Nov 30 2005
259 lecturas

Opinión

Cristianismo oscuro: Bush y el fundamentalismo en guerra

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El pretexto “civilizador” de una “religión superior” es el disfraz ideológico del afán de rapiña imperial. Según el académico Marín González, el fundamentalismo protestante es la base ideológica de toda la expansión geopolítica actual de EEUU. Todos los jefes del poder estadounidense están impregnados de una ideología que antes inspiró el exterminio indígena de América del Norte, para anexar sus tierras, y arrebató después gran parte del territorio de México.

José Marín González se doctoró en antropología en la Universidad de La Sorbonne, cursó postgrados en el Instituto de Altos Estudios de América Latina (IHEAL) de París, en el Instituto Universitario de Estudios del Desarrollo (IUED) y en la Academia Internacional del Medio Ambiente de la Universidad de Ginebra, donde enseña desde 1989. Es investigador de la Red Internacional Universitaria de Ginebra (RUIG), trabajó en África con la UNESCO y colabora con instituciones y publicaciones de Europa y América Latina.

Para el académico peruano, la principal base social del partido republicano de George W. Bush está en el movimiento evangélico fundamentalista más conservador de EEUU. “Ese partido está asociado a los llamados tele-evangelistas, que son los grandes predicadores del sistema de televisión, conectados –además– a toda una red de publicidad y márketing que procura optimizar la manipulación del pueblo estadounidense”.

Agrega: “Todo ese integrismo está confrontado hoy a lo que ellos llaman ‘fundamentalismo islámico’, que reacciona resistiendo al terrorismo de Estado que se impone a nivel planetario”.

No podemos hablar de terrorismo en términos singulares, “hay que hablar de terrorismo en términos plurales”, dijo Marín González, en esta estrevista en Bruselas.


La pluralidad monopólica

El gobierno de EEUU monopoliza el terrorismo de Estado controlando las posibilidades militares, policiales y judiciales de coerción sobre sus ciudadanos. “Estamos presenciando que este fundamentalismo religioso estadounidense está aliado a la violencia militar que en estos días maltrata a la humanidad entera”, afirmó Marín. En otras palabras: “Estamos ante la confrontación de dos fundamentalismos (…) Un poco en broma y un poco en serio se dice que existen talibanes al sur, pero también existen ‘talibushes’ en el norte”.

Para el estudioso peruano, el fundamentalismo protestante estadounidense está hoy prácticamente en alianza con el sionismo, en una “entente de pueblos elegidos o predestinados, y aún cuando ambos fundamentalismos imaginan que a posteriori todos comprenderán su verdad y aceptarán la luz de su (propio) dios, esto sella una serie de alianzas”, manifestó el antropólogo.

La condición de pueblo elegido habitando una “tierra prometida” está entronizada en la ideología religiosa fundamentalista estadounidense. “La expansión de Estados Unidos hacia Texas, Nuevo México y California en el siglo 19 estuvo inspirada en la llamada doctrina del ‘destino manifiesto’… Por tanto: ‘no es nuestra culpa, Dios nos escogió’… Así, no quedaba más que someterse a los designios divinos”, dijo Marín.

Tele-predicadores influyentes

A los pocos días de ser reelegido, Bush recibió a los principales predicadores tele-evangelistas, una cofradía de grandes controladores de opinión pública con acceso a millones estadounidenses a través de un sistema de televisión similar al que controlan hoy los pentecostales del Brasil. “Son capaces de ocupar grandes espacios de TV durante toda la semana y sobre todo en fin de semana”, sostiene el profesor Marín.

…Sin miedo al asesinato

Los predicadores bombardean constantemente a la población con mensajes ideológicos. Precisamente fue Pat Robertson, un catequizador –candidato presidencial republicano en 1988– quien llamó a asesinar al presidente de Venezuela Hugo Chávez, durante una prédica transmitida el 22 de agosto de 2005 por la Christian Broadcasting Network, una red estadounidense de radio y televisión evangélica.

En la fanatizada visión religiosa fundamentalista de Robertson, el jefe de Estado de Venezuela es “un elemento diabólico” que debe ser eliminado. Marín afirmó que “los orígenes de este fundamentalismo, expresado como ideología del poder, provienen del siglo XVII, pero en los tiempos actuales están marcados en el partido Republicano, que se identifica plenamente con el programa evangelista.
foto
Hollywood mostró por décadas a los indígenas estadounidenses personificando “el mal”. Los cuáqueros, mormones y demás blancos fundamentalistas calvinistas (Calvino a la der.) –que en definitiva se quedaron con sus territorios– disfrutaron del derecho de matar, en acciones tácitamente aprobadas por Dios. Así, los “elegidos” terminaron por instalarse en una tierra “prometida”… pero ajena.

Línea directa con dios

“Ronald Reagan (1981-1989) contrapuso ‘el imperio del mal’ (Unión Soviética) al ‘imperio del bien’ (EEUU). Y bajo ese principio las iglesias contribuyeron a financiar mercenarios que masacraron sandinistas, porque –según esa teoría– Satán estaba invadiendo ‘la tierra prometida’, el imperio del bien. La respuesta militar llegó a Nicaragua con los llamados ‘soldados de la libertad’, mercenarios y asesinos profesionales financiados por el gobierno de Reagan cuando el padre del actual presidente dirigía la CIA”, dijo Marín.

“Reagan y Bush aseguraron estar en contacto con dios. El difunto mandatario pretendía obedecer la inspiración divina, ya que no se consideraba un político común y corriente. Al contrario, hasta sus primeros encuentros con los soviéticos en Suiza, dijo tener un contacto privilegiado para servir los designios divinos de una manera honesta y fiel”. Suiza fue el escenario de las primeras negociaciones de las dos súper-potencias, entre Ronald Reagan y Mijail Gorbachov, en la década de los ochentas.

“En algunos momentos hubo fricciones entre la emigración judía y los fundamentalistas cristianos, pero en su segundo período, Reagan –hablando ante los periodistas invitados a la Casa Blanca para celebrar la reelección– afirmó estar casi seguro de que su generación llegaría al Argamedón, el lugar mítico donde se enfrentan el bien y el mal, según San Juan en el Apocalipsis.

“Y dijo a los periodistas: ‘Dios ya escogió a sus aliados'”, añadió el académico.

Primero oración, después café

“Bush asegura que hoy existe un ‘eje del mal’ y que ataca a los países de Oriente por mandato expreso de dios. La oración matinal se convirtió en la primera actividad oficial cotidiana de casi todos los servidores públicos, incluida gran parte de los militares del estado mayor, que acataron hasta en las oficinas del Pentágono la norma impuesta por el entonces ministro de Justicia John Ascroft. El trabajo del día debía comenzar con la oración religiosa, después que Ascroft hizo cubrir las estatuas griegas que atentaban contra este pensamiento moral”, dijo Marín.

“El presidente proclamó sus propios encuentros con dios. Bush pretendió obedecer a una predestinación divina para enviar sus ejércitos a Iraq a cumplir el pacto de civilizar al mundo islámico, llevarle la verdad y la democracia.

“El concepto de que EEUU encarna a la civilización encontró respaldo teórico en el mundo académico. El profesor Samuel Hungtington, de la Universidad de Harvard, desarrolló la teoría del choque de las civilizaciones, afirmando que el mundo islámico no está en capacidad de vivir la democracia made in USA”, sostuvo Marín. “Así, apoderarse del petróleo y del gas en ‘guerras preventivas’ tiene también una justificación religiosa”.

Oscurantismo y moral

Para el profesor Marín, este movimiento político no se limita a la política exterior o a su expansión geopolítica, sino que también tiene muy graves consecuencias en la vida cotidiana doméstica de los estadounidenses. El oscurantismo del sector gubernamental protestante se irroga el rol de “mayoría moral”, manifestándose contra el aborto, los homosexuales y la presencia de la mujer en el trabajo económico fuera de casa.

Los fundamentalistas cristianos preferirían a las mujeres de regreso en sus hogares, mientras –a nivel escolar– prohiben enseñar la teoría evolucionista de Charles Darwin sobre la evolución de las especies, ya reemplazada en casi todos los colegios por la teoría creacionista –Dios creó al hombre–. “En muchos estados, el pobre Charlie Darwin ha sido procesado y excomulgado del programa académico”, aseguró Marín.

Según el académico peruano, “esta historia de ‘mayoría moral’ lleva prácticamente a un regreso a las cavernas, a un conservadurismo bastante primario y rudimentario que irroga sufrimientos a grandes sectores de la población”.

La alianza del fundamentalismo religioso con el patrioterismo extremista engendró la llamada Ley Patriótica, que permite al Estado investigar la vida privada de los ciudadanos y seguir electrónicamente sus lecturas hasta en las bibliotecas municipales (The Patriot Act I & II). “Es una mezcla vil de patrioterismo, moralismo religioso y puritanismo…”, sentenció el antropólogo.

Más racismo que antes

Si Ascroft sólo fue ministro de Justicia, ¿cómo pudo tapar las estatutas griegas e imponer los círculos de oración incluso en el Pentágono, que es el ministerio de Defensa?

–Es que ésa es la tendencia general entre toda gran mayoría de los altos jefes del gobierno… No llegas a ser un cuadro clave en la administración Bush si no formas parte del movimiento religioso… No hay grandes inconvenientes en imponer comportamientos religiosos al interior del aparato del Estado.

La emergencia del fundamentalismo religioso como sustento ideológico de sla expansión geopolítica estadounidense amenaza con reproducir todos los monstruos que han asolado a la humanidad, principalmente el nacionalismo que alcanzó su clímax con la experiencia turca frente al pueblo armenio, con el holocausto de más de seis millones de judíos y con las 500.000 víctimas del pueblo gitano masacradas por esta doctrina.

En el siglo 20 resurgieron el nacionalismo y el racismo, con la aparición del apartheid en Africa del Sur y el segregacionismo en EEUU. Reapareció toda una proposición dogmática sin ningún tipo de tolerancia, en la que no hubo espacio para la diversidad. La “Patriotic Act” es hoy la expresión de este regreso a la caverna. No estamos mejor si se compara la “Patriotic Act” con la política interna de espionaje familiar que desarrollaron los nazis en la Alemania de Hitler.

Y el mega proyecto de control llamado Echelon busca espiar a la ciudadanía planetaria a través de Internet, del fax, del teléfono y hasta del tipo de lectura que uno realiza durante sus viajes… Echelon fue propuesto incluso para ser aplicado en las agencias de viaje…

Al comienzo, Echelon fue resistido por Europa.

–El gran estratega de Echelon fue Donald Rumsfeld, quien trabajó como 20 años en el montaje del proyecto.

Muchos los llamados, pocos los escogidos

Y todo este fundamentalismo se inserta en una sociedad mercantil … donde no todos pueden acceder al mercado…

–-No todos, porque muchos han sido llamados, pero pocos son los escogidos. Y como en el fundamentalismo hay un principio de “predestinación”, tampoco existe un problema de “mala conciencia”. Debería comprenderse a un banquero suizo, protestante y calvinista, que se va un martes a Buenos Aires, especula en la bolsa, destruye 20.000 puestos de trabajo, levanta 14 millones de dólares y el fin de semana está tranquilamente de regreso en su casa bebiendo champaña, sin ninguna culpabilidad porque está dentro de su ética.

La ética protestante es el espíritu del capitalismo financiero. Lo afirmaba Max Weber cuando dijo: “Si éstos son miserables, es porque Él lo sabe'”.

Entonces, no sólo es chiste que la sociedad de mercado es como el paraíso: ¡no es para todos!

–Para acceder a los puestos más importantes de los bancos en Suiza había que jurar ante la Biblia. Allí es dónde entran las alianzas: son pactos con el poder divino. Alguien no se convierte en rico porque trabajó mucho… Hay una predestinación: “el Supremo está contigo”. Si no, no podrían dormir.

En mis reflexiones relaciono siempre el tráfico de esclavos –físico y directo– con la presencia de las mejores colecciones de arte africano en un país mediterráneo como Suiza, que no tuvo ninguna actividad marítima. Esa riqueza artística se debe a que los banqueros suizos financiaron a los comerciantes de esclavos, quienes a su regreso devolvían el dinero, pero también traían “recuerdos de los salvajes”: máscaras y atuendos, que terminaron en las bóvedas de los bancos… A la muerte de estos señores, algunas familias donaron esos objetos a los museos.

Hoy el desplazamiento de exposiciones y muestras de arte que salen de países latinoamericanos también encubre fugas de patrimonio de esas naciones, al igual que las corridas bancarias al exterior del capital financiero”.

——————————-

* Periodista y escritor chileno. Primera parte de la entrevista con el doctor José Marín González.
Fotografía del profesor Marín: Francisca Cabieses.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario