Jul 31 2021
254 lecturas

Econom铆aSociedad

El alto costo de la mala comida

Por cada peso que pagamos por comida industrializada, pagamos otros dos pesos m谩s por los da帽os a la salud y al ambiente que provoca el sistema agroalimentario industrial. Es un dato tremendo que en el Grupo ETC estimamos a nivel global y revelamos desde 2017 en publicaciones y videos did谩cticos (https://tinyurl.com/6bwaa997).

Ahora, la conservadora Fundaci贸n Rockefeller publica un informe basado en amplios datos estad铆sticos, que confirma esta relaci贸n con an谩lisis de la realidad en Estados Unidos. ( True cost of Food, julio 2021, https://tinyurl.com/ezj93vva).

En ese pa铆s, la poblaci贸n gasta anualmente 1,1 billones (es decir 1,1 millones de millones) de d贸lares en comida. Sobre eso, los gastos generados por la producci贸n, distribuci贸n y venta de comida industrial en atenci贸n a la salud, da帽os ambientales, erosi贸n de suelos, contaminaci贸n de agua, deforestaci贸n, destrucci贸n de la biodiversidad y emisi贸n de gases causantes del cambio clim谩tico, as铆 como costos sociales por trabajo infantil, salarios de hambre, enfermedades ocupacionales y falta de beneficios laborales, suman 2,1 billones de d贸lares adicionales. Costos que son pagados por el erario, es decir por la propia poblaci贸n.

De ese total de 2,1 billones de d贸lares anuales de gastos que genera la cadena agroindustrial, los de atenci贸n a la salud, da帽os ambientales y a la biodiversidad son el 99 por ciento.

Es un subsidio may煤sculo e invisible a las empresas trasnacionales que dominan la cadena agroalimentaria industrial para seguir produciendo alimentos industriales y transg茅nicos, con glifosato y otros agrot贸xicos, para seguir con grandes criaderos de cerdos, pollos y vacas que provocan epidemias, deforestaci贸n, contaminaci贸n de aguas y destrucci贸n de biodiversidad en los campos, para seguir con la producci贸n de alimentos ultraprocesados y con exceso de grasas, sal y az煤cares, que las empresas llenan de conservantes, texturizantes, colorantes, saborizantes y otros qu铆micos para que soporten largos transportes y mayor tiempo sin mostrar pudrici贸n en supermercados y para enga帽ar con sabores artificiales y adictivos a los consumidores.

Adem谩s de dar cuantiosas ganancias a las trasnacionales, el sistema agroalimentario industrial, est谩 estrechamente ligado a las enfermedades que son las principales causas de muerte en el mundo. Un informe de la OMS publicado en diciembre 2020, muestra que de las 10 principales causas de defunci贸n en el mundo siete son enfermedades no trasmisibles (o sea, no contagiosas). Las principales son enfermedades cardiovasculares causadas, por ejemplo, por exceso de colesterol, hipertensi贸n, varios tipos de c谩ncer principalmente digestivos y enfermedades renales. Destaca la OMS la entrada de la diabetes a la lista de las 10 principales causas de muerte, dolencia que aument贸 en 70 por ciento a escala global entre los a帽os 2000 y 2019, y en 80 por ciento como causa de muerte entre los hombres (https://tinyurl.com/4xkz9yya). Todo esto en el contexto de una pandemia global de obesidad, desnutrici贸n y malnutrici贸n que sufre m谩s de la mitad de la poblaci贸n mundial.https://www.who.int/images/default-source/imported/russia-cvd-cardiovascular-heart.tmb-1366v.jpg?Culture=es&sfvrsn=209a6d60_7

Solamente 24 por ciento de las principales causas de muerte a escala global son enfermedades contagiosas y de ellas, m谩s de dos terceras partes son de origen zoon贸tico, la mayor铆a originadas a partir de la cr铆a industrial confinada de animales, como por ejemplo la gripe aviar y la gripe porcina (H1N1).

Justamente una de las cosas que esta pandemia ha puesto sobre la mesa es la estrecha conexi贸n que existe entre la alimentaci贸n y las enfermedades. La gran mayor铆a de los casos graves y de muerte con Covid-19, han sido personas con comorbilidades como obesidad, diabetes, hipertensi贸n, problemas card铆acos, colesterol alto y otras afecciones cardiovasculares, adem谩s de edad avanzada y problemas respiratorios.

Las pocas d茅cadas en las que se ha globalizado el consumo de comida industrializada han llevado a una crisis de los sistemas inmunol贸gicos de la gente y los animales, que nos ha dejado muy debilitados frente a nuevas enfermedades infecciosas.

Esta situaci贸n es a煤n peor en M茅xico. En 2019, El Poder del Consumidor report贸 que 88,8 por ciento de las defunciones fueron por problemas de salud, con un alto porcentaje de obesidad, diabetes, hipertensi贸n. M茅xico es donde m谩s se vende comida ultraprocesada y refrescos azucarados en Am茅rica Latina (https://tinyurl.com/nhv6yvbk).Acci贸n ciudadana en la Secretar铆a de Salud con altar de muertos por obesidad y diabetes en M茅xico

Un tema que no es individual, sino sist茅mico y se debe encarar como tal. El sistema alimentario agroindustrial, desde las semillas al plato, es un generador de enfermedad y es causa mayor de destrucci贸n ambiental, pero pese a ello, subvencionamos a las empresas que lo dominan pagando el triple del costo de la comida.

Es el mismo tipo de empresas que ahora est谩n en juicio contra el decreto oficial que instruye a buscar alternativas al glifosato, para defender su derecho a seguir poniendo veneno en nuestros alimentos. Por la salud de la gente y de la naturaleza, tenemos que sacarlas de nuestra comida, recuperar un sistema alimentario sano, sin qu铆micos, basado en la producci贸n campesina, mercados locales y diversos, con comida que alimente en lugar de enfermar.

* Investigadora del Grupo ETC

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario