaron el hecho conocido de que las Fuerzas Armadas no han interrumpido el proceso que se venía desarrollando, sino cuando tuvieron el convencimiento de que se hallaban agotados todos los recursos susceptibles de operar la indispensable rectificación. 

El esfuerzo del nuevo gobierno estar√° centrado en operar la reorganizaci√≥n nacional. Uno de sus principales campos de acci√≥n ser√° la reconstrucci√≥n del Estado…

La palabra oficial adquiri√≥ un notable valor definitorio al referirse al papel del Estado en el campo de la econom√≠a … afirm√≥ que ‚Äúen lo sucesivo la acci√≥n de gobierno perseguir√° la soluci√≥n pragm√°tica de los grandes problemas econ√≥micos‚ÄĚ. Anunci√≥ de ese modo que, manteniendo el control del Estado sobre √°reas vitales de la seguridad y el desarrollo, se brindar√° a la iniciativa privada y a los capitales nacionales y extranjeros ¬ępara que participen con su m√°ximo potencial y fuerza creativa en la explotaci√≥n racional de los recursos¬Ľ.

Acertado diagn√≥stico y clara definici√≥n destinada a terminar con las mistificaciones de un nacionalismo declamativo…

Nota de Labaké

Recordemos que el Grupo Clar√≠n es hoy due√Īo ‚Äďdirecto o indirecto‚Äď de P√°gina 12, La Raz√≥n, Canal 13, TN, Papel Prensa (afectuosamente obsequiado a √©l y a La Naci√≥n por el general Videla y Mart√≠nez de Hoz…), etc., etc.

(En el portal La vaca org., puede leerse un estudio sobre las finanzas y propiedades de los medios de comunicación argentinos).

Esto decía el diario La Prensa
27 de marzo de 1976.

Orden, seguridad, confianza. En dos horas, sin el asomo de una sola falla, al cabo de una operaci√≥n impecable, precisa, sin estridencias vanas y sin disparar un solo tiro las Fuerzas Armadas de la Constituci√≥n (sic) pusieron t√©rmino al desempe√Īo ileg√≠timo del gobierno instaurado el 25 de mayo de 1973. Lo hicieron para salvar -como dice la proclama dada a conocer en la madrugada del d√≠a 24- ¬ęun tremendo vac√≠o de poder¬Ľ y tras de ¬ęserenas meditaciones sobre las consecuencias irreparables que podr√≠a tener sobre el destino de la Naci√≥n una actitud distinta a la adoptada¬Ľ.

El documento inicial de la revoluci√≥n reviste el significado de una cabeza de proceso, no menos que el car√°cter de una exposici√≥n de los m√≥viles fundamentales que lo inspiran (…) Es un documento (…) insertado en la tradici√≥n viva de nuestras instituciones republicanas y democr√°ticas.

Esto decía el diario La Nacion
25 de marzo de 1976.

El golpe del 24 de marzo de 1976. En la madrugada de ayer concluy√≥ el desmoronamiento de un gobierno cuya √ļnica fortaleza consist√≠a, en los √ļltimos seis meses, en el empe√Īo que para sostenerlo pusieron quienes no compart√≠an sus prop√≥sitos. Nunca hubo en la Argentina un gobierno m√°s sostenido por sus opositores. Tal paradoja se produjo porque donde las autoridades ahora sustituidas s√≥lo vieron el bot√≠n de un vencedor electoral, la totalidad deI pa√≠s vio la posibilidad de una consolidaci√≥n institucional.

Ayer, tambi√©n, se clausur√≥ un proceso pol√≠tico que, como tal, se abri√≥ en 1971, y no es menos evidente que se ha cerrado una √©poca signada a lo largo de casi tres d√©cadas por la presencia activa de Per√≥n, primero, y despu√©s por los hechos y situaciones que tuvieron una relaci√≥n de causalidad inmediata con la presidencia por √©l dejada vacante. (…)

Hubo, ciertamente, insensibilidad y obcecaci√≥n en quien asumi√≥ en 1974 la presidencia de la Rep√ļblica, as√≠ como la hubo en el grupo que gui√≥ sus pasos (‚Ķ) Ella se acrecent√≥ con un intolerable lastre de corrupci√≥n, despilfarro, incompetencia e inseguridad colectiva (‚Ķ) que incluye a todo el gobierno peronista a partir de mayo de 1973.

Esto decía el diario La Opinion
27 de marzo de 1976.

Reflexi√≥n. Si los argentinos, como se advierte en todos los sectores -aun dentro del ex oficialismo-, agradecen aI Gobierno Militar el haber puesto fin a un vasto caos que anunciaba la disoluci√≥n del pa√≠s, no menos cierto es que tambi√©n Ie agradecen !a sobriedad con que act√ļan.

De una etapa de delirio, donde torpes y vanas figuras gritaban sus amenazas a voz en cuello, viv√≠an en el desplante y Ia impunidad, o daban lecciones de moralidad exhibiendo sus encendedores o sus corbatas, la Argentina se abri√≥ en pocos minutos a una etapa de serenidad de la cosa p√ļblica.

Porque las nuevas autoridades demuestran un pudor, un recato tan beneficioso para ellos como para su relaci√≥n con los gobernados…

Nota de Labaké
Luego, Jacobo Timerman¬†(propietario y director del matutino) cambi√≥ de opini√≥n, cuando le toc√≥ el turno a √©l…¬†

Un recordatorio semejante ‚Äďojal√° m√°s extenso‚Äď podr√≠a ser √ļtil, y tal vez conveniente, en otros pa√≠ses latinoamericanos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario