Nov 6 2010
572 lecturas

Sociedad

Cuentos de mi abuela: La ciudad de los ratones

Luisa Bustamante B.*

A mi abuela le gustaba contar historias, algunas no muy creíbles pero siempre entretenidas. Sin embargo, recuerdo una que me contó, en un momento de mucha tristeza para ella y que hoy día me vino a la memoria: Había una vez, una ciudad habitada por ratones, donde su alcalde y jefes zonales eran unas ratas negras y rapaces que dominaban la ciudad sin que los ratones pudieran intervenir…

El ratón jefe era el más negro y ordinario de todos y por supuesto el más depredador. Tenía la ciudad de los ratones hundida en el desorden, el saqueo y la mediocridad. A tanto llegó su impudicia, que hasta las mismas ratas sintieron que habían tocado fondo y decidieron cambiarlo.

Había llegado a la ciudad un ratón blanco, bastante ilustrado y con preparación para manejar situaciones ciudadanas. Las ratas pensaron que era bueno cambiar al ratón negro ordinario, por el prestigioso ratón blanco, pensando que como siempre, todo ratón era manipulable.

El ratón blanco fue elegido para desdicha de ellos mismos, porque éste, lejos de ser manipulable, echó a los más sinvergüenzas y controló rápidamente la ciudad, haciendo un muy buen gobierno.

Los ratones de la ciudad estaban muy contentos con el ratón blanco y se olvidaron de las ratas, pensando que nunca más aparecerían por la ciudad. En el intertanto, el pueblo ratonil se acostumbró a celebrar los triunfos de los ratones jóvenes y las cosas buenas que ocurrían, llegando a ser la ciudad muy próspera y rica. Así fue pasando el tiempo.

Cuando llegó la hora de renovar la alcaldía del ratón blanco, ningún ratón de la ciudad se preocupó porque estaban tan contentos con el ratón blanco que pensaban que iba a quedarse con ellos y todo iba a seguir igual. ¡Cuán equivocados estaban!

Apenas comenzaron a aumentar los dineros de la ciudad, las ratas oscuras comenzaron a juntarse para conspirar contra la alcaldía y a planificar la forma de lograr apoderarse nuevamente de las finanzas de la ciudad. Su apetito había crecido en la misma proporción de la riqueza ratonil.

Aprovechando el resentimiento y las mariconadas de las ratas mediocres, prometieron cargos y billetes a destajo y aprovechando la momentánea ausencia del ratón blanco, le dieron un cuadrillazo y lo sacaron de la alcaldía.
Los ratones no podían creer lo que estaba pasando, sobre todo las vueltas de carnero que se dieron algunas ratas, cosa esperada en roedores adictos al dinero.

Con el nuevo alcalde habían vuelto las ratas negras de antaño. La población ratonil se indignó, protestó, más luego se dio cuenta que no había nada que hacer y la ciudad se cubrió de tristeza. Hasta aquí llega el relato de mi abuela, el cual me impresionó mucho y siempre quedé pensando cómo pudo haber ocurrido la situación que me relató. Tiempo después, sin quererlo, supe la causa de la caída del ratón decente.

Había en la comarca donde estaba ubicada la ciudad de los ratones un gobernante ególatra y farsesco. Este personaje invitó al ratón blanco para figurar y aprovecharse de su popularidad.

El alcalde, que no era genuflecto y no le gustaba andar sobando lomos, fue de malas ganas. El magalómano gobernador, acostumbrado a las reverencias, se sintió ofendido y prometió cobrarse la ofensa. Llegado el momento se propuso sacar al ratón blanco, y conociendo el afán de lucro de uno de los ratones le propuso ayudarlo a conseguir el poder y con ello, las exitosas finanzas de la alcaldía. El resto ya lo sabía por el relato de mi abuela.

Siempre pensé, que esta amarga historia había sido producto de su tristeza, pero no fue así. Comprendí que el afán de lucro, la mediocridad, la desvergüenza, son reales, están siempre presente y lo que sucedió en la ciudad de los ratones, pasa en todas las demás ciudades.

Si hoy ustedes están triste, no olviden esta historia, porque si lo hacemos, vamos a estar condenados a ser engullidos por todas las ratas negras que ya nos acechan a nuestro alrededor.

* Socióloga.

(Hincha de la selección de Bielsa).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario