May 10 2006
398 lecturas

Cultura

Costa Rica. – EL EMPERADOR, EL EXMINISTRO Y EL CUCARACHERO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En desafortunadas declaraciones a la prensa, y en forma de despedida y legado burocrático a las nuervas autoridades culturales, don Guido Saénz, ex ministro de Cultura, se dejó decir que la Presidencia se puede pasar al CENAC porque de todas maneras sus teatros, museos, salas de exhibición y demás instalaciones, son un “cucarachero”.

Lo que uno interpreta inmediatamente, aunque no pueda entenderlo cabalmente, es que don Guido regentó en los últimos cuatro años ese “cucarachero”. Y que funcionarios, artistas y público visitante del CENAC, hubieron de convivir todo ese tiempo con las cucarachas. Lo segundo, además del asombro ante semejante yeguada, es una especie de acertijo: ¿por qué querrá don Óscar Arias, el flamante nuevo presidente, pasarse a un cucarachero? ¿No será mejor construir un nuevo palacio para el nuevo inquilino del reino?

La ambigua defensa del “Cucarachero” por parte de don Guido pasa, posiblemente, por su decadente y elitista visión de la cultura. Para él, de seguro, solamente el Teatro Nacional y tal vez el recién remodelado Teatro Melico Salazar, son dignos de las “bellas artes”; no esos museos posvanguardistas y esos teatros de danza contemporánea con melenudos y tatuadas danzantes, actores/actrices, músicos, escritores, videastas y comediantes, con quienes hubo de toparse lo últimos 1460 días. Lo que podemos interpretar, entonces, es que en ese tipo de arte residen las cucarachas.

Es probable entonces, que don Guido lo que haya querido decir, según nuestra pobre hermenéutica, es que se deben sacar –o eliminar– las cucarachas para cederle espacio al nuevo gobernante que, con ínfulas de Emperador, ha expresado su deseo de trasladarse al “Cucarachero”. Es decir, el cucarachero no son las instalaciones, las cuales se pueden remozar –según el punto de vista del exministro y del nuevo presidente– sino quienes hacen uso de ellas.

No puedo entenderlo de otra manera. Si no, ¿cómo fue que el almuerzo de gala que ofreció el señor Arias a sus invitados al traspaso de poderes se sirviera en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) del CENAC y su primer Consejo de Gobierno se celebrara en dichas instalaciones? Por supuesto, los funcionarios fueron enviados a sus casas desde el pasado viernes 5 de mayo. Dicho de otro modo: no entiendo cómo el señor Presidente, puede seguir con la idea fija del traslado de Casa Presidencial luego de lo expresado por don Guido.

Una de dos: o van a derruir el CENAC totalmente para construir un nuevo palacio sin bichos de ninguna especie, o se hará una hiperfumigación para eliminar las cucarachas y restaurar el reino con una Nueva Casa Presidencial que ostentaría el escudo de la antigua Fábrica Nacional de Licores (FANAL).

Debemos estar alertas y esperar acontecimientos. O el próximo edicto del nuevo reino ya sin don Guido. Y sin cucarachas.

——————————-

foto

* Escritor costarricense.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario