Ago 2 2005
261 lecturas

Cultura

Crónica de encuentros en Venezuela

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La intensa lluvia ha cesado y no es que yo sea tan lento para escribir, sino que la prometedora aguada nocturna fue también fugaz. Aunque, si miramos bien, de los árboles las gotas siguen lloviendo. Durante estos días hemos escuchado y leído a poetas venezolanos, españoles, franceses, iraquíes, chinos, alemanes y otros.

El poeta de Iraq fue sin duda el que más nos tocó, no sólo por el contexto de sus escritos, que sobreviven bajo la tormenta de ladronas bombas norteamericanas, sino porque además, después del recital, recibió con mucho respeto y dedicación la Antologia porteña que trajimos al Mar Caribe. Lleno de afecto recitó para nuestra grabadora un poema en árabe y español, y nos regaló una antologia bilingüe de poesía iraquí contemporánea, editada y traducida por él, libro que Marcela lee ahora con entusiasmo mientras escribo frente al obelisco de Altamira, en Caracas.

Hace calor aquí, pero no tanto calor como en el lugar a donde nos dirigiremos, Barcelona y Puerto la Cruz, donde también sigue el encuentro de poesía. Y desde allí en lancha a Cumaná y Araya, en busca de las playas transparentes.

Estamos felices hoy, no sólo porque nos regalaron un libro, sino porque por fin en estas tierras un poeta nos dedicó una mirada sin tiempo y palabras, palabras libres del nervio oprimido del reloj y los cargos, esas palabras que transmiten sentimientos. Ayer terminé un poco triste (desilusionado) y muy molesto, pese a que por la noche le entregamos una antologia al Ministro de Cultura y al Director del Encuentro Poético para además gestionar un posible lanzamiento de la misma en estas tierras, pero en el Director –que supuestamente era poeta- no hubo más que un “vayan a las oficinas correspondientes la próxima semana”, mientras recibía el libro de manera abrupta sin mayor reparo. Pero bueno, qué se le puede hacer, no siempre te preguntan si tienes dónde dormir o si has comido cuando pisas el extranjero, y menos en las altas esferas, porque el pueblo, en cambio, siempre lo hace aunque poco tenga.

La próxima semana comienza el Festival mundial de jóvenes y estudiantes en el se tratarán temas políticos y sociales, educación, salud, arte, derechos humanos y coordinación para la unidad de los pueblos hermanos. Más de 150 países reunidos en la República Bolivariana de Venezuela. Allí estaremos para apoyar, colaborar y actuar, como siempre lo hemos hecho, con decisión imparable y gigante hacia la victoria, unida a mis camaradas y compatriotas del arte de Valparaíso que ya llegan; Nino Velasco llega el Miércoles 3 y Chago Aguilar el Viernes 5, músico y actor-poeta respectivamente: Imagino lo que mojará la cálida lluvia para entonces.

—————————

Escritor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario