Abr 5 2021
191 lecturas

Pol铆tica

Ecuador ante una elecci贸n a cara o cruz

En la segunda vuelta presidencial que tendr谩 lugar el pr贸ximo 11 de abril, los ecuatorianos enfrentan la disyuntiva entre apostar por un candidato progresista o tener que soportar durante cuatro a帽os un gobierno empresarial, ligado a las finanzas y a los poderes econ贸micos f谩cticos, nacionales e internacionales.

Si bien la visi贸n binaria es habitualmente reduccionista y puede suscitar la sensaci贸n de extorsi贸n, es claro que a estas alturas se trata de una elecci贸n a cara o cruz. Y es literal, la opci贸n cruz, la de la derecha, la banca y el socialcristianismo, la representada por Guillermo Lasso, miembro del Opus Dei, es la de quienes no muestran su cara real.

Son bien conocidos en esta regi贸n los artilugios del asesor de campa帽a de Lasso, Jaime Dur谩n Barba, cuya foja de servicios habla a las claras de los intereses a los cuales suele servir. En los 90 asesor贸 en Colombia al Partido Alternativa Liberal comandado por el narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.Jaime Dur谩n Barba

Fue luego secretario de la Administraci贸n P煤blica de Ecuador durante la presidencia del neoliberal Jamil Mahuad, bajo cuyo mandato se produjo el dram谩tico 鈥渇eriado bancario鈥, en el que se esfumaron los ahorros de miles de familias ecuatorianas. Guillermo Lasso era por entonces Gobernador de Guayas, cargo que obtuvo como gratificaci贸n por los fondos aportados a la campa帽a de Mahuad.[1]

Dur谩n Barba trabaj贸 tambi茅n en la campa帽a del empresario derechista 脕lvaro Noboa y manej贸 en Argentina las campa帽as a jefe de gobierno y a presidente del tambi茅n empresario Mauricio Macri, derrotado en 2019 por una amplia coalici贸n popular. Actualmente, ante el magro resultado (algo menos de 20%) obtenido por Lasso en la primera vuelta, le fue ofrecido el puesto de consultor de campa帽a para intentar revertir su fracaso definitivo.

La estrategia habitual, tambi茅n usada en esta oportunidad, es pretender disfrazar lo antipopular de popular, ocultando las reales intenciones pol铆ticas de sus mandantes a trav茅s de slogans vac铆os, augurio del vaciamiento de lo p煤blico que defienden. Lo cierto es que, aunque la banca se vista de sierra, banca se queda. Lasso, como Macri, es el intento de regresar 30 a帽os, de volver a los 90, de ampliar los negociados privados desde la administraci贸n p煤blica enajenando recursos preciosos que pertenecen al com煤n.

M谩s all谩 de la fachada y apagados los reflectores y la m煤sica, los gobiernos de la derecha producen un da帽o directo a las mayor铆as, destruyendo en poco tiempo con sus programas privatizadores lo que cost贸 largo tiempo construir, reduciendo la oferta y calidad de los servicios p煤blicos de salud, educaci贸n y cultura, entre muchos otros, para abrir las puertas a su mercantilizaci贸n.

La falsificaci贸n de la real identidad pol铆tica de Lasso va de la mano con una campa帽a sucia y degradatoria. Por ejemplo, utilizando a migrantes pidiendo limosna, para sugerir ese tipo de imagen de futuro para el Ecuador, en el caso de que Andr茅s Arauz, candidato de la Uni贸n por la Esperanza (UNES), acceda a la presidencia.

La cara del progresismo es una cara joven, que representa un s铆mbolo de recambio y renovaci贸n del proceso anterior de la Revoluci贸n Ciudadana, liderada entonces por el ex presidente Rafael Correa, proscrito a trav茅s de la persecuci贸n y una viciada condena judicial, en el mismo estilo del montaje contra el ex presidente brasile帽o Lula da Silva. Estos procesos cuentan invariablemente con el asesoramiento del Departamento de Justicia estadounidense a trav茅s de diversos programas y cuyo objetivo es impedir la elecci贸n de l铆deres populares, renuentes a obedecer los mandatos neocoloniales del Norte.

La significaci贸n de las opciones en t茅rminos de pol铆tica exterior y geopol铆tica

M谩s all谩 de que el pueblo del Ecuador est茅, con just铆sima raz贸n, interesado prioritariamente en las consecuencias directas de un plan de gobierno para su propio destino, en un mundo de interconexi贸n total, no es en absoluto indiferente la orientaci贸n que se de a la pol铆tica exterior.

Lasso representa una sumisi贸n directa al plan de dominaci贸n estadounidense, significa Grupo de Lima, agresi贸n sistem谩tica contra Venezuela, contra Cuba, asociaci贸n con el criminal gobierno colombiano, alejamiento de la soberan铆a y de la integraci贸n regional con sentido social. Su postura pol铆tica implica una atadura de manos en la puja geopol铆tica de los Estados Unidos contra China y Rusia, encarna el regreso de Ecuador a la senda de represi贸n contra el pueblo y la remilitarizaci贸n ya emprendida por el actual desgobierno de Moreno, anticipa la muy posible instalaci贸n en territorio nacional de fuerzas militares y de seguridad de Estados Unidos o Israel. En el peor de los casos, el alineamiento autom谩tico significa participar de peligrosas confrontaciones armadas.

Como contracara, un gobierno de Arauz seguramente se sumar谩 al bloque progresista cuyo eje central son Alberto Fern谩ndez, Andr茅s Manuel L贸pez Obrador y tambi茅n Luis Arce, presidentes de Argentina, M茅xico y Bolivia respectivamente (茅ste 煤ltimo bisagra hacia los pa铆ses del ALBA-TCP), constituy茅ndose en factor de paz en la regi贸n, actuando como un defensor de la autodeterminaci贸n de los pueblos, contrario a la injerencia geopol铆tica de potencias externas.

Asimismo, una victoria de Arauz en segunda vuelta, adem谩s de posibilitar de manera casi inmediata la recomposici贸n de la UNASUR y la recuperaci贸n progresiva de la integraci贸n regional con sentido soberano, podr铆a fortalecer a otros actores y movimientos progresistas de la regi贸n como Ver贸nika Mendoza, mujer andina y de izquierdas, que podr铆a acceder a la segunda vuelta en Per煤. Lo mismo suceder铆a con las candidaturas independientes y de los partidos de izquierda en Chile, en las ahora postergadas elecciones de constituyentes y las presidenciales previstas para el 21 de Noviembre, como as铆 tambi茅n con la enorme posibilidad del pueblo hondure帽o de sacudirse al fraudulento r茅gimen de Juan Orlando Hern谩ndez en la contienda a realizarse una semana despu茅s.

Un resultado favorable al progresismo en la segunda vuelta de Ecuador, alentar铆a a las movilizaciones populares en curso en Paraguay, Hait铆 y Guatemala, fortalecer铆a las esperanzas del Pacto de Unidad en Colombia para vencer en Mayo del a帽o pr贸ximo al c谩rtel empresarial y medi谩tico cuyo brazo ejecutor es la facci贸n pol铆tica liderada por 脕lvaro Uribe e incluso colaborar铆a con la imagen de la posible vuelta al poder de un bloque popular de unidad en Brasil.

La demagogia cruza la campa帽a electoral en un Ecuador con candidatos Tik Tok | Pol铆tica | Edici贸n Am茅rica | Agencia EFEEn definitiva, el muy posible triunfo de Andr茅s Arauz, implicar铆a un fuerte impulso a la reversi贸n de la segunda ola neoliberal producida por el desgaste inducido y tambi茅n propio de los proyectos populares iniciados en la primera d茅cada del siglo.

En t茅rminos de relaciones internacionales, la reconstituci贸n de un bloque progresista a la izquierda constituir谩 un claro avance hacia el multilateralismo, abriendo espacio para las naciones subalternizadas y saliendo de la bipolaridad confrontativa. La paradoja es que hoy, las elecciones 鈥渂inarias鈥, en las que los pueblos eligen entre alianzas populares heterog茅neas o sectores proempresariales, pueden modificar la geopol铆tica, al permitir abandonar, en el caso de la derrota de estos 煤ltimos, la l贸gica de la Guerra Fr铆a entre dos bandos.

Del rechazo a la construcci贸n del otro mundo posible

La amplitud del voto protesta en la primera vuelta de la elecci贸n en Ecuador se expres贸 en una significativa abstenci贸n, un alto porcentaje de sufragio nulo o blanco y la dispersi贸n de casi la mitad de los votos afirmativos. Sin duda que, m谩s all谩 de toda estrategia electoral, el fen贸meno amerita comprensi贸n, reflexi贸n, actualizaci贸n y necesidad de profundizaci贸n de la dimensi贸n humanista de las izquierdas y el progresismo en nuestra regi贸n.

Esa tendencia, presente tambi茅n en las distintas compulsas electorales en otros lugares, es un clamor contra el alejamiento entre la superestructura pol铆tica y las preocupaciones reales de los pueblos, es la rebeli贸n frente a la frecuente incapacidad de los gobiernos para escuchar y dialogar, frente a las dificultades de abrir la mente y coraz贸n a los nuevos tiempos, a los nuevos derechos y la nueva forma de construir pol铆tica que reclaman los j贸venes, las mujeres, los sectores ind铆genas y afrodescendientes, principales discriminados de esta regi贸n que no logra desprenderse de su matriz colonial.

La denominaci贸n 鈥渧olver mejores鈥 suele aludir a esa transformaci贸n del proyecto progresista, es decir, acometer nuevos horizontes y reivindicaciones para iniciar un per铆odo virtuoso de gobierno que recoja lo mejor del ciclo anterior y lo eleve en el marco de una espiral evolutiva.

Como ya ha sido demostrado, no alcanzar谩 con la buena voluntad o las promesas. El acompa帽amiento movilizado, participativo y cr铆tico de las poblaciones, es sin duda alguna una condici贸n imprescindible para ese logro.

Andr茅s Arauz, con 36 a帽os reci茅n cumplidos, forma parte de una generaci贸n de recambio, no solo por su edad, sino tambi茅n por la situaci贸n en la que la persecuci贸n judicial y medi谩tica, la proscripci贸n antidemocr谩tica y en otros casos la muerte biol贸gica, coloc贸 a los liderazgos latinoamericanos. Eso, junto a la cr铆tica de sectores anteriormente aliados, puso al progresismo y a las izquierdas en situaci贸n de renovarse, no solo en t茅rminos de caras electorales, sino tambi茅n de incorporar nuevos contenidos que hoy son parte de la agenda de la nueva sensibilidad a nivel mundial.

Temas como la paridad de g茅nero, los feminismos, y el derecho de las mujeres a no ser tratadas como m谩quinas de reproducci贸n; la fuerte reconversi贸n hacia pol铆ticas de mayor equilibrio medioambiental; la valoraci贸n de la diversidad cultural y la efectiva construcci贸n de la plurinacionalidad; la afirmaci贸n de la diversidad sexoafectiva y las nuevas formas familiares; la democracia participativa y real; la descentralizaci贸n del poder; la apuesta por nuevas tecnolog铆as soberanas y la alfabetizaci贸n digital cr铆tica; la plena inclusi贸n de las nuevas generaciones o la no-violencia como pol铆tica de Estado, son asuntos pendientes que existen en distinta medida y que se van asentando y e ir谩n amplificando cada vez m谩s en la agenda de todos los gobiernos progresistas.

Sin duda que hoy, ante una enorme crisis sist茅mica, puesta crudamente de manifiesto por la emergencia sanitaria de la pandemia, las exigencias de transformaci贸n son mayores. En este nuevo ciclo, el mandato popular reclama a los gobiernos progresistas no solo la continuidad sino la profundizaci贸n veloz de la tendencia hacia la igualdad de derechos y oportunidades en la educaci贸n, la salud y las posibilidades de un creciente bienestar colectivo. Bienestar para el cual, en el contexto actual, no bastar谩 la muy moderada redistribuci贸n del producido social anterior, excesivamente respetuosa del injusto statu quo de hiperconcentraci贸n capitalista.

En la pr谩ctica, los futuros gobiernos populares, si quieren cumplir con el mandato encomendado por las urnas a cabalidad, deber谩n incluir reformas estructurales en el sistema econ贸mico e impositivo y en la matriz de exportaci贸n extractivista sin valor agregado, posibilitando adem谩s el establecimiento de una CON RENEGOCIACI脫N DE PREVENTAS DE PETR脫LEO, ECUADOR GAN脫 M脕S DE $1400 MILLONES | Noticias Red del Petr贸leorevolucionaria renta b谩sica universal incondicional, que permita deshacerse del yugo de las dependencias, de la condena del trabajo por la mera subsistencia y favorable al desarrollo de capacidades y potencialidades no reconocidas por el mercantilismo vigente.

Lo mismo deber谩 suceder con la decidida democratizaci贸n de los medios de comunicaci贸n, parcialmente iniciada por algunos gobiernos populares pero que no logr贸 atravesar los impedimentos que interpuso el poder real de la monopolizaci贸n medi谩tica鈥 a lo que ahora se suma el desaf铆o de afrontar las amenazas de captura de toda la actividad social por parte de empresas digitales monop贸licas.

Es preciso descolonizarnos no solo hacia afuera, sino tambi茅n hacia adentro de los pa铆ses, recuperar la vitalidad y la riqueza de todas nuestras culturas, integrando sus aspiraciones en un marco de convergencia creativa y din谩mica.

Asimismo, la despatriarcalizaci贸n total de las estructuras dirigenciales y pol铆ticas, y sobre todo, de las conductas cotidianas violentas contra nuestras compa帽eras mujeres, es un imperativo moral ineludible.

En consonancia con estas aspiraciones pol铆ticas, debe avanzar la transformaci贸n de la conciencia personal y social, haciendo crecer un sentido de coherencia que no tenga como prop贸sito vital el consumismo, la apropiaci贸n de objetos, el individualismo o la competencia, sino la hermandad, la solidaridad, la colaboraci贸n y la ayuda.

Poco a poco se har谩 m谩s visible la necesidad de apuntar a la construcci贸n de un esp铆ritu de comunidad incluyente de la diversidad, no fundado en la diferencia, sino alrededor de un par谩metro compartido verdadero, indiscutible y firme, capaz de establecer la base de un futuro m谩s arm贸nico en este planeta, en el que ya todas las culturas est谩n interconectadas. Este valor es el reconocimiento de nuestra com煤n humanidad.

El resultado de la segunda vuelta en Ecuador puede abrir las puertas a la renovaci贸n y ampliaci贸n de los sue帽os, pero tambi茅n tornarse fuente de retroceso y legitimaci贸n de un recurrente ciclo de pesadillas. Confiamos en que el buen conocimiento, que une el coraz贸n a la cabeza, ayude a superar anteriores desencuentros y guie a las y los ecuatorianos al mejor de los senderos.

Nota

[1] Guillermo Lasso Mendoza. CIDOB. https://www.cidob.org/biografias_lideres_politicos/america_del_sur/ecuador/guillermo_lasso_mendoza#2

 

(*) Investigador del Centro Mundial de Estudios Humanistas y comunicador en la agencia internacional de noticias Pressenza.Colaborador del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la).

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario