Oct 27 2008
433 lecturas

Política

De la mano de Evo se abrió camino a la refundación

Taiana González*

Cuando todo indicaba que convivir con la tensión era inevitable, el Gobierno y la oposición lograron negociar. Parece ser que la situación tiende a estabilizarse. 
 
Meses atrás incansablemente se hablaba del conflicto que tenia como escenario a Bolivia, y en el que se había puesto de manifiesto el malestar de un sector xenófobo que se negaba a ser presidido por un indígena. Hoy esas diferencias que se materializaron en violencia y racismo, parece haber mermado, y luego de varios días de diálogo se ha dado un paso a un acuerdo entre el gobierno de Evo Morales y los grupos opositores.
 
El acuerdo entre diputados oficialistas y los de la oposición, fue posible luego de que el ministro de Desarrollo Rural, Carlos Romero diera a conocer la renuncia del presidente boliviano –el lunes se la semana pasada- a una segunda reelección sucesiva. El mandatario boliviano aseguró: “renunció por la unidad del país a ser reelecto por segunda vez, para que vean que no soy egoísta".
 
Gracias a este arreglo -alcanzado en presencia de los observadores internacionales de la Unión Europea (UE), Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Organización de los Estados Americanos (OEA), Parlamento Andino e iglesias se pone fin, momentáneamente, a una profunda crisis política que amenazaba la estabilidad del Gobierno y de todo el pueblo boliviano.
 
Según la politóloga Ximena Costa, "el acuerdo desactiva la crisis temporalmente", sin embargo aseguró que "la polarización es aún un problema irresuelto" en el país andino, porque el origen del conflicto es histórico.
 
Luego de 12 días de diálogo y posterior acuerdo, se puso en marcha la aprobación en el Congreso de la Ley de Referendo Dirimidor y de Aprobación de la nueva Constitución Política del Estado (CPE). Esta conciliación entre las partes, implica la prohibición de que Morales se postule a una reelección en 2014, además se fijó el 25 de enero de 2009 como la fecha para realizar el referendo constitucional. Y no sólo eso, también fueron adelantados los comicios presidenciales para el 6 de diciembre de 2009.
 
Es importante resaltar que el pueblo boliviano jugó un papel muy importante ya que se movilizó y presionó para que se ponga en marcha la sanción de dicha ley. El recorrido emprendido por más de 200.000 bolivianos, se inició el 13 de octubre en Caracollo (Oruro) y recorrió 200 kilómetros, culminando en La Paz.
 
Sin dudas esta movilización multitudinaria, la más grande de la historia de Bolivia, volvió a poner en evidencia que el pueblo respalda incondicionalmente a su presidente, tal como sucedió el pasado 10 de agosto, día del Referendo Revocatorio, acontecimiento que consecuentemente desencadenó un accionar brutal por parte de la oposición.
 
Por sur parte, el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Pedro Montes aseguró que la marcha fue organizada para apoyar a Evo, y para hacer visible -un poco más- el rechazo hacia "la derecha, los ricos que durante tantos años han gobernado y (no han propiciado) ningún cambio estructural, ningún cambio político", y agregó que esa movilización fue un “ejemplo de liberación para otros pueblos latinoamericanos ".
 
También el líder de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), Fidel Surco dio a conocer su posición y aseguró que la movilización "reivindica la democracia y el derecho del pueblo a decidir sobre la aprobación de la nueva Constitución".
 
Como signo de agradecimiento, el Presidente se unió a la marcha el lunes 20 y formó parte de la vigilia de 23 horas, llevada a cabo en la Plaza Murillo. El vicepresidente de la República, Álvaro García Linera fue el encargado de entregarle a Evo el documento sancionado por el Congreso para su promulgación respectiva. Tal como aseguró el mandatario boliviano, la aprobación permite afianzar la "unidad de una Patria nueva" y es el camino hacia la refundación de Bolivia.
 
Una vez promulgada la ley (martes 21), se puso en marcha la campaña por el SI, para aprobar el texto constitucional en todo el país. El presidente propuso que a partir de ese momento se diera inicio "a la campaña para aprobar con el 100 por ciento (la nueva Constitución)".
 
La aprobación para un referendo que permita el nacimiento de una nueva Carta Magna, fortalece al gobierno de Evo y fragmente a la oposición. Según el diputado de Podemos, Antonio Franco, "el Movimiento Al Socialismo (MAS) logró fraccionar de diversa manera a la oposición".
 
Esa afirmación se debe a que algunos grupos que meses atrás enfrentaban a Morales -parlamentarios del este, centro y sur del país- el lunes 21, siguieron los pasos del oficialismo votando a favor de la nueva ley, mientras que sus colegas de Santa Cruz, Beni y Chuquisaca, mostraron una fuerte resistencia y malestar.
 
Tanto es así, que los prefectos Rubén Costas (Santa Cruz), Savina Cuéllar (Chuquisaca) y Ernesto Suárez (Beni), rechazaron la nueva Constitución, porque según ellos no se reconocen sus demandas. Pero no sólo eso, además amenazan con llevar a cabo una campaña por el NO a la CPE, porque aseguran que para su aprobación se tendría que haber llevado a cabo una consulta popular.
 
Para el senador por el MAS, Antonio Peredo, “quiénes están anunciando la campaña por el No están negando las autonomías, porque para el pueblo de Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija, después de los referendos departamentales que hicieron, después de más de seis meses no han podido ser aplicados”.
 
De acuerdo a lo explicado por Peredo, los estatutos autonómicos aprobados ilegalmente, no podrán entrar en vigencia si no se aprueba una nueva Constitución que los reconozca. Por lo que la campaña del NO es absurda y sólo busca desestabilizar al gobierno de Evo.
 
Por esto, el jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, dijo que es necesario conocer la Constitución antes de rechazarla, porque “están incorporadas las autonomías, están incluso previstos cómo se incluyen y entran en funcionamiento los estatutos autonómicos”.
 
Retomando el tema de la Carta Magna, hay que tener presente que los parlamentarios del MAS, del Poder Democrático Social (Podemos), de la Unidad Nacional (UN) y del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) -fuerzas políticas con representación en el Congreso-, modificaron 100 de los 411 artículos que conforman el proyecto constitucional aprobado en diciembre de 2007 en Oruro.
 
Las modificaciones girarán en torno al régimen electoral, las autonomías, tierras, justicia indígena y el aprendizaje obligatorio de idiomas de pueblos indios, entre otras.
 
Con respecto a las autonomías, se establecen cuatro tipos distintos: departamentales, municipales, regionales e indígenas, sin embargo como ya se ha mencionado, algunos prefectos se han manifestado en contra de estas modificaciones.
 
En lo que ha propiedad refiere, "se respetará la extensión de tierra adjudicada, en la medida que cumpla la función económica y social", en caso de no cumplir con lo que la ley establece, dichas tierras pasaran a manos del gobierno y el pueblo boliviano.
 
Otro dato a tener en cuenta es que en enero, los bolivianos además de tener en sus manos la aprobación o no de la nueva Carta Magna, también deberán decidir si la extensión máxima de las propiedades será de 5.000 ó 10.000 hectáreas. Es importante resaltar que los propietarios a los que se les quiten las tierras serán indemnizados.
 
Ante esta nueva medida que será adoptada una vez que se apruebe la nueva CPE, la Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia (CSCB), se mostró satisfecha porque permite a los campesinos acceder a la tierra y trabajarla en beneficio de Bolivia, con el objetivo de eliminar la pobreza y el desempleo.
 
Por otra parte, es necesario resaltar que estos acuerdos tuvieron fuerte repercusión mundial y el gobierno de Evo Morales recibió el apoyo de la comunidad internacional.
 
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon expresó su satisfacción y la portavoz de Naciones Unidas, Michele Montás aseguró que el acuerdo es "un gran paso adelante tras meses de tensiones en la resolución del enfrentamiento político que ha dividido a los bolivianos".
 
Por su parte, la mandataria chilena, Michael Bachelet, en calidad de titular Pre Témpore de Unasur, manifestó su satisfacción por el acuerdo que le permitió al Congreso boliviano sancionar por dos tercios, la convocatoria al Referendo Dirimidor y Aprobatorio del proyecto de nuevo texto constitucional. En nombre de los países independientes de Sudamérica, Bachelet felicitó a su homólogo por haber logrado negociar con la oposición que hace meses busca desestabilizarlo.
 
No quedan dudas que el pueblo boliviano necesitaba la tranquilidad que llegó de la mano del diálogo y la racionalidad política. Aparentemente la paz reina en Bolivia porque las diferencias, aunque sea temporalmente, han sido superadas.
 

* Publicado en APM

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario