Feb 24 2006
292 lecturas

Opinión

COSTA RICA: INDECISIÓN / MÉXICO: ALARMA ENCENDIDA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

¿ARIAS GANADOR?

Solís podría querer reclamarse triunfador denunciando fraude y sacando a los sindicatos a las calles, lo que podría desestabilizar al país, objetivo ajeno a su política. Si Arias se confirma como triunfador se podría viabilizar el TLC con EEUU.

Lo concreto en todo caso es que ninguno de los dos asumirá el poder en una posición de fuerza que le permita ejercerlo sin contar con su adversario de hoy y aliado de ayer.

Isaac Bigio*
foto
Arias y Solís provienen de Liberación Nacional (LN), el partido socialdemócrata co-responsable de haber hecho de Costa Rica la más estable y continua democracia multipartidaria latinoamericana. Mientras Arias se quedó con la sigla –aunque perdiendo el respaldo de varios líderes históricos de LN– y se ha movido hacia la derecha, su ex ministro Solís fundó Acción Cívica, a su izquierda, pidiendo revisar al TLC y volver a la añeja “democracia social”, cuyo reemplazo inició Arias durante su gobierno (1986-90) con el modelo liberal que se fue imponiendo en la región.

Solís podría querer reclamarse triunfador denunciando fraude y sacando a los sindicatos a las calles, mas teme desestabilizar al país. Si Arias llega a la presidencia se podría viabilizar el TLC con EEUU.

Costa Rica y Venezuela fueron dos de las democracias más continuas de América Latina. Ambas se sustentaron en un sistema bipartidista –similar al de varios países europeos– donde se alternaban socialdemócratas y socialcristianos en el poder.

Este modelo ya ha sido demolido en Venezuela y en Costa Rica se está resquebrajando. Hugo Chávez, primero con sus golpes y luego con sus repetidos triunfos electorales desde 1998, logró minimizar a los partidos tradicionales e instaurar una nueva república que promueve un fuerte nacionalismo pan latinoamericano anti- EEUU.

En Costa Rica no hay FFAA y el cuestionamiento al bipartidismo ha sido hecho por Otón Solís, un ex ministro del gobierno socialdemócrata de Oscar Arias. Solís no es un militar golpista ni promueve la violencia, sino un civilista pacificante. Si bien ha logrado hacer una coalición con sindicatos y gremios hostiles al TLC, no se basa en ellos ni quiere una revolución. Solís dice estar a la izquierda del neo-liberalismo pero a la derecha de Chávez y Evo Morales.

Aún no se sabe ciertamente quien ganó las presidenciales ticas. Desde hace dos semanas el Tribunal Electoral ha entregado cifras que unos días mostraban que aventajaba Arias y otra Solís. Al final ha dicho que el primero obtuvo 664,528 contra 646,157 del segundo, aunque el resultado final podría alterarse si proceden las impugnaciones.

Independientemente de quien gane el gran perdedor ha sido la Unión Social Cristiana, cuyo candidato –Toledo– obtuvo menos del 3.5% de los votos, quedando en una situación tan o más impopular que el actual presidente peruano que tiene el mismo apellido. Su derrota podría influir en Ecuador y Perú donde los socialcristianos buscan revitalizarse siguiendo la pauta alemana con con candidatas femeninas.

Si Solís resulta ganador –lo que está dentro de lo posible, dadao el gran número de impugnaciones, que superan el centenar– debería conciliar con un parlamento en manos de los partidos tradicionales y tampoco podría seguir un radicalismo a la venezolana. Si Arias triunfa en definitiva –como lo indican las cifras oficiales– lo haría con debilidad y tratando de que se apruebe el TLC, pero quizás haciendo concesiones a sectores que plantean proteger al agro y empresas públicas.

—————————–

* Analista internacional radicado en Londres.
www.bigio.org

EN MÉXICO HAY DE TODO MENOS TRABAJO

Sólo durante la actual administración (2000-2006), el déficit acumulado de puestos de trabajo en México se elevó a cinco millones de plazas, estimó el miércoles 22 de febrero en la capital del país la investigadora Rosalbina Garavito.

De esa cantidad, dos millones de potenciales trabajadores emigraron fundamentalmente a Estados Unidos, una cifra similar se incorporó a la llamada economía informal y un millón está en desempleo abierto.

Prensa Latina*

foto

Para revertir esta situación –dijo la también ex diputada del PRD– se impone, ante todo, cambiar el modelo económico neoliberal impuesto al país hace más de dos décadas. Y señaló que adicionalmente la economía mexicana debería crecer sostenidamente a un ritmo promedio anual de un cinco por ciento y no de la manera insuficiente y errática en que lo ha hecho durante el proclamado gobierno del cambio.

Garavito formuló sus declaraciones en la presentación del IX Informe de violaciones a los derechos humanos laborales en México -2005, elaborado por especialistas del Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL)**.

Refiriéndose al informe, subrayó que el documento se da a conocer en el contexto del “peor desastre laboral” por el que ha atravesado lel país, lo cual genera condiciones propicias para fomentar actitudes violatorias de los derechos básicos de los trabajadores.

El informe, presentado por el titular del CEREAL, Carlos Rodríguez, indica que el ambiente laboral en México está colapsado y aboga por la construcción de un nuevo pacto en esta materia para el corriente siglo XXI.

Respecto a esto último, el académico José Woldenberg aseguró que la adopción de una nueva agenda laboral pasa necesariamente por la recuperación de los sindicatos, para que éstos representen verdaderamente los derechos de los trabajadores.

Woldenberg caracterizó al movimiento obrero mexicano señalando que éste refleja un universo atomizado, un “archipiélago sin voz” dijo, en el que todavía prima el llamado sindicalismo corporativo, que responde esencialmente a los intereses del empresariado.

———————————-

* Agencia cubana de noticias.
www.prensa latina.cu.

Nota
 
CEREAL, Centro de Reflexión y Acción Laboral, organismo de análisis y acción social en el campo laboral instituido por la orden católica Compañía de Jesús, señaló además la “desligitimación” creciente de las autoridades mexicanas del trabajo.
Específicamente el documento no abordó los efectos del tratado de libre comercio entre los países de América de Norte en el deterioro de las condiciones de trabajo del proletariado urbano y rural de México.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario