Jul 1 2009
639 lecturas

Participación ciudadana

Democracia: mentira la represión en Honduras, sólo los apalean, secuestran, desaparecen

V.B.

Soy ciudadana costarricense y hondureña, resido en Suecia. A las tres de la madrugada posterior al golpe –hora de Honduras– supe que el conocido dibujante y caricaturista Allan Mc Donald fue secuesrado por las fuerzas armadas junto a su hija, Abril, de 17 meses. McDonald, a tavés de su trabajo en El Heraldo, Times y el periódico digital Rebelión se había mostrado partidario de la consulta popular impulsada por el presidente Manuel Zelaya.

Él me informó desde un hotel, donde se encontraba retenido junto con el cónsul de Venezuela y dos mujeres periodistas –al parecer española, una, y chilena, la otra– que ese 28 de junio habían llegado a su casa, en la comunidad de Santa Lucía, a unos ocho kilómetros de Tegucigalpa, un grupo de soldados; que la saquearon y posteriormente hicieron una hoguera con todas sus caricaturas y sus materiales de dibujo.

Luego fue sustraido de su residencia junto a su hijita, quien despues de cerca de 24 horas no habia consumido alimentos y solo le daban agua. No le permitieron portar ninguna pertenencia ni dinero y sólo lo acompañaba su pasaporte. 

La comunicacion no duró mas de cinco minutos pues lo hacía desde una computadora portatil perteneciente al diplomático venezolano. Me dijo que no habia luz y la bateria de la computadora estaba por agotarse. Habían estado con ellos los periodistas hondureños Eduardo Maldonado y Esdras Amado Lopez, también conocidos por su fuerte apoyo a la iniciativa ciudadana del gobierno de Manuel Zelaya. Sin embargo Maldonado y Lopez,  fueron sido sustraidos del lugar  juntos, horas antes y sin rumbo conocido.

Al momento de despedirse Allan , me dijo: "Resiste y denuncia este hecho. Algo así  lo vi solo en la television cuando ocurrió el golpe de estado del 1973(en Chile)".  Y cortó la comunicación porque me dijo "Ya vienen por nosotros". Aparentemente serian conducidos a un bus y sacados del pais por la frontera El Espino.

En este momento ignoro el destino y paradero de Allan Mc Donald, su hijita Abril y sus otros acompañantes.

Este correo es una denuncia a nivel nacional e internacional, ademas un llamado a la conciencia ante el claro desconocimiento de los derechos humanos de un Congreso Nacional y una Corte Suprema de Justicia confabulados para sostenerse, violentándole los derechos elementales de la mayoría hondurena empobrecida. Este golpe de estado y todos los actos de este gobierno usurpador reflejan la poca vocación democrática de nuestra clase política.

Ruego a quienes están en Honduras y otros países que compartan esta información. El silencio nos hace cómplices.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario