Ago 31 2009
450 lecturas

Sociedad

El caso de los allanamientos policiales “voluntarios” en Chile

Pablo Andrés Rojas Ramírez.*

La "industria salmonera" se develó un gran fiasco –mal diseñada y criminalmente desarrollada–, que enriqueció a pocos y envenena bahías y fiordos del sur del Chile. Una oficina de los "salmoneros" se incendió, fuego provocado no se sabe por quiénes (no se descarta un autoatentado). El incendio inició un brutal operativo judicial-policial intimidador y delincuencial sobre los trabajadores y sectores amigos, uno de cuyos episodios relata el autor.


Es la misma filosofía que apresa, tortura y mata en el territorio a chilenos y mapuche. La misa filosofía que el ministro Viera-Gallo pretende "exportar" de La Moneda al Sur.
El relato:

El día 13 de agosto yo me encontraba en mi domicilio ubicado en la calle Simón Cordobés 1745 en la Población Artesanos de Alerce, del sector Alerce Sur, entre las comunas de Puerto Montt y Puerto Varas; a eso de las 18.00 me aprontaba a cerrar mis correos electrónicos ya que en unos minutos me dirigiría al terminal de buses de Puerto Montt para viajar a Santiago, a visitar a familiares.

De pronto vi asomarse a personal de Carabineros por la ventana de mi dormitorio –que da al patio trasero– apuntándome de manera intimidante, asunto que me sorprendió; y en ese momento otro oficial de Carabineros ya estaba en el interior de mi casa en la puerta de mi dormitorio. En ese instante tome mi teléfono celular pero en el intertanto el oficial que se encontraba en la puerta de mi dormitorio con voz amedrentadora me grita "Suelta eso imbécil y párate" en ese momento ingresa rápidamente mi mascota (una perrita labradora de 2 años) llamada Luna y el oficial que estaba en la puerta de mi dormitorio la patea brutalmente.

Debido a ello es que no opuse resistencia alguna y procedí a levantarme y dirigirme al "líving" , dándome cuenta de un excesivo dispositivo en las afueras de mi hogar, en lo que procedí a salir inmediatamente para a consultar que era lo que estaba pasando. Un oficial de civil me señala que tenía una orden de allanamiento de mi casa, mientras era apuntado con un fusil en la espalda.

Les abril el portón delantero de mi casa, en ese momento comienzan a ingresar más funcionarios de Carabineros a mi domicilio, dirigiéndose a los dos dormitorios de mi hogar, sin dejarme ver lo que estaban realizando. En ese momento el oficial me lee la orden sin darme la posibilidad de leer el papel, y se me obliga a mantenerme en un rincón del "líving".

En ese instante me señalan que incautaran todos los equipos computacionales, cd, o cualquier insumo computacional; consulto al oficial: qué es lo que pasa, por qué se realiza este operativo y me señala "Por orden del fiscal y con la autoridad del la jueza bajo el delito de incendio de las dependencias de Salmón Chile".

Pregunto cuanto demorarán ya que tengo que viajar a Santiago y me dice: "Un rato no más, esto es rápido"; yo consulto si me devuelve mi teléfono o me dejan llamar por teléfono a mi pareja, situación que me es negada;  a mi lado había un mueble con mi colección de películas, discos y el equipo de sonido. Comienzan a desocupar todo; para acelerar el proceso comienzo decirles el contenido de todas las cajas de cd y de películas, respondiendo una por una de que se trata, mientras oficiales  de civil registraban los dormitorios, botando todos los muebles y vaciando todas la cajas,

Habían pasado alrededor de 30 minutos cuando llega mi pareja, que es funcionaria de la Municipalidad de Puerto Montt, con una compañera de trabajo suyo y la pareja de esta última, preguntado que es lo que está pasando. En ese momento yo logro ir a mirar los dormitorios y al observar en el estado en que estaban no resistí emitir comentario sobre la situación. En ese instante escucho a mis espaladas el forcejeo de Carabineros con la pareja de la colega de trabajo de mi pareja, debido a la situación que uno de los oficiales golpea cobardemente a la colega mencionada anteriormente y él pronuncia las palabras “qué le pasa señor a los oficiales”; en ese instante lo reducen y entre 4 carabineros proceden a detenerlo, sin motivación alguna y lo llevan a uno de los móviles apostado en la afueras.

Se escapa mi mascota, por lo que acude mi pareja a buscarla, pero ésta no le hace caso y yo procedo a ir por ella, en ese momento me siguen cuatro oficiales fuertemente armado y uno de ello comienza a provocarme, a lo que preferí no caer en su juego, y logre traer de vuelta a mi mascota, volviendo a ingresar al domicilio y dándome cuenta  que por la hora ya había perdido el bus a Santiago . El oficial que estuvo provocándome comienza a burlarse y a emitir comentarios mal intencionados; yo le pregunto de qué tanto se ríe, con qué moral, y hago el comentario de lo sucedido con el joven comunero mapuche muerto pocos días atrás.

Él dice: "Pronto los mataran a todos esos indios", por lo que preferí ingresar a al interior de mi domicilio, mientras la colega de mi pareja comienza a anotar los nombres de algunos de los oficiales presentes, Cuando veo los objetos decomisados quede totalmente asombrado de las cosas que comenzaron a guardar en una caja grande entre las cosas se encontraban dos notebook en buen estado, libros, discos de música, un lienzo (realizado por un conocido artista mapuche), las cámaras fotográficas, poleras , ropa, tarjetas de memoria, entre otras cosas. Lamentablemente no me dejaron observar todo lo que estaba en la caja.

Concluyendo: comienzan a desalojar algunos mi hogar uno a uno, y me entregan un listado, asunto que yo me negaba a firmar la recepción, pero me señalan "si no firmo, no me devolverán nada", motivo por el cual opté por firmar el listado, pero no me permiten comparar la lista con el contenido de la caja; una vez firmado se van rápidamente del domicilio a eso de las 21.30 hrs, dejando un desorden totalmente mal intencionado en mi domicilio.

Fuimos entonces a buscar a la pareja de la colega de mi pareja a la 5ª Comisaría de Puerto Montt, y esperamos su liberación, cosa que no querían hacer sino hasta el día siguiente, pero luego de un rato lo liberaron; saliendo él nos comenta que jamás le leyeron los derechos. Además me entero que se realizaron allanamientos en varios domicilios, uno de ellos, de un menor de edad, quien pertenece a un colectivo juvenil, además de dirigentes salmoneros, y un profesional asesor de los pescadores de Aysén.

* Asistente social, director del Centro Cultural-Educacionl Leftraru
(www.leftraru.tk).

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario