Nov 18 2010
497 lecturas

Sociedad

¿EEUU al borde del fascismo?

Hernán Uribe.*

Luego que en este noviembre de 2010 organismos de Naciones Unidas (ONU) denunciaron que en Estados Unidos se violan los derechos humanos e impera allí el racismo, surge el interrogante acerca de si ese país camina hacia una suerte de fascismo del dólar una posibilidad sorprendente para algunos pues desde hace siglos Wáshington se auto presenta como un campeón de la democracia.

El 4-11-010 el Consejo de Derechos Humanos (ONU) dijo en su Informe Periódico Universal que EEUU atropella los DD.HH al mantener una prisión ilegal en Guantánamo (zona ocupada de Cuba), por la vigencia de la pena de muerte en cuya aplicación se percibe un marcado racismo y, por la negativa de Wáshington a firmar varios Tratados Internacionales. Recuérdese que en octubre pasado, la Asamblea General condenó por abrumadora mayoría el bloqueo o embargo que desde hace 50 años mantiene EEUU en contra de Cuba.

En agosto y octubre de 2010, el portal televisivo WikiLeaks difundió documentos militares probatorios de las atrocidades cometidas en Afganistán e Irak durante la ocupación de esas naciones asiáticas. La documentación comprueba que en Irak, desde la invasión en 2003, han muerto más de 100.000 personas, 20.000 de las cuales son civiles. Ese tipo de barbarie se percibe asimismo en Afganistán, invadido en 2001 y donde la documentación antes mencionada prueba el asesinato de miles a cargo de las tropas europeas (España, Francia, Alemania) y estadounidenses. ¿Qué democracia es esa?

El inicio de la brutalidad de los ocupantes partió bajo la presidencia del inefable George W.Bush, pero ahora, por  la fuerza de los hechos, la comparte también el  actual presidente Obama quien no ha cumplido con la promesa de cerrar la cárcel de Guantánamo, en realidad una copia infeliz de los campos de concentración hitleristas.

La herencia que recibió Obama es demoníaca pero no puede renunciar a ella.

Fue Bush quien luego de los atentados del once septiembre de 2001 militarizó la justicia al ordenar que los civiles caracterizados de terroristas fueran juzgados por tribunales castrenses. En la ocasión, el periódico Washington Post denunció que se había creado un sistema paralegal según el cual los detenidos permanecen por meses bajo custodia, carentes de abogados defensores y sin contactos con sus familiares. Simultáneamente, apuntó el WP (1-12-02), cientos de extranjeros han sido deportados en secreto.

La cadena televisiva CBS dijo el 3-12-02 que otro decreto de Bush autorizó a la Central Intelligence Agency (CIA) para matar a estadounidenses y por cierto también a extranjeros. La disposición, puntualizó CBS, contradice las propias leyes de EEUU, pero entonces el vicepresidente Dick Cheney retrucó “que debe dejarse de lado algunas sutilezas” (sic). Al mismo tiempo, el subsecretario de Defensa, John Ashcroft, defendía los tribunales militares, pues dijo, se trata de crímenes de guerra.

(Este pretexto fue utilizado por Pinochet en Chile quien decretó una “guerra” para justificar los asesinatos de opositores)

En ese mismo período afirmó otra vez el Washington Post, se inició la búsqueda y captura de personas procedentes de Oriente Medio que vivieran ilegalmente en Estados Unidos. Esta medida de tónica racista y las demás mencionadas permanecen vigentes y no se conoce una reacción contraria del presidente Obama.

En cuanto a la práctica de torturas el propio Bush ha actualizado el tema al mencionarlas en el libro de memorias que le escribieron bajo el título “Decisión Points” presentado por el mismo en este noviembre 2010. El día 11-11-10 un despacho de Reuters se refirió a la reacción de Amnistía Internacional que manifestó: “Según el derecho internacional, la admisión del ex presidente de haber autorizado actos constituyentes de tortura es suficiente para obligar a Estados Unidos a investigar sus declaraciones y, si son justificadas a juzgarlo”.

La propuesta de AI no fructificó ya que el propio Bush dijo a The Times (Londres) al reconocer el método ilegal que el “suplicio de la bañera” que consiste en el intento de ahogar a las víctimas sumergiéndolas en agua “ayudó a salvar vidas”. Agregó que considera  correcto haber autorizado tal mecanismo de interrogatorio considerado absolutamente ilegal por el resto del mundo.

En coincidencia, un despacho de Prensa Latina del 14 de este noviembre, informa que el diario The New York Times expuso que “Oficiales de inteligencia crearon un refugio en Estados Unidos para nazis prominentes tras la Segunda Guerra Mundial. Según el rotativo neoyorquino, aunque se conocía cierta colaboración de la CIA en la protección a oficiales nazis, el informe (actual) presenta un nivel de complicidad mucho mayor”

El 25 de mayo de 2001 pudo leerse en CNN digital un despacho de su corresponsal en Hong Kong, Willy Lam, acerca de una reunión de dirigentes chinos de alto nivel celebrada en esa ciudad. Asegura Lam que allí, el entonces presidente de China, Yian Zemin, describió a Bush como un ente “lógicamente endeble, confuso y sin principios, necio en extremo” (sic).

Puede usted estar de acuerdo con el poder de síntesis oriental, aunque el problema de fondo no un asunto personal sino del sistema. En esos mismos días, la revista Time apuntó a propósito de la llamada “Doctrina Bush”: “Estados Unidos no es un simple ciudadano internacional. Es el poder dominante en el mundo, más dominante que cualquiera desde la época romana. En consecuencia, EEUU está en condiciones de rehacer las normas, cambiar las expectativas y crear nuevas realidades”.

Para esos efectos hay un desorbitado gasto en armas, bases militares en todos los continentes, asesinatos y cárceles secretas de la CIA. Wáshington se ha proclamado a si mismo como el campeón de la democracia liberal, aunque las acciones y actitudes que ha asumido, con mas fuerza desde la etapa del cowboy Ronald Reagan en adelante, aparecen cada vez más semejantes a las del fascismo y el nazismo surgidos en Europa en las décadas de años 20 y 30 que provocan la SGM, léase, destrucción y muerte. Bush en especial reemplazó el anti semitismo de Hitler por un anti islamismo enfilado en contra de los árabes.

La política de dominio mundial de Estados Unidos, la crisis en los hechos permanente del sistema capitalista están gestando el intento de un nuevo tipo de fascismo a cargo de los sectores más reaccionarios del capital financiero, una fórmula que puede denominarse fascismo del dólar.

* Periodista y escritor.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario