Oct 26 2009
675 lecturas

Cultura

El Mercurio como objeto de estudio del periodismo en dictadura

Mario Casasús.*

El 24 de octubre se estrenó el documental El Diario de Agustín en México DF, por una iniciativa del Archivo Gregorio Selser, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y el Festival Internacional de Cine Documental, con la participación del director Ignacio Agüero. Presentamos un detrás de cámaras, en a persona de Claudia Lagos, responsable del volumen publicado posteriormente.

 

Dice: “El proceso de edición del libro, fue complicado porque era combinar el trabajo colectivo con el individual de cada autor, lo que implicaba también respetar los estilos, distintos, así como los enfoques y metodologías, a la vez que construir un marco común a la investigación”.

Claudia Lagos Lira, editora de El Diario de Agustín (Lom, 2009), se refiere al libro homónimo del documental y DVD, que despertó un inusitado interés en Chile, Argentina y México, sobre el papel de El Mercurio durante el régimen de Pinochet y la cobertura que hizo de las violaciones a los derechos humanos.

El diario de Agustín (en)cubrió la Operación Colombo –el montaje periodístico para explicar la ejecución de 119 detenidos desaparecidos–; el asesinato de Marta Ugarte, única dirigente comunista que después de ser arrojada al mar, su cadáver emergió y el oleaje la expulsó a la playa (1976); además del arresto y tortura de Iván Barra y Jorge Jaña, resultado de la fabricación de delito, cuando sus fotografías salieron publicadas en El Mercurio, como líderes de las manifestaciones durante la visita de Juan Pablo II (1987), sin embargo ambos jóvenes no estaban involucrados in situ de las protestas.

Lo insólito de El Diario de Agustín (2008) es la participación, en el documental, de dos ex directores de El Mercurio: Juan Pablo Illanes y Arturo Fontaine –incómodos se levantaron abruptamente durante las entrevistas– y el mea culpa, "on the récord", de la reportera que tildó el asesinato de Marta Ugarte, como crimen pasional. 

Autora del libro: Aborto en Chile (Lom, 2001); editora de la desaparecida revista Rocinante, y en la actualidad coordinadora del programa de Libertad de Expresión del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, la periodista Claudia Lagos Lira tiene grandes expectativas sobre las nuevas generaciones:

“Como profesores de periodismo de la Universidad de Chile, esperamos de nuestros estudiantes: un alto compromiso ético, capacidad de empatizar, sensibilidad social, convicciones democráticas, capacidad intelectual y profesional para desempeñarse en cualquier ámbito de las comunicaciones y con alto sentido de lo público”.
 
–Lom publicó El Diario de Agustín, ¿cuántas horas de grabación quedaron fuera del documental?, ¿cómo fue el proceso de edición?

–Entiendo que para el documental se hicieron unas 100 horas de grabación, por lo que me ha dicho Ignacio Agüero, su director. Sobre el proceso de edición del documental, no puedo contarte mucho porque yo no tuve arte ni parte en eso.

"El proceso de edición del libro, fue complicado porque era combinar el trabajo colectivo con el individual de cada autor (cada capítulo está escrito por un autor distinto) lo que implicaba también respetar los estilos, distintos, así como los enfoques y metodologías, a la vez que construir un marco común a la investigación que diera cuenta de dos grandes temas: El Mercurio como objeto de estudio y cómo era ejercer periodismo en dictadura".

–Recuerdo un ránking de El Mercurio que situaba en primer lugar de ventas el libro de Armando Uribe, con el título Carta abierta (Lom, 2002), pero omitieron el destinatario. ¿El Diario de Agustín correrá con la misma suerte de olvido entre las páginas de El Mercurio?, ¿qué recepción ha tenido la edición impresa de El Diario de Agustín?

–El Mercurio publicó un artículo con carácter de editorial, pero en sus páginas de Cultura al día siguiente del lanzamiento del libro, acusando que se trataba de la versión impresa de “una campaña” en contra del periódico, que había iniciado Agüero con el documental. El Mercurio se vio en la obligación de publicar nuestra rectificación y la de Villagrán y Agüero, desmintiendo que esto se tratara de una campaña; eso ha sido todo el espacio en el mismo Mercurio ha dado al texto.

"Sobre la recepción por ahora partiré de la base de los comentarios de colegas periodistas, entre otros, quienes fueron al lanzamiento el 18 de mayo. Así como los comentarios que poco a poco hemos comenzado a recibir gracias a actividades, como la Feria del Libro Social y Político en Valparaíso, en el Centro de Extensión del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, que fue muy bien criticado por los académicos  de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) y de la Universidad Católica de Valparaíso (UCV) que lo presentaron".

–El Diario de Agustín se puede consultar en YouTube, ¿qué resultados obtuvieron al  comercializar el DVD?

–El DVD fue un éxito, se distribuyó con la revista The Clinic y la primera edición se agotó antes de una semana. Entiendo que la versión en YouTube es la emitida por la TV pública de Argentina (Canal 7).

–¿Han pensado enviar El Diario de Agustín a otros canales televisivos?, por ejemplo a teleSUR, lo pregunto porque en la Argentina ya lo proyectó Canal 7…

–Ni idea, sé que están conversando con Televisión Nacional de Chile (TVN); como te digo, lo relacionado con el documental, sugiero hablarlo con el productor Fernando Villagrán, yo sólo te puedo hablar de la investigación y del libro.

–¿El documental causó un efecto dominó?, háblanos desde el termómetro universitario…

–Yo he participado en algunas presentaciones, por ejemplo: en la Universidad Diego Portales (UDP) y en la Universidad Austral. La recepción ha sido muy buena, pero deberías preguntarle a Fernando Villagrán e Ignacio Agüero, ambos asistieron a decenas de presentaciones por Chile y a varios festivales.

–¿Habrá una segunda tesis sobre el rol de El Mercurio durante el siglo XIX en la “pacificación” de la Araucanía?, ¿O sobre su perfil editorial frente a la Ley Antiterrorista en contra de la comunidad mapuche?… Demasiada tela para cortar, ¿no lo crees?

–Sería estupendo, habría que conseguir financiamiento.

–Claudia, viste en primer plano el cierre de Rocinante, has leído las noticias sobre la negativa del gobierno a indemnizar al Clarín de Chile y la querella de Punto Final para democratizar el gasto publicitario del Estado en los medios de comunicación, ¿cómo analizas estos indicadores?

–En el caso de lo que llamas "democratizar" la publicidad oficial, no concuerdo con la idea de que ésta sea considerada un subsidio. Creo que, visto desde el Estado y el buen uso de los fondos públicos, la inversión publicitaria del gobierno debe apuntar a conseguir los objetivos comunicacionales de las campañas públicas. Ahora, si concuerdo en que hay que revisar, ampliar y mejorar los criterios de asignación de los recursos del Estado y, sobre todo, de transparencia.

–Finalmente, alguna vez le pregunté a Faride Zerán, sobre las aspiraciones de los estudiantes cuando la prensa escrita y televisiva pertenecen a la derecha; Claudia, ¿cuál es tu expectativa?

–Creo que no me corresponde hablar por otros. Puedo decirte que como profesores de periodismo de la Universidad de Chile, esperamos de nuestros estudiantes: un alto compromiso ético, capacidad de empatizar, sensibilidad social, convicciones democráticas, capacidad intelectual y profesional para desempeñarse en cualquier ámbito de las comunicaciones y con alto sentido de lo público.

* Periodista.
Publicado en www.elclarin.cl –se reproduce aquí por gentileza del autor.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario