Mar 24 2005
383 lecturas

Ambiente

El mar bajo los efectos del cambio climático

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Los gobiernos no pueden esperar a que ocurran los primeros efectos catastróficos de los cambios climáticos para reaccionar porque entonces será demasiado tarde, ya que la inercia térmica de los océanos prolongará los efectos del calentamiento global haciendo irreversibles sus consecuencias.

Dos equipos independientes del NCAR (National Center for Atmospheric Research) han modelizado el efecto de la inercia de los océanos sobre el calentamiento climático. Hace dos años, el NCAR formuló otra predicción modelizada de la evolución del clima, señalando que la temperatura global subiría hasta 10 grados este siglo si no se reducen las emisiones contaminantes.

Respecto a la nueva investigación, ésta se basa en que el agua necesita mucho más tiempo que el aire para calentarse, lo que también es válido para la atmósfera y los océanos. Debido a las pautas de tiempo invertidas en estos procesos, incluso aunque las emisiones de gases de efecto invernadero se hubieran estabilizado en el año 2000, la temperatura media del planeta continuaría subiendo medio grado Celsius a lo largo del siglo XXI, según el modelo realizado al respecto por los científicos Gerald Meelh y Thomas Wigley.

Por la misma razón el nivel del mar continuaría subiendo por efecto de la expansión térmica, ya que los océanos se dilatan al aumentar su temperatura. Aún sin contar con el derretimiento de los hielos terrestres, continentales y del mar, el nivel de los océanos subirá inevitablemente al menos 10 centímetros este siglo.

El nivel del mar se ha incrementado ya nueve centímetros en el último siglo y podría aumentar entre 9 y 88 centímetros en el presente. Si el hielo de Groenlandia se derrite completamente, se sumarían 7 metros al nivel global del mar y si se suma la capa del Antártico, se aumentaría otros 5 metros.

Las crisis sanitarias

Los resultados de este estudio ponen en evidencia no sólo la necesidad de incrementar los esfuerzos para contener las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también de preparar a la sociedad para algunos cambios planetarios –ya inevitables– y que tendrán un profundo impacto en determinadas zonas del planeta.

Una de las consecuencias de estos cambios es el previsible aumento de las crisis sanitarias, tal como ha advertido un grupo de científicos en el reciente encuentro anual de la American Association for the Advancement of Science, realizado en Wáshington del 17 al 25 de febrero.

Jonathan A. Patz, profesor de estudios ambientales y de salud pública de la universidad estadounidense de Wisconsin, afirmó en una conferencia impartida en el marco de dicho encuentro que el cambio climático no afectará sólo al aumento de la temperatura, sino que traerá consigo nuevos riesgos sanitarios.

Entre ellos están las olas de calor que pueden resultar mortales, así como las epidemias, las hambrunas y las inundaciones. Según Patz, a medida que el ser humano altera su entorno, aumenta la vulnerabilidad al calor, a las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire e infecciosas y a la desnutrición o mala alimentación.

El mayor riesgo no es el calor

Sin embargo, el mayor riesgo para la salud no se encuentra en el calentamiento global en sí, sino en sus drásticas consecuencias climáticas: grandes tempestades, inundaciones, cambios dramáticos de la temperatura… Situaciones extremas –vinculadas al cambio climático– que constituyen los peligros mortales más serios.

Para Patz resulta esencial nuestra capacidad de adaptación. Y para desarrollarla es indispensable encontrar las fórmulas para atenuar los potenciales efectos del cambio climático en los seres humanos.

El aumento de las precipitaciones, por ejemplo, hace que proliferen insectos y animales, así como nuevos virus y bacterias que pueden afectar a la salud pública. Una de las estrategias para evitar en la medida de lo posible este riesgo sería desarrollar y utilizar sistemas de alerta y previsiones climáticas que permitan tomar las medidas necesarias para limitar el contacto con fuentes patógenas.

Efecto amplificador

La creciente utilización del aire acondicionado contra las insoportables olas de calor significan la combustión de carburantes fósiles necesarios para la climatización, que si bien resuelve el problema momentáneamente luego lo potencia, por lo que se deben buscar cuanto antes nuevas fuentes de energía no contaminante.

Por otro lado habría que evitar también la contaminación de las aguas como consecuencia de los vertidos procedentes de alcantarillas y otros fenómenos, mediante estructuras y redes adecuadas.

En definitiva, tomar medidas en todos los frentes para frenar desastres y epidemias para los que, hoy por hoy, no estamos sanitariamente preparados.

 ———————————

* En Tendencias 21.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario