Ago 16 2004
370 lecturas

Economía

El cobre y un plebiscito para Chile

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En 1990 la producción de CODELCO -la empresa estatal- era 75,2 por ciento, que sumada a la de la Empresa Nacional de Minería (ENAMI ) conformaba el 84,2 por ciento del  total de cobre extraído. La privada era del 15,8 por ciento. Entre 1990 y 2001 la producción estatal aumentó, en términos absolutos. No obstante en la actualidad representa sólo alrededor de un tercio del total; el 67 por ciento restante es producida por las grandes empresas nacionales y extranjeras.

A pesar de ello CODELCO entrega muchos más recursos económicos al Estado de Chile que la suma del aporte de todas las empresas privadas. Desde 1990 hasta 2002 CODELCO entregó al Estado US$ 10.600 millones. En el mismo período las empresas extranjeras pagaron alrededor de US$ 1.500 millones. Siete veces menos a pesar de producir más de dos veces lo que produce CODELCO.

Este es el problema principal que afecta al cobre y perjudica a los chilenos.

Las empresas privadas se benefician desproporcionadamente mediante los siguientes procedimientos:

– El Estado no recibe compensación por la extracción y venta de las minas. El concesionario minero recibe un subsidio de todos los chilenos.
– Pagan muy pocos impuestos o no tributan por años, Como fue el caso de la mina La Disputada de Las Condes: por 23 años no pagó impuestos.
 
– Las empresas privadas venden el cobre a sus filiales en otros países a un precio menor que el del mercado y sólo como materia prima.
– Procesan el cobre en filiales o empresas relacionadas en el exterior.
– Parte muy importante de su inversión la realizan a través de créditos con un interés muy alto y así disminuyen artificialmente sus ganancias.

– Las utilidades de las grandes empresas son enormes, superiores a las que obtienen en sus países de origen o en otros territorios.

Movimiento por la consulta y derechos ciudadanos.

fotoPor primera vez en la historia, en Chile un grupo de ciudadanos y personalidades ha organizado, en forma sistemática, consultas populares en 30 comunas del país. En ellas han votado 228.544  chilenos, firmando el registro correspondiente.

Desde hace mucho tiempo este Movimiento se ha preocupado porque el presente y futuro del cobre -recurso básico- sea definido por la ciudadanía. Por ello en las consultas realizadas en 2003 en las ciudades de Santiago, Quilpué y Viña del Mar preguntamos sobre la situación de este mineral. Participaron 19.961 personas. El 82,54 por ciento de los que votaron no está de acuerdo con la privatización-desnacionalización del cobre.

Más allá de nuestras legítimas diferencias políticas, ideológicas o religiosas podemos y debemos trabajar unidamente para solucionar este grave problema nacional.
El artículo 5º de la constitución señala: “la soberanía reside esencialmente en la nación. su ejercicio se realiza por el pueblo a través del plebiscito y de las elecciones periódicas y, también, por las autoridades que esta Constitución establece”.

El MCDC considera que el gobierno debe llamar a un plebiscito para consultar a todos los chilenos para decidir sobre el presente y el futuro de la principal riqueza del país y decidan sobre la desnacionalización, el royalty, la creación de un fondo para innovación y ciencia y otras materias relacionadas con el cobre.

La opinión de los ciudadanos a través de un plebiscito -aunque no sea vinculante- tiene una fuerza moral inmensa. Las autoridades, los dirigentes políticos y sociales tienen el deber de escuchar a los ciudadanos. Si fuera necesario que el plebiscito sea vinculante y se establezca en forma permanente, se puede aprobar una ley con la misma rapidez con la que se ha realizado por otros motivos.

 

Es necesario hacer una gran campaña para:

– Renacionalizar nuestra principal riqueza para que nuevamente sea de propiedad de todos los chilenos.

– Aumentar el pago de las patentes que beneficiará directamente a las comunas donde se cobran.  La pequeña minería y mediana no deben pagar.

– Que se incrementen los tributos en proporción a la producción.

El gobierno  debe proponer al parlamento un tributo especial a la minería, que por otra parte demanda sólo una mayoría simple; menor a la necesaria para aprobar el royalty que es de 4/7 de los senadores y diputados.

El cobre es un recurso natural no renovable. En consecuencia es necesario:

– Establecer un fondo para la innovación y desarrollo.
– Incrementar la investigación, innovación y el  valor agregado. Incorporar nuevos procesos de fundición, refinación y aumentar la manufactura del cobre .
 
– Descentralizar los recursos obtenidos. Deben destinarse a las regiones para concentrarse en actividades productivas de estas zonas. En especial a las regiones mineras.

Es importante también fortalecer la unión internacional de los principales productores del cobre para en conjunto resolver -desde una concepción humanista- las consecuencias del término de un recurso que no es renovable. Para analizar y prevenir las consecuencias ecológicas y sobre la salud de las personas proveniente de su explotación, su uso, agotamiento y su reemplazo. Para avanzar en los procesos de desarrollo científico y tecnológico vinculados a este mineral.

Frente a la globalización y un mercado mundial, las autoridades deben imprescindiblemente acordar con otros países una coordinación semejante a la que realiza la OPEP, para producir en armonía con la demanda y los precios. Chile está en una situación privilegiada por la magnitud de su producción: alrededor del 36 por ciento del total, la mayor  de la tierra. EEUU -el segundo productor del planeta- produce el 8,3 por ciento; el tercer productor es  Perú, con un 6,2 por ciento del total.

  
 
————————–
*Dr. Edgardo Condeza, presidente, y Raúl Fuentealba, secretario ejecutivo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario