Feb 26 2005
249 lecturas

Economía

Cuba: ¿Qué pasa en la isla?

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Rio de Janeiro – 26-II- 2005 (ALAI). Acaba de realizarse en el Palacio de Convenciones de La Habana el VII Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización y problemas del desarrollo (9-12 febrero). Asistieron más de 600 economistas de cerca de 45 países, 15 instituciones internacionales, los colegios de economistas de la mayor parte de los países de la región, el Premio Nóbel de Economía de 1994, Reinhard Selten.

Además de esta participación internacional, se debe destacar la presencia de unos 3.000 economistas y estudiantes cubanos, la cobertura amplia de prensa y televisión y la realización paralela de conferencias en facultades y órganos de investigación y planificación, encuentros de académicos y estudiantes, etc.

La amplitud de los temas abordados no nos permite abundar aquí en los mismos. Se puede concluir que hubo amplio consenso en definir las dificultades crecientes que sufre el proceso de globalización ante su agudización bajo la forma actual -caracterizada por el proyecto hegemónico de lo neoconservadores de Estados Unidos-.

El costo de este proyecto se muestra cada vez más intolerable para el mundo, que tiene que sostener el costo del déficit comercial y del déficit fiscal estadounidense. en el que se basa la prepotencia del país que pretende ser una superpotencia incontrastable. Está claro que tal proyecto sólo tiene una viabilidad y los altos padrones de consumo parcial, mientras el resto del mundo esté dispuesto a financiar la aventura militarista de la potencia hegemónica internacional.

Todo indica sin embargo que esta disposición se encuentra en baja en la mayor parte del mundo, generando tensiones crecientes entre las potencias dominan tes en el planeta.

fotoOtra óptica, otra realidad

Cabe destacar la realización de una plenaria especial sobre el movimiento En Defensa de la Humanidad, que señaló una disposición creciente de organización de intelectuales, artistas y hombres de ciencia en contra de este proyecto de dominación unilateral. Cupo a los ministros de cultura de Cuba y de Venezuela, Abel Prieto y Farruco Sesto Novás, respectivamente, presentar los caminos de este movimiento.

Al mismo tiempo se realizaba esa impresionante serie de reuniones populares típicamente cubano: la Feria del Libro, que se desplaza por todo el país con la participación entusiasta de una población hambrienta de lectura. Esta vez dedicada a Brasil, la feria contó -entre otras personalidades- con la presencia de su ministro de cultura, Gilberto Gil, que seguramente sumará fuerzas a favor de esta lucha mundial.

Esta apretada relación muestra como Cuba logra atraer personalidades, políticos, funcionarios y hasta empresarios de todo el mundo, desmintiendo la propaganda que la presenta como un centro de conspiración insurreccional. La lucha por el pensamiento crítico en nuestros días salió de los subterráneos de la clandestinidad para convertirse en partidos políticos y en gobiernos democráticos -sin hablar de las más amplias y diferenciadas expresiones de organización de masas que tienen en el Forum Social Mundial una de sus instancias más expresivas-.

El discurso de Fidel

Quizás lo más impresionante de esta visita -visitamos Cuba con mucha frecuencia- fue discurso final del Presidente del Consejo de ministros de Cuba en el cierre del Encuentro. En sus seis horas de extensión, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, Fidel Castro afirmó entre otras cosas que se ha dedicado en los últimos tiempos a la tarea de asegurar la revolución cubana ante la amenaza que representa la comisión presidencial designada por el gobierno Bush (hijo), que se propone abiertamente derrumbar el gobierno y eliminar a su dirigente.

Esa propuesta, hecha pública hace un año por el presidente de la comisión que es el propio encargado de la seguridad para el hemisferio, no entra en contradicción con la doctrina Bush, reafirmada en el Discurso sobre el “estado de la Unión” de este año.

Es importante constatar no solamente el aumento impresionante del apoyo político al gobierno revolucionario cubano por parte de la población, sino además de quémanera se ampliaron sus condiciones de operación particularmente en el plan económico. La instauración de una moneda nacional cubana convertible al dólar solamente por el gobierno cubano, es un éxito increíble por su audacia en un país que vivía cada vez más dependiente de las entradas en dólares de turistas y de familiares cubanos en el exterior.

El cobro del 10 por ciento de impuesto sobre el dólar, mientras se acepta sin restricciones a las otras monedas, provocó una retracción de la búsqueda de dólar. Hasta los exilados en Miami prefieren mandar dinero a sus parientes en euros y los turistas refuerzan esta tendencia naturalmente.

Una sociedad de conocmientos

Fidel Castro reiteró en su discurso los avances habidos en la versión cubana de la sociedad del conocimiento: la batalla de las ideas. En un mundo donde el conocimiento se ubica en el centro de los proyectos de desarrollo, Cuba se propone convertirse en el país más culto del mundo.

Para lograrlo promueve un sistema de educación superior en todos los municipios, que aspira a alcanzar rápidamente la educación universitaria universal. En una región donde las elites nacionales no logran siquiera alfabetizar a toda su población, esta es un meta simplemente espectacular.

No resulta, por tanto, imposible comprender por qué Cuba alcanza las más altas tasas de crecimiento económico en la región, atrae masas impresionantes de turistas y de inversionistas internacionales. Metas que se tornan cada vez más reales cuando Cuba firma con Venezuela un tratado económico que se pone en la primera línea de los objetivos del ALBA, la propuesta venezolana de una verdadera integración de toda la región latinoamericana. Al mismo tiempo Venezuela firma amplios acuerdos con Brasil y Argentina y logra superar el conflicto con Colombia. Esto demuestra la corrección de la propuesta bolivariana de integración que confluye con el proyecto del gobierno brasileño de lograr la unión suramericana.

Los acuerdos con China refuerzan, aún más, estas pretensiones de sortear las amenazas norteamericanas y los efectos crueles del bloqueo económico, que cada vez se hace más violento.

En esta oportunidad, a decenas de economistas y científicos políticos estadounidenses nuevamente se les prohibió ir a Cuba para participar del VII Encuentro de Economistas. Sin embargo el gobierno de Estados Unidos se ve obligado a romper el bloqueo para permitir a una firma de California la compra de los derechos de autor de los científicos cubanos que descubrieron una vacuna contra el cáncer.

Es impresionante ver al pueblo cubano trabajando con toda seriedad para convertirse en la población universitaria mejor preparada del mundo, compuesta por profesores, científicos, investigadores, comunicadores, técnicos y profesionales apoyados en una base material modesta y no en el consumo de masas de los países capitalistas centrales.

¿Qué va pasar con todo esto? ¿Qué está pasando ya?

————————————

* Economista e investigador brasileño. Profesor de la Universidad Federal Fluminense. Presidente de la Cátedra y Red UNESCO y Universidad de las Naciones Unidas sobre economía global y desarrollo sostenible.
Distribuido por
www.altercom.org
.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario