Abr 21 2010
933 lecturas

AmbientePolítica

Corte de La Haya niega reubicación de papelera en caso Uruguay-Argentina

surysur

 La Corte Internacional de Justicia de La Haya dictaminó el martes que Uruguay incumplió un tratado que protege a un río limítrofe con Argentina al autorizar la instalación de plantas de celulosa sin informar y negociar con su vecino, lo cual disparó una crisis diplomática.

No obstante, el juez rechazó la demanda argentina de desmantelar una papelera instalada, ya que no halló "pruebas concluyentes" de que contamine.

El juez de La Haya Peter Tomka dijo que "Uruguay no respetó la obligación de notificar el proyecto a Argentina a través de la CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) prevista en el segundo y tercer punto del artículo siete del estatuto de 1975".

Argentina acusó en el 2006 al país vecino de violar el estatuto de 1975 del Río Uruguay al permitir la construcción y funcionamiento de la fábrica que instaló la empresa finlandesa Botnia en el lado uruguayo del recurso compartido.

La parte demandante denuncia además que la actividad de la fábrica, en funcionamiento desde fines de 2007, está contaminando el río y reclama que la corte ordene su relocalización.

Aunque sólo una de las dos plantas de celulosas que autorizó Uruguay ha sido construida, la corte debe aún decidir el lunes si la de Botnia es contaminante para el ecosistema del río.

Desde Venezuela, la Presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner dijo que el fallo de la Corte Internacional "recepta el pedido que había hecho la Argentina de que no se había respetado el tratado del Río Uruguay" y señaló que lo sucedido “nos debe servir como enseñanza a todos los países”. Anticipó que ambas naciones van a acordar “un fuerte monitoreo” conjunto.

"Cuando están en juego recursos naturales que no son de un país sino de una región tenemos que respetar los acuerdos”, dijo la presidenta a la prensa en Caracas al retirarse del Palacio de Miraflores.

Además señaló que "estaría conforme si todo esto no hubiera sucedido”, al aludir al fallo del tribunal de La Haya conocido hoy.

Cristina dijo ante una pregunta acerca de si estaba conforme con el fallo: "La verdad es que estaría conforme si nada de esto hubiera sucedido” y aseguró que "ahora debemos seguir trabajando en la relación con Uruguay.”
 
Por su parte, Uruguay reafirma "su más amplia disposición" a transitar caminos de "entendimiento, desarrollo y diálogo" con Argentina tras el fallo de La Haya por la papelera Botnia que en una primera evaluación juzga positivo, dijo hoy el canciller Luis Almagro en la primera reacción oficial del gobierno de José Mujica.

"Reafirmamos nuestra más amplia disposición a transitar caminos de entendimiento, desarrollo y diálogo con la República Argentina. Queremos reafirmar nuestro compromiso con el trabajo conjunto", señaló Almagro.

Por su parte, el vicepresidente uruguayo, Danilo Astori señaló -en una nota publicada en la página de la Presidencia- que espera que el fallo permita "iniciar una nueva etapa fructífera".Uruguay tiene la "esperanza" de que "este fallo nos permita iniciar una nueva etapa fructífera, positiva, en nuestras relaciones con Argentina. Esperamos con mucha confianza respecto al futuro", agregó.

Astori manifestó también que espera que el entendimiento incluya el levantamiento del corte del punte internacional en Gualeguaychú. "Nuestra esperanza es que como parte de esta nueva etapa fundada en el fallo de la Corte Internacional de Justicia podamos llegar rápidamente a un levantamiento de esta medida", señaló.
 
A continuación, algunos datos sobre una polémica planta de celulosa.

– La fábrica fue construida por la empresa finlandesa Botnia en el lado uruguayo de un río limítrofe, cerca de la ciudad de Fray Bentos a unos 310 kilómetros al oeste de Montevideo.
– La planta, con una capacidad de producción de 1,1 millones de toneladas de celulosa blanqueada al año, comenzó a operar en noviembre del 2007.
– El costo total del proyecto fue de 1.200 millones de dólares, de los cuales 700 millones fueron invertidos en maquinaria.
– Según la empresa, la fábrica utiliza una tecnología de mínimo impacto ambiental, conocida como ECF.
– El consumo de madera de la planta asciende a unos 4 millones de metros cúbicos al año.
– En la construcción de la planta trabajaron unas 7.000 personas, empleadas directamente por Botnia y por unas 64 empresas subcontratadas.
– En julio del año pasado, la empresa finlandesa UPM-Kymmene anunció un intercambio de su participación accionaria en Botnia por activos forestales de la propia Botnia. UPM se hizo cargo de la fábrica.
– Según su sitio de internet, UPM tiene alrededor de 24.000 empleados en todo el mundo.
– Las ventas de UPM en el 2008 alcanzaron los 9.500 millones de euros.
– Además de la planta procesadora de celulosa en Uruguay, la empresa posee tres plantas similares en Finlandia.
– La capacidad total de producción de las fábricas de UPM es de 3,2 millones de toneladas de celulosa de alta calidad.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario