Jun 6 2005
268 lecturas

Opinión

Documental prueba que Al Qaeda no existe

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Hace un año –en el 57º Festival de Cannes– el filme que mayor interés y expectación despertó en el público fue el documental político, Farenheit 9/11, de Michael Moore, que obtuvo la Palma de Oro. Por primera vez una denuncia periódística contra un tartufo totalitario como George W. Bush obtenía eco extraordinario en uno de los grandes escenarios del cine mundial.

El documental de Moore se vendió como pan caliente e hizo indudable mella en la ciega popularidad de la que gozaba el (ya viejo) Baby Doc al revelar plenamente su desprecio del voto negro en la elección que robó en el 2000, entre mucho más; pero la máxima escena histórica, su sospechosa actitud en “la escuelita de Florida”.

Cuando le comunicaron sobre el atentado a la Torres Gemelas –que en ese instante conmocionaba al mundo– ni siquiera pareció sorprenderse, lo que ha quedado como prueba de que “ya lo sabía” y de que plausiblemente el horror de New York fue uno de los conocidos autogoles criminales que infligen sus gobernantes al borrego pueblo estadunidense. Entre otros la explosión del buque Maine en La Habana en 1898, para desatar la guerra contra España; la probada invitación al Japón para bombardear Pearl Harbor en 1941, o el derrumbe de un edificio público en Oklahoma en 1995 tras los graves problemas con la secta davidiana en Waco, Texas.

Este año en la versión 58 del Festival de Cannes, el camino al interesantísimo periodismo de denuncia en video, abierto por Fahrenheit 9/11, no quedó desierto, gracias al documental del realizador británico Adam Curtis El Poder de las Pesadillas.

fotoEL REALIZADOR ADAM CURTIS

En tanto, en una visita de sorpresa a Irak, Condoleeza Rice pedía descaradamente paciencia a los iraquíes que martirizó, robó y destruyó su jefe Bush “porque estamos –nótese la 1ª persona del plural– luchando contra muchas fuerzas terroristas”, en Cannes un inglés le decía al mundo simple y sencillamente que Al Qaeda no existe.

Y lo decía apoyado en imágenes contundentes, con argumentacioness más documentadas, incluso, que las de Moore, en un film producido por la legendaria BBC en la que es siempre posible creer, a diferencia de las cadenas estadounidenses tales como la triste CNN al servicio del poder.

El documental se presentó en una sala mediana y no concursó por un premio, pero ha dejado abierto el apetito no sólo de los cinéfilos sino de los estudiosos y de todo terrícola que se interese por la verdad. Y el tema de la mentira gringa constante no es para menos. Cientos de periodistas en todo el mundo podemos “gritar” en la prensa escrita (porque ni en TV ni en radio se permiten,en ciertos países, tales “excesos radicales y dementes”) nuestra certeza de que el 95 por ciento del terrorismo actual es made in Wáshington, pero no nos creen ni nos oyen. Nos tiran simplemente a lucas.

En cambio el cine tiene un poder de convicción único y la facilidad de comprar un DVD, que cuesta más o menos lo mismo que un magazíne, es hoy la mejor manera de que los periodistas puedan revelar sus investigaciones, informaciones y opiniones obteniendo verdadero eco y atención global.

La prensa escrita, la radio, la televisión, los libros periodísticos mismos no han logrado trascender como lo han hecho documentos fílmicos como los dos citados. Las casas editoriales deberían empezar a convertirse en productoras cinematográficas.

Y a propósito de editoriales, hay que felicitar a Planeta por la instauración de su Premio al periodismo de investigación, que tiene precisamente la intención de obtener más eco, y a los autores que en 2005 lo ganaron vía el excelente libro Con la muerte en el bolsillo, seis historias de narcos en México. Ellos son María Idalia Gómez y Darío Fritz.

Volviendo a la política ¿republicana? de USA, que hoy cancela el American dream para los mexicanos mediante una soviética cortina de concreto de tres mil kilómetros de frontera, veamos desde cuando los halcones inventan las pesadillas.

Según el documental de Adam Curtis, Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz, consejeros entonces de Ronald Reagan, sobrevaluaban la amenaza soviética para justificar su propaganda imperialista y naturalmente carretadas de dinero de los borregos contribuyentes.

Curtis intenta demostrar que “los americanos (estadounidenses), esos incansables fabricantes de mitos” como dice Jean-Luc Douin –del diario francés Le Monde– acusaban sin mayores pruebas a la URSS de dirigir todos los movimientos terroristas del planeta, como ahora lo hicieron con Saddam Hussein y Ben Laden, que según el filme, no tuvo que ver con los atentados de las torres, no posee una fortaleza subterránea en Afganistán en las montañas de Tora Bora, no es dueño de una Al Qaeda que no existe y es simplemente una pieza en el tablero de juego del socio Bush.

Respecto a la URSS y sin querer disminuír un ápice el horror de los crímenes (sobre todo) internos de José Stalin, estoy de acuerdo con Curtis. En fecha reciente hice una investigación para mi libro Ensalada Rusa, a punto de ver la luz en Editorial Diana, sobre lo que fue realmente la Guerra Fría en África, en el Congo específicamente, y me quedé sorprendida de las abominaciones cometidas por los estadounidenses.

Encontré incluso un testimonio de un agente de la CIA que acusa al presidente Eisenhower de haberle dado la clarísima orden de desaparecer al constructor de la independencia, Patricio Lumumba. Lo recopiló la BBC.

En cuanto a Al Qaeda, Curtis insiste en que nunca ha existido, que es un invento del secretario de la Defensa. Se suponía que Starwars, final de la serie, era la ficción estelar presentada por USA en las pantallas de Cannes.

Pero el mito del terrorismo que proyecta el gobierno de Bush sobre el planeta desde el 11 de septiembre 2001, es mucho más ficticio, sólo que cuesta y costará, entre infinitos problemas, más guerras –a menos que le mundo entienda con documentales como el producido por la BBC, El Poder de las Pesadillas, que hay que ponerle un alto a Bush y decirle: No te creo ni te sigo.

—————————

* Periodista mexicana. Es autora de varios libros en los que critica episodios sufridos con abnegación por los mexicanos en los últimos años.

El artículo fue publicado por El portal de Miami (www.portalmiami.com/home/notas.php?seccion=2&categoria=0&id=6215).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario