Feb 15 2011
859 lecturas

CulturaSociedad

El artista Francisco Toledo ha sido “criminalizado y ofendido por sus rasgos indígenas”

Mario Casasús.*

En Oaxaca, México, Lilia Torrentera, fundadora del periódico digital Ciudadanía Express, habla de la tradición cultural que inauguró Francisco Toledo desde el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO). "Oaxaca no será la misma sin él, se notará su ausencia. He visto al artista sobreponerse al ataque desde la esfera del poder. Sabemos que podemos contar con él, que en dado momento de dificultad nos acompañará donde haya un riesgo para la cultura, para las comunidades, incluso ante un conflicto político".

Y suma: "Siempre nos está regalando su arte, abriendo espacios culturales, es una especie de tatamandón, un papá en la cosmogonía indígena de Juchitán. Es un privilegio verlo deambular por las calles de Oaxaca, pendiente de todo, tendiéndole la mano a la gente que lo necesita –no sólo a los artistas-, es solidario con los presos políticos de la APPO, con las y los jóvenes que padecen SIDA, con las mujeres reclusas, siempre hemos visto el lado humano de Toledo”.

En homenaje por los 70 años de Francisco Toledo, la periodista Lilia Torrentera (abajo, izq.)prepara una cronología con los entretelones del artista visual, y continúa describiéndolo:

—La vida de Francisco Toledo es una novela, no sería justo escribirla; basta con sus grabados, esculturas, mosaicos, papalotes y esculturas.

—Finalmente, ¿cuál sería la moraleja de la zoología fantástica de Toledo?

—El amor por su tierra y serle fiel a la imaginación, Toledo nos entregó todo, él siempre dice: “¿qué me voy a llevar cuando me muera?, nada, por eso voy a deshacerme de todo lo que tengo y de todo lo que sueño”.

* Periodista.
Publicado originalmente en www.elclarin.cl —se reproduce aquí por gentileza del autor.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario