Ene 5 2005
1830 lecturas

Ambiente

El agotamiento de los recursos marinos

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoEl agotamiento de los recursos marinos es un hecho constante y sin tregua para muchas de las poblaciones de peces y ecosistemas marinos, que se ven afectados por la incesante demanda de recursos naturales en todas partes del globo. Algas marinas, peces, moluscos, crustáceos y mamíferos marinos, son sólo algunas de las especies más importantes de uso comercial en el mundo. De estos, el grupo de los peces es el que aporta el mayor tonelaje en el planeta con alrededor del 80 por ciento de la producción mundial de pesca.

Indeseablemente,las pesquerías generan daños para el medio ambiente, como por ejemplo la sobrexplotación de recursos. Esta, que se produce fuertemente en el ámbito industrial, se acentúa en el sector artesanal al no existir estudios sobre tasas de explotación adecuadas para mantener la población de especies.

En el mundo se estima que el 60 por ciento de los stocks muestran agotamiento y sobrexplotación. Muchas de estas cifras son el resultado de la falta de conexión entre el manejo de las pesquerías y los resultados obtenidos al cabo de la experimentación de la ecología marina.

Consecuentemente, la extracción de los recursos productos de las pesquerías puede resultar en drásticos cambios de los ecosistemas o comunidades marinos. Los hábitat marinos se ven afectados por los diversos métodos de pesca siendo la “de arrastre” una de las más destructivas para el fondo marino ya que no solo arrasa con los peces que lo habitan sino que además con la fauna y flora acompañante.

Pero además de afectar a la especie obtenida, la pesca afecta indirectamente al ensamble ecológico de las comunidades. Por ejemplo, la sustracción de una especie considerada al tope de una cadena alimenticia desestabilizaría a las comunidades tanto en hábitat oceánico como costero. Y también tiene efectos sobre la pérdida de diversidad de especies también.

A esto hay que sumar que algunos sistemas de extracción provocan efectos destructivos en hábitat marinos, como es la “pesca de descarte”. Este fenómeno es producto de artes de pesca que no son selectivas como, por ejemplo, el arrastre, el espinel y las redes que se instalan en el mar a la deriva. Este devastador método de pesca afecta sobretodo a especies de carácter longevo como mamíferos, aves marinas, tortugas y tiburones, ya que son generalmente capturados antes de que alcancen su madurez sexual, lo que los inhabilita de producir crías.

Todos los países requieren ordenar y regular sus sistemas de asignación de cuotas de extracción y artes de pesca. Si no existe un seguimiento sistemático y estudios biológicos sobre especies explotadas y sus efectos en las comunidades, la extinción local y comercial de las especies será inevitable. Por eso se vuelve un deber de la sociedad comprender que los recursos marinos no son infinitos y que es un imperativo utilizar toda nuestra inteligencia para encontrar fórmulas racionales de explotación.

———————————

* Director de Oceana, Oficina para América del Sur y Antártica. (http://americadelsur.oceana.org

Publicado en: www.panamaldia.com

  
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario