Sep 1 2009
593 lecturas

Política

Crónica de un viaje: los dos Chile: el de hoy y el de siempre

Rogelio de la Fuente.*

Me ha llegado una carta que me envió un compañero que viajó y regresó de Chile también recientemente, de la que transcribiré unas líneas que me parecen de interés. Dice: “Cuando uno viaja a Chile y aterriza, desgraciada y obligadamente en Santiago, se baja del avión con la maleta repleta de recuerdos y el deseo por adelantado de que al regreso se cambie por otra llena de esperanzas.Todo viajero hace el vuelo con lo que tiene, a saber cantidades variables de unos y de otras y esas proporciones son las que determinan el resultado más o menos feliz o infeliz del viaje.

"Y como yo no escapo a esta condición adelanto la advertencia. Antes que nada debo relatar que la línea aérea LAN de [Sebastián] Piñera extravió mi maleta dándola por irrecuperable con el pago, ¿ensayo de cohecho?, correspondiente. El enojoso incidente me enrabió más aún porque amablemente me recomendaron tomarlo como un simple adelanto ya que, me dijeron, en las elecciones próximas es muy posible que lo mismo le suceda a todo el país cuando el ‘realismo sin esperanza’ sustituya a la gastada ‘esperanza sin realismo’”. Hasta aquí la carta de mi amigo.

Viajé a Chile y me tocó la triste coincidencia de la muerte de la compañera Tencha [Bussi de Allende] y en sus funerales el encuentro con decenas de amigos y compañeros, viejos cuadros socialistas y comunistas, sobre lo que conversaremos cuando se exponga el vídeo sobre los funerales.

El Chile de hoy no es el nuestro. La entente de la post dictadura ha sido capaz de imponer un gran cambio cuyo diagnóstico descarnado duele. El país se ha “renovado” y aunque los materiales utilizados no tengan nada de nuevo, nuestro país es otro.

¿Quien lo ha cambiado? La más poderosa alianza política de todos los tiempos, el Partido Transversal, constituido por la Concertación con su izquierda neoliberal, que es el PS, y la derecha y el empresariado (que ahora actúa en forma autónoma). La clase política es ahora clase político-empresarial (todo dirigente es empresario, todo miembro de la clase política ha enriquecido y la mayoría, de una u otra manera, esquilma al fisco)

¿Como opera el Partido Transversal? Juega en dos canchas a la vez, Ascenso y Primera, y con una gran ductilidad y eficacia. En lo menor, en la cancha del Ascenso, ostenta un enconado partido entre oposición y gobierno. Por ejemplo, en las elecciones donde se disputa el reparto del animal, en la tarea legislativa, en los derechos humanos, en los nombramientos de la alta burocracia, etcétera.

En lo mayor, la profesional, se juega un partido sin público con empate pactado y completo acuerdo, contubernio hoy llamado consenso donde se deciden los grandes problemas de Chile, por ejemplo la reentrega del cobre y de la minería a las trasnacionales norteamericanas (hoy Chile conserva solo el 30 por ciento del cobre a través de Codelco, que muchos quieren privatizar en porcentajes variables). También en esta cancha se acuerda sobre otros temas gordos como la mantención de la Constitución pinochetista, del sistema binominal y del neoliberalismo, lo que explica cómo esos objetivos son alcanzados con mayorías de “gobierno y de oposición” que en esta cancha juegan con la misma camiseta.

Principales herramientas e instrumentos utilizados en el cambio

1.- Concentración del poder político sustituyendo a la sociedad por una minoría política cupular, tumoral, invasiva (incluidos los partidos) con la aparición del “operador político” encargado del acarreo y la constitución del Poder Cupular, que ha terminado por conformarse con unas cuanta familias en un nepotismo que comprende hasta las terceras generaciones Se ha destruido planificadamente la histórica participación social chilena (juntas de vecinos, clubes deportivos, centros de padres y, por cierto, partidos políticos (hoy hay 3 millones 200 mil chilenos que rechazan la inscripción electoral o que se abstienen o votan en blanco). De esta manera se ha impuesto un sistema antidemocrático, ¡con voto libre!, que ha concentrado el poder político en cúpulas cada vez más poderosas que han desterrado la participación social y en los partidos a las bases militantes.

2.- Concentración del poder económico, que no es sino la continuación y perfeccionamiento del neoliberalismo heredado de la dictadura, concentración que, como se sabe, la ubica entre los primeros lugares de inequidad mundial y sólo superada por cinco o seis de los países africanos más inequitativos. En este plato es que ha surgido la izquierda neoliberal que representa el Partido Socialista, que hace suyos los principios del capitalismo.

3. Desnacionalización: sus ejemplos más ostensibles están en el cobre y la gran minería, pero que se extiende al agua, mares, bosques, islas, educación, cultura, todo vendido a precio vil.

4.- Dictadura comunicacional: La apariencia democrática muestra su gran capacidad de mistificación. Lo que no pudo Pinochet lo ha logrado la Concertación asfixiando y liquidando todo medio crítico o de izquierda, como han sido los casos de Análisis, Clarín, Fortín Mapocho, revista Rocinante, negándoles el avisaje fiscal que va casi en el 100 por ciento al duopolio de El Mercurio y La Tercera. Paradigmáticos son los casos de la negativa a devolver y pagar la indemnización a don Victor Pey, que hasta hoy no ha podido recuperar los bienes del diario Clarín en interminables juicios internacionales que procura el gobierno de las Concertación, así como también el bloqueo diplomático a la ayuda belga para la revista Análisis instruido por el gobierno de Aylwyn, y la “compra” directa de periodistas por la embajada yanqui, todo lo cual está suficientemente probado ante la complicidad política cupular y la indiferencia de la opinión pública

5.- Cultivo y perversa mantención del temor y el miedo social. Antes a las balas y ahora a la inseguridad laboral, al endeudamiento (70 por ciento de endeudamiento promedio salarial mensual de la población trabajadora) y a la discriminación laboral y social.

¿Cuáles han sido los resultados?

1. Enajenación, exilio y control de la sociedad, exclusión política. Han logrado enajenar a una parte importante del pueblo y arrinconar en la parálisis otra parte que sufre el acoso mediante el endeudamiento, el temor laboral perversamente cultivado y el neo-chauvinismo. Han logrado la paz social mejor que con los fusiles y ya en gran medida hay una masa indiferente que no reacciona política ni moralmente.
 
2.- Destrucción de valores nacionales levantados en largos años por la sociedad y su sustitución por los inevitables del neoliberalismo: competencia por solidaridad, individualismo por colectivismo, enriquecimiento inescrupuloso por austeridad, delincuencia cupular por moral pública.

3. Destrucción de la moral pública y corrupción como herramientas de gobierno tolerada y admirada (ejemplo, el MOP de Ricardo Lagos, auditorías de Puccio, coimas de Patricio Rojas). Tolerancia y valoración con la delincuencia lobbysta, ejército de negociadores que gestionan el interés extranjero en contra de los nacionales (Correas y Cía. Ilimitada) y con la impunidad de los delitos a los derechos humanos.
 
4.- Desigualdad y competitividad. Con récords mundiales que condicionan a los dos Chiles: el de abajo, segregado, que tiene un destino que se cumple fatalmente en la salud, la educación, el trabajo, la vivienda, la alimentación y el domicilio (cada Chile sabe donde vive) y el de arriba, cupular-empresarial-neoliberal, que invade mercados extranjeros no sólo con mariscos y vino sino que con capitales

5.- Aparición de la izquierda neoliberal en un hecho insólito: un socialismo neoliberal de franca adscripción capitalista.

5.- El éxito neoliberal. Innegable. Ha logrado ganar cuatro elecciones presidenciales manteniéndose en el poder por casi 20 años y es la experiencia neoliberal más exitosa del continente y tal vez del mundo subdesarrollado. En plena crisis mundial el dólar cae, pero el peso chileno se revalúa más que ninguna otra moneda en el mundo.

La recesión se recuperará antes que en los demás países

Con sabiduría y prudencia han impuesto la comparación histórica con los años de hambruna de la dictadura y han mantenido un mezquino chorreo y mejorías en la inversión social, insignificantes si se los compara con la gran mascada de la oligarquía empresarial pero que sumada las otras herramientas han sido suficientes para postergar la demanda social y mantener el statu quo.

Los indicadores de salud en niveles semejantes a los de países desarrollados (herencia de muchos años), leyes de protección junto a otras de desprotección social: jubilación de dueñas de casa y trabajadoras del hogar, indefensión laboral, la vacuna antigripe de cobertura total, los dos bonos de 40 mil pesos para paliar la crisis a parte importante de la población, la cobertura educacional total con almuerzo al 100 por ciento pero con una educación destruida, o los planes habitacionales numéricamente los más exitosos de América, pero con casas de mierda en el invierno

Estos dos últimos rubros, educación y habitación, ejemplifican cómo funciona el sistema. Ambas en manos privadas son grandes negocios que entregan servicios cada vez de peor calidad a la vez que producen grandes ganancias y nuevos millonarios dependientes de la cúpula.

El fracaso neoliberal

Feroz desigualdad social y concentración de la riqueza, gravísimo deterioro de la educación, daños al medio ambiente, atropello y represión al pueblo mapuche, régimen cerrado y excluyente, discriminación social y cultural, entrega de las riquezas naturales al extranjero (y viva Allende)

Aparición de una nueva sub capa media, el bastión más reaccionario, y de una cúpula político-empresarial que son los dueños del país. Bajo la tutela de los empresarios más poderosos están sectores políticos de los partidos (es de público conocimiento por ejemplo que el millonario Angelini financia a una de las corrientes más poderosas del PS).

Todo esto acompañado por cifras récord de depresión, enfermedades del ánimo y trastornos conductuales (estudio de la Universidad de Chile). En suma, hay un progreso material de distribución injusta sustentado en una desigualdad extrema de consecuencias inmediatas y de largo plazo difíciles de ver

Feroz desigualdad pero que se instala en niveles superiores a los de la mayoría de los países de América Latina. No es lo mismo una desigualdad de 30 entre 10 y 40 que una entre 70 y100 aunque ambas tengan el mismo rango de 30, lo que explica cómo puede coexistir desigualdad con disminución sostenida de la pobreza.

Una dictadura civil neoliberal negocia el patrimonio nacional y los valores de la chilenidad, pero con el cuentagotas del chorreo logra mayoría; es cupular pero mayoritaria, o sea “democrática. Por ejemplo Bachelet tiene 76 por ciento, Velasco 72 y Lagos salió con más del 70 de aprobación que no los logra ningún presidente americano. Pero ello, al mismo tiempo, pueden ser signos del grado de penetración y consolidación del neoliberalismo.

El escenario electoral

El signo más revelador del Chile electoral de hoy es el convivio sonriente de todos los candidatos con Agustín Edwards (foto en la fundación Paz Ciudadana de El Mercurio) en un acto escandaloso, inconcebible aquí, pero que en Chile no provocó protesta y pasó casi desapercibido.

Los candidatos existentes no son vendidos ni traidores. ¿Por qué entonces aparecer en acuerdos con uno de los más inmorales y perversos enemigos del pueblo de Chile? Por lo mismo que se votó en favor del busto de Jaime Guzmán en el Senado y su estatua mayor del barrio alto, es decir, por el consenso reaccionario que se juega en la cancha de primera clase.

Los candidatos Arrate y Navarro son candidaturas de izquierda pero sólo testimoniales con menos del uno por ciento. Arrate señala distancia y desconfianza con el presidente Hugo Chávez de Venezuela, Frei contra Venezuela y la Honduras legítima. Enríquez-Ominami es neoliberal en lo económico y rebelde sólo en lo mediático y, lo digo con dolor, políticamente es hijo del sistema. Es decir, los candidatos de la ¿izquierda? están de espaldas al nuevo escenario libertario que surge en América.

Y por paradoja el demagógico Piñera, ex prófugo de la justicia, es el candidato más crítico, desde la derecha, de la política económica y por ello es cuestionado por sectores de la UDI. Estos son los hombres que aspiran a presidente de Chile.
 
Conclusiones

La Concertación junto con la derecha se han hecho cargo de la continuación y consolidación del neoliberalismo heredado y, de hecho, son el brazo civil del pinochetismo perfeccionando los objetivos de la transición pactada que se pagan con irreparables daños a la nación.

En Chile hay una dictadura civil no visible que controla férreamente a la sociedad. Con mayorías parlamentarias, la Concertación se ha negado a derogar las amarras de la dictadura, por ejemplo el sistema binominal electoral que le ha permitido ganar cuatro elecciones presidenciales y perpetuarse en el Congreso.

El país está en venta, entre tanto es arrasado material y espiritualmente. Hay un daño sostenido a la ecología del hombre y la naturaleza: día a día perdemos las riquezas marina, mineral y agrícola, el agua y la nieve, en pago de un progreso mínimo e injusto en el bienestar y los niveles de vida, pero que el ciudadano/a, esclavo de sus deudas y del temor real y depresivo, prefiere conservar antes que arriesgar.

Hay 3.2 millones fuera de los registros electorales y de la decisión política, por ello es que la tarea política es tan difícil y será de largo plazo. Muchos pensamos, en su momento, que la crisis económica del capitalismo que azota la mundo pondría en crisis al neoliberalismo en Chile, pero no ha sido así. Pese a sus graves consecuencias, que aún no terminan, va saliendo a flote y ello le permite recomponerse en la periferia y seguir hasta ahora dominando, y en el caso de Chile con posibilidades ciertas y fatales de perpetuarse con Frei o Piñera.

Investigadores independientes del poder señalan un alto grado de conformismo social o que el régimen neoliberal en Chile se ha consolidado extendiéndose a los espacios sociales, culturales, económicos y políticos pese a la persistencia de los graves problemas no resueltos.

Estas hipótesis e investigaciones son altamente preocupantes y pueden aparecer como pesimistas y desmovilizadoras, pero por ello mismo deben ser motivo de reflexión y estudio antes que descartarlas a priori por principismo. Ojalá podamos demostrar que no se corresponden con la realidad política y social, pero algo más hondo ha sucedido y sigue pasando en el Chile de hoy. El enemigo no es imbécil ni tonto, es perverso y capaz y sin barreras, ni éticas ni nacionales, en la aplicación de sus políticas.

¿Qué es lo nos queda entonces?: mucho

1.- La memoria histórica de una sociedad que en el pasado ha sido capaz de sacudirse de la dominación, de dar saltos históricos, y un pueblo que a la larga no destiñe aunque esta vez sea más difícil. Ahí esta el caso del presidente Salvador Allende, elegido en la encuesta mediática como figura histórica para la celebración del bicentenario

2.- Las reservas políticas y morales de Chile: Los defensores de los derechos humanos y de los intereses nacionales, el juez Juan Guzmán, Eduardo Contreras, Nelson Caucoto, el director de Radio Universidad de Chile, Juan Pablo Cárdenas, la Asociación de Detenidos Desaparecidos, los grupos de presos, torturados y víctimas, la Asamblea Constituyente de Gustavo Ruz, figuras emblemáticas tras las cuales comienzan a construirse las columnas de la verdad y la justicia.

Potencialmente, los miles de compatriotas, obreros, profesores, artistas, escritores, jóvenes sin voz que, arrinconados por el sistema, no aparecen ni en las encuestas (3,2 millones de no inscritos producidos por la fábrica neoliberal, a los que tampoco llega la oposición de izquierda).

Nos quedan la hazaña de los pingüinos, el PC, algo del PS, los compañeros que mantienen los principios y la historia, la Esperanza y las Grandes Alamedas. Toda una mina profunda con las riquezas éticas, políticas y sociales de una historia y un destino. Nuestra tarea es contribuir a sacarla a la luz del cambio latinoamericano que nace para recuperar nuestro Chile de siempre.

* Médico, ex diputado socialista. Vive en México.
Despacho de www.argenpress.info

Addenda
Este texto fue la intervención de R de la F en un foro realizado el 22 de agosto por la Asociación Salvador Allende Gossens en El Juglar, México, a su regreso de un viaje a Chile.
Aquí se puede leer una entrevista que le fuera realizada en México por Mario Casasús a propòsito de la publicación de su libro de memorias.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Eugenia dos Santos
    1 septiembre 2009 19:48

    Hace mucho tiempo que queria leer algo tan contundente sobre la situación política de Chile. Siendo extranjera y viviendo acá a más de 18 años, todavia me cuesta entender en que se transformó el país. El Chile de hoy es un Chile totalmente sin fisionomia política. Un país convertido en “sello” del neoliberalismo y sobretodo en la creación de una derecha polìtica capaz de manejar grandes grupos economicos. Una derecha que se ha preparado para el siglo XXI a través de los medios y de los productos que resultan de estos medios, caracterizados en “grandes” muñecos llamativos y que ilusionan la gente en su discurso y con sus artificios. Típico de los medios.
    Despues de leer el articulo, me di cuenta que nos falta desde acá percibir en que se ha transformado el país,en un ricón de marionetes neoliberales. Lo felicito por el analisis y agradezco su viaje a Chile, vuelva siempre.
    Aqui hasta nos cuesta pensar.

    ¿Que diria Allende si estuviera regresado de su viaje?