Ago 13 2006
225 lecturas

Opinión

Cuba: ahí; Fidel: 80 y también. – EL PUEBLO DE CUBA Y LOS REGALITOS DEL NORTE

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

EL PUEBLO DE CUBA Y UN ASUNTO DE DIGNIDAD

Muchos latinoamericanos estamos agradecidos, y siempre en deuda, con el pueblo de Cuba.

Helio Gallardo*

 
Nos ofreció, hace ya medio siglo, su gesta revolucionaria y popular convocándonos a querer aprender cómo dar cuenta de nuestra identidad personal, social, nacional y hemisférica, para que irradiaran dignidad y autoestima. Desde su economía difícil y agredida en un Caribe discriminado y empobrecido nos regaló, y sigue regalando, respaldo profesional y humano espléndidos.

El pueblo de Cuba ha sido resguardo para innúmeros sufrimientos bajo las formas del asilo, atención médica, refugio familiar ante el acoso y el odio, espacios para el estudio y aprendizaje. Pueblo admirable. Cálido, generoso, dulce. Irónico y también orgulloso y fuerte ante quienes lo subestiman y le ofertan una mano envilecida por la arrogancia del dinero y el desprecio racial y cultural.  

 
fotoLa experiencia cubana animó la teología latinoamericana de la liberación, la teoría de la dependencia, el redescubrimiento de nuestra literatura como ethos cultural popular y, por desgracia, como negocio editorial.

Entre los creyentes religiosos tuvo interlocutores como Pablo Freire, Hélder Cámara, Pedro Casaldáliga, Frei Betto y a millares que aprendieron del pueblo de Cuba que la fe es algo que se testimonia todos los días con organización y trabajo.

La teoría de la dependencia, con Bambirra, dos Santos, Marini, contribuyó tempranamente a cuestionar el mito del desarrollo al insistir en la ausencia entre nosotros de una “burguesía nacional”. Lo que fue hipótesis analítica es hoy presuntuosa proclama corporativa y tecnócrata, tenebroso lugar común globalitario.

Constituir sociohistóricamente la verdad de lo “imposible”, el asalto popular y armado al cielo, es punto de toque de la estética de la violencia y el silencio (Rulfo) y de un realismo mágico (García Márquez) que conflictúa la realidad oficial desde la imaginación, la memoria y el deseo. Con las hazañas del pueblo de Cuba los latinoamericanos todos nos hicimos durante el siglo XX, sin merecerlo, especie humana.
 
A este pueblo alborotador y bravo que nos ha abierto tantas posibilidades a los latinoamericanos, algunos lo estiman aterrado, enfermo, nostalgioso de los métodos de fuete y mayoral oligárquico e imperial. Ansioso por lamer la bota de los amos disfrazada de blanca lógica del mercado. Abierto de piernas para desempeñar el papel prostituto que, en el orden de las cosas, le corresponde, como “al resto” de América Latina.

 
Del vientre, discernimiento y corazón de este pueblo complejo y sabio, sufrido y alegre, de su historia, surgió el liderazgo de Fidel Castro. Sin pueblo de Cuba, no hay Fidel. Fidel campeonizó con dignidad en todas las batallas porque condensó y expresó a su pueblo. Fidel pudo crecer y convencer fuera de sus fronteras porque, previamente, su pueblo lo había forjado en estatura humana.

Pueblo campeón en América Latina el pueblo cubano. Campeón Cuba. Campeón Fidel. Campeones de la dignidad, por primera vez hecha gobierno perdurable, de los más humildes. Viva el pueblo de Cuba. Viva Fidel.

Estas cosas nunca mueren si usted lucha organizado para que existan.

 
*Escritor y analista social.

——————————————-

foto

DE GEORGE PARA FIDEL

Regalos por 100 millones de dólares le envío Bush a Fidel en su 80o cumpleaños, con el fin de alterar el rumbo de la sucesión largamente planificada. br>

Hugo Guzmán R.*

Fidel Alejandro Castro Ruz cumple hoy ocho décadas de vida y desde la “White House” le llegó un paquetito de regalos de más de 100 millones de dólares. Obsequios que llevan la firma de George W. Bush, a quien seguramente no le quitan el sueño los 80 años de Fidel, pero sí los 53 que lleva como relevante figura de la política cubana y mundial y los 47 que tiene al frente de un Gobierno revolucionario instalado a 90 millas náuticas de territorio estadounidense.

Los regalitos incluyen aviones que lanzan señales de televisión sobre la isla, “ayuda” para que en Cuba se instalen “nuevos partidos políticos”, “una prensa independiente” y se “capacite” a militares y miembros del Ministerio del Interior y medidas para que en la isla socialista haya “elecciones libres” y se instale “una economía de mercado”. De seguro, Castro no esperaba menos del Presidente republicano, quien aclaró en la semana que “estamos trabajando activamente por un cambio en Cuba, no sólo esperando que ocurra”.

Sólo el congresista Bill Nelson planteó un gasto de 40 millones de dólares para el Fondo Cuba para un Futuro Democrático, el cual entraría a operar lo más rápido posible considerando la enfermedad de Fidel.

La ley no existe, o si existe no se obedece

Ya se asignaron 10 millones de dólares para la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OTC) –dependiente de la USA International Broadcasting Bureau–, con el objetivo de que al menos dos aviones C-130 se aproximen a cielo cubano para emitir señales televisivas unas cuatro horas diarias y así penetrar en los televisores cubanos. br>
Para funcionarios de la OTC, esa decisión constituyó “un hecho histórico”. El diario Nuevo Herald indicó que las acciones de propaganda e información en estas semanas son esenciales “para acelerar la democratización en Cuba”. En esas operaciones “usaremos toda la tecnología disponible”, con tal de lograr un cambio en Cuba, dijo Thomas Shannon, secretario de Estado adjunto para Asuntos Latinoamericanos.

Esta labor de “influencia” estadounidense en la isla incluye a la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba –no hay embajadas entre ambos países–, que de acuerdo a informes propios sólo el año 2005 distribuyó en territorio cubano 300 mil ejemplares de revistas, diarios, folletos y libros alentando al “cambio democrático”, y repartió cientos de radios que pueden captar onda corta para escuchar programación redactada en oficinas del Gobierno estadounidense.

“Granma”, el diario oficial de Cuba, indicó que esos mensajes electrónicos, televisivos y escritos se caracterizan por un “contenido desestabilizador, injerencista, subversivo y convoca cada vez más a la realización de actividades terroristas”. Por lo demás, las autoridades cubanas insisten en que Estados Unidos viola leyes internacionales.

Una “transición” a la medida …De EEUU

Quizá los pasos más determinantes que han dado Bush, sus secretarios de Estado y los congresistas anticastristas tienen que ver con medidas de fondo e institucionales, como las leyes Helms-Burton y Torricelli, que impiden el comercio con Cuba y precisan los métodos de bloqueo económico.

En los días que Fidel Castro comenzaba con sus males de salud, la Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre emitió un informe en que llamaba con “urgencia a trabajar hoy para garantizar que la estrategia de sucesión del régimen de Castro no tenga éxito”. No es menor que dicha “comisión” sea presidida por la jefa de la diplomacia estadounidense, Condoleezza Rice, y en ella trabaje un alto miembro del gabinete de Bush: el secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, de origen cubano.

foto
El informe explícitamente señala la imperiosa necesidad de que el general de Ejército Raúl Castro y otros dirigentes cubanos no asuman un rol de relevo y que “la sucesión” vaya por otro lado. Se enfatiza el objetivo de “debilitar la situación económica y estratégica para la supervivencia del régimen”, y se asegura que “estaremos listos para prestar ayuda a un Gobierno de transición”.

Precisando la opción del Gobierno de Estados Unidos, la comisión indicó que “mientras hagan la transición a la democracia (los cubanos), contarán con la amistad y asistencia concreta de Estados Unidos”.

Ese informe fue recibido y aprobado por Bush y le da sustento hoy a los congresistas conservadores para desarrollar otra serie de iniciativas de debilitamiento del gobierno cubano. Es más, la Comisión para una Cuba Libre ha distribuido profusamente su documento Compromiso con el pueblo cubano, donde se establece que debe haber “elecciones libres e imparciales (en la isla) dentro de 18 meses”, una vez caída la revolución.

La comisión tiene un presupuesto de 80 millones de dólares asignados para el presupuesto de 2007 y 2008, cifra que tuvo una positiva alza porque estaba autorizado sólo un gasto de 29 millones de dólares.

Además, el gobierno de Estados Unidos decidió, dados los acontecimientos recientes en Cuba, armar un diseño de acción más rápida, directa y políticamente activa. Y nació el Plan Maestro de Cooperación para la Transición en Cuba, mediante el cual en estas semanas se diseñan actividades que puedan aprovechar el escenario abierto con la enfermedad del líder cubano.

En definitiva, como lo confesó el vocero presidencial, Tony Snow, la Casa Blanca está “lista y ansiosa para otorgar asistencia humanitaria, económica y de otra naturaleza al pueblo de Cuba”. Así que con seguridad le seguirán llegando regalitos a Fidel.

* Periodista. Publicado en el diario chileno La Nación (www.lanacion.cl) el domingo 13 de agosto de 2006.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario