Sep 28 2010
408 lecturas

Sociedad

El Estado se burla de los mapuche: el asesino policial que trabaja para la policía

Resistencia patagona.*

Wálter Ramirez (der.), cabo 2º del Cuerpo de Carabineros de Chile, trabaja en la central de comunicaciones de esa institución en la localidad de Coyhaique, región de Aysén, situación que no tendría por qué importar a nadie si no fuera porque Ramírez asesinó por la espalda al joven mapuche Matías Catrileo, el tres de enero de 2008, según lo demostró en Temuco la investigación correspondiente.

El cabo Ramírez fue recientemente condenado por asesinar al weichafe Matías Catrileo en el fundo Santa Margarita durante una recuperación territorial. Fue el fiscal de Temuco, Jaime Pinto, quien condujo la investigación que demostró que fue el carabinero Walter Ramírez, que formaba parte del GOPE (grupo de operaciones especiales) quien le disparó y dio muerte a Matías Catrileo.

La investigación confirmó que tres disparos de una subametralladora Uzi de Ramírez perforaron por la espalda el pulmón del joven estudiante de Agronomía de la Universidad de La Frontera, causándole la muerte unos minutos más tarde.

El 19 de agosto de este año, la Corte Marcial de Valdivia condenó al cabo 2º Wálter Ramírez a una irrisoria pena de sólo tres años y un día, además remitida (no conoció la cárcel: firma periódicamente), por "violencia innecesaria con resultado de muerte", Ésto pese a que el mismo fiscal militar de Temuco, había solicitado 10 años de presidio efectivo.

En Temuco el abogado Madariaga se mostró sorprendido con la noticia de que al cabo Ramírez se mantenga en servicio activo en la Región de Aysén. Criticó a la institución  policial, señalando que actúa con doble estándar, porque a un carabinero que lo han procesado por robo lo destituyen de inmediato, en cambio a otro por asesinar a un mapuche no le aplican ninguna sanción.

El abogado Jaime Madariaga, representante de la familia Catrileo Quezada, interpuso un recurso de casación ante la Corte Suprema para aumentar la condena. La familia de Matías Catrileo en varias ocasiones manifestó su descontento porque Wálter Ramírez no fue dado de baja en la institución y seguía en servicio activo en alguna prefectura del país.

El abogado Madariaga interpuso un Recurso de Casación ante la Corte Suprema para aumentar la pena aplicada ya que según Madariaga, las pruebas atenuantes presentadas por la defensa de Ramírez son equivocadas: una de ellas indica que disparó al comunero por obrar en celo de la justicia y legítima defrensa, siendo que se comprobó que lo hizo por la espalda.

Curioso, por llamarlo de algún modo, le pareció a Madariaga que Wálter Ramírez esté trabajando en la CENCO de Coyhaique, debido a que fue desde esta misma sección que salió el vídeo que lo incriminaba como único autor de la muerte de Matías Catrileo, diciendo "métele un balazo".

"Si la sentencia definitiva no supera los cinco años de presidio, Wálter Ramírez quedará definitivamente en libertad, aunque deberá ser dado de baja de Carabineros por haber cometido un crimen", dijo Jaime Madariaga.

También desconcierto es lo que sintió el abogado de la Comisión Justicia y Paz de Aysén, Marcelo Rodríguez, al enterarse que Walter Ramírez trabaja en Coyhaique sin problemas. Rodríguez señaló que Carabineros no debe proteger asesinos, instando que la Institución aparte a Ramírez de sus filas.

El de Ramírez no es el único caso en que Carabineros envía hasta la Región de Aysén a uno de sus miembros cuando se encuentran implicados en alguna investigación judicial de carácter grave. Un caso similar se dio a raíz de la desaparición del joven de 16 años —también mapuche— José Huenantes luego de un control policial en Puerto Montt en el año 2005, en lo que se ha conocido como el primer y único caso de un detenido-desaparecido en democracia.

Uno de los carabineros involucrados en este caso, el cabo 2º César Vidal, fue trasladado hasta la localidad de Mañihuales, en donde se desempeñó por tres años, hasta que fuera formalizado y dado de baja de la institución por su participación en esta desaparición forzada.

Walter Ramírez seguiría prestando funciones en la CENCO de Coyhaique hasta que recibir la sentencia definitiva. Pero, claro, los reclamos mapuche no son atendibles…

* Enlace a Resistencia Patagona aquí.
 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario