Oct 12 2005
354 lecturas

Cultura

El “nos vamos” de Rocinante y su eco en México

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

(Cuernavaca México). La revista de literatura, política y memoria Rocinante anunció su cierre definitivo en la edición de octubre de 2005; estoy hablando de la publicación más prestigiada de Chile y sin temor a equivocarme uno de los más importantes centros intelectuales de debate en Iberoamérica. En noviembre de 1998, en el primer número, el antipoeta Nicanor Parra concedió la primera entrevista, justo cuando había prometido retirarse de los escenarios, rompiendo su silencio.

Fue el inicio de un cabalgar por las letras de nuestro continente y por la memoria universal. También hablaron en exclusiva para Rocinante, con el pretexto de la presentación de un nuevo libro –o una de sus visitas fugaces de entonces a Santiago de Chile– Armando Uribe (Premio Nacional de Literatura 2004); el poeta brasilero Thiago de Mello; la escritora de “bestsellers” Isabel Allende; nuestro querido Roberto Bolaño –Q.E.P.D.–; el más influyente historiador de Inglaterra, Eric Hobsbawm; el Premio Cervantes Gonzalo Rojas; y desde México Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Juan Villoro, Sergio Pitol, el sacerdote y secretario de cultura del gobierno sandinista Ernesto Cardenal, el irreverente y barroco Pedro Lemebel, la colombiana Laura Restrepo, el argentino Juan Gelman, el cantautor madrileño Ismael Serrano, los reconocidos cineastas Raúl Ruiz y Patricio Guzmán, el poeta de la guitarra Angel Parra –hijo de la inolvidable Violeta Parra–, la pintora Roser Bru, los famosísimos Mempo Giardinelli, Luis Sepúlveda, Antonio Skármeta, Poli Délano y el crítico literario Volodia Teitelboim, sin olvidar a los premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, Günter Grass y José Saramago o a los intelectuales franceses Alain Touraine, Regis Debray; hasta el Presidente de la República de Chile, Ricardo Lagos fue a la redacción de la revista en abril de 1999 para conversar con todo el Consejo
Editorial.

La anterior lista son de los nombres que dentro de mi tristeza recuerdo, hago el presente ejercicio sólo por mencionar las exclusivas de Rocinante que le dieron la vuelta al mundo y nos hicieron, como la despedida de Ernesto Che Guevara: “sentir bajo nuestros talones, el costillar de Rocinante”.

UN POCO DE HISTORIA

Durante el gobierno de Salvador Allende (1970/1973), se logró una industria editorial sin precedentes en América, Quimantú era el sello de la Unidad Popular, (a mediados de 1972 la producción estrictamente literaria superaba los 500 mil ejemplares mensuales, sumando los libros políticos y reediciones se elevaba a los 800 mil ejemplares mensuales). Bajo la estrategia de la lectura al alcance de todos y el despertar de un pueblo, Chile se convirtió en el suceso a estudiar.

Luego vino el Premio Nobel a Neruda –octubre de1971– y el gobierno se empeñó en editar un millón de antologías del laureado de Isla Negra, para ser regaladas entre los sindicatos, escuelas, bibliotecas y hasta las fuerzas armadas. La Antología popular 1972 de Neruda tiró únicamente 150 mil ejemplares, el resto no pudo ser: el golpe de Estado de Pinochet hizo desaparecer, sólo en las bodegas de la editorial Quimantú, más de 5 millones de libros.

Los intelectuales chilenos buscaron el exilio desde el mismo 11 de septiembre de 1973, en países como México, Cuba, Venezuela, Argentina, Francia, la URSS y el resto de Europa del este. La primera revista del exilio tardó cinco años en aparecer, se llamaba Araucaria de Chile –publicada entre 1978 y 1989–, bajo la dirección del escritor Volodia Teitelboim, íntimo amigo de Neruda. Se reunieron todas las voces disidentes a la dictadura de Pinochet, de todos los rincones de la tierra llegaban colaboraciones: Julio Cortázar, Mario Benedetti, Gabriel García Márquez, José Miguel Varas, Ariel Dorfman, Antonio Skármeta, Hernán Loyola, Virginia Vidal, Sergio Villegas, Luis Alberto Mansilla, Silvio Rodríguez y un largo etcétera, hicieron legendaria aquella revista de la memoria y la denuncia.

Regresó la democracia en Chile en 1990, y de a poco se inició el periodismo independiente, frente a la prensa oficial que había organizado el golpe de Estado, en el caso de el diario El Mercurio –según los propios documentos desclasificados de la CIA– o los que habían montado toda una campaña contra la militancia de izquierda que permaneció en el país y puso a los muertos y desaparecidos en una “guerra interna contra el cáncer que representaba el marxismo”.

La transición fue difícil, Pinochet era el hombre detrás del poder y los empresarios eran los hombres detrás de “Pinocho” (como lo había bautizado la sabiduría popular), los intentos de prensa independiente en democracia como el diario La Epoca o la revista Pluma y Pincel fueron cerrando sus puertas, hay quien sostiene que hubo más prensa independiente durante la dictadura, que “ya regresada la democracia”.

En 1998 Pinochet fue arrestado en Londres, lo que provocó que por primera vez se hablaran esas partes de Chile que no se tocan: las violaciones a los derechos humanos, los crímenes de lesa humanidad, los robos del Estado, las privatizaciones de la salud, la educación y la jubilaciones de la tercera edad. Rocinante nace en ese contexto de 1998 y con toda la experiencia de Quimantú, del diario El Clarín de Chile, y las revistas Araucaria, Pluma y Pincel, y la que celebra sus 40 años de existencia Punto Final o el diario La Epoca

EL MERCURIO Y LA TERCERA LOS ÚNICOS
BENEFICIADOS POR EL CIERRE DE ROCINANTE

Tal como en 1998, por el arresto de “Pinocho”, en 2003 se confabulaba un
clima para resucitar la memoria: eran los 30 años del golpe de Estado; algunos hacían un mea culpa, otros (El Mercurio y La Tercera, o el canal de TV Megavisión) defendían al general Pinochet, por obvias razones, ya que participaron activamente en el adiestramiento de las mentes bajo la ideología Opus Dei.

El Mercurio se había convertido en el diario de mayor circulación e influencia de Chile y el en caso de La Tercera y el canal Megavisión, su propietario y accionista mayoritario, el empresario Ricardo Claro, es señalado por organizaciones de derechos humanos de prestar sus barcos como centros de tortura y de entregar a sus trabajadores –de ideas marxistas– a la poliCIA secreta de Pinochet para su muerte y desaparición.

Entonces tenemos a dos grandes medios escritos que controlan todo el
mercado de la información en Chile, El Mercurio (propiedad de Agustín Edwards) y La Tercera (con Ricardo Claro como accionista mayoritario) ambos responsables de la muerte y desaparición de un país.

ROCINANTE Y YO

El escritor José Miguel Varas (amigo personal de Neruda y editor fundador de Rocinante) fue la primera persona que le brindó un poco de confianza a mi trabajo. Lo conocí en Buenos Aires, en una Feria del Libro, lo entrevisté por el asunto del libro “amputado” de Neruda bajo el sello Quimantú. En la revista dimos la exclusiva de que Canción de Gesta (dedicado a la Revolución cubana) tenía un prólogo inédito y que se encontraba extraviado dentro de la Biblioteca de Literatura Extrajera de Moscú.

Luego vinieron otros temas, la Antología Popular, 1972, de Neruda, robada y falsificada por la editorial española Edaf; el controvertido asunto de Roberto Fernández Retamar –consejero de Estado de Cuba y mano derecha de Fidel Castro– y la Carta contra Neruda de 1966. Publiqué la reconstrucción de los hechos de 1966, la versión de Carlos Fuentes y otras, las declaraciones de Retamar sobre el “olvido” de la infame carta y sólo me valió una serie de comentarios peyorativos de la doctora Ana Pizarro –a quien admiraba desde hacía tiempo– publicados en Rocinante. A la doctora Pizarro le contesté de manera privada, en una extensa carta dejada en su correo electrónico de la Universidad de Santiago de Chile (USACH) y tiempo después el profesor y crítico literario Hernán Loyola (editor de las Obras Completas de Neruda) me dedicó su Carta abierta a Roberto Fernández Retamar, publicada en el diario El Universal de México.

Rocinante ventiló poemas inéditos de Neruda, testimonios de sus más cercanos amigos y sin quererlo se posicionó como una revista especializada en la vida y literatura de Neruda.

Pero… ¿recuerdan que mencionaba al diario La Tercera/Ricardo Claro y
las violaciones a los derechos humanos en los barcos Sudamericlaros como centros de tortura?

Gracias a Rocinante pude armar la historia completa de la Fundación
Neruda –investigación exclusiva, publicada en La Jornada Morelos, el 11 de agosto de 2005**– y su inversión de más de 2 millones de dólares en una empresa de Ricardo Claro–. En la vieja redacción en la comuna de Ñuñoa, en Santiago de Chile, en una computadora cualquiera, para no olvidar ¿quién es?, había pegado un panfleto de la funa –denuncia pública a los colaboradores de Pinochet– con la foto y los antecedentes de Ricardo Claro; fue la primera vez que supe de su existencia y su pasado como torturador.

La Fundación Neruda no pudo desmentirme, y convocó a una rueda de prensa en el diario La Tercera (21 de agosto) para dar su versión de los faltantes económicos y la inversión de los más de dos millones de dólares en el fascista Ricardo Claro, situación de la que “Neruda estaría de acuerdo”, según las palabras de Juan A. Figueroa –íntimo amigo y socio de Ricardo Claro desde sus años mozos en la Universidad–. En Rocinante publicaría mi investigación completa, pero como dice Neruda: “Es hora de partir…¡Oh abandonado!”

Sólo me queda seguir difundiendo todas las irregularidades financieras e históricas de la Fundación Neruda, desde mi querida ciudad de Cuernavaca y dejar que los medios impresos de Chile sigan alienando a toda una sociedad y ahorcando a la combativa prensa independiente como siempre.

Nota Final:

Le había propuesto a Rocinante un par de entrevistas: la primera a mi amigo y vecino de Cuautla, el escritor José Agustín –La Tumba,1964, Vida con mi Viuda, 2004– sobre su testimonio de la escritura bajo prisión durante los años sucios del régimen neoliberal del PRI y de su acercamiento a la creación chilena por su amistad con Antonio Skármeta, Poli Délano y Oscar Hahn.

Y la segunda entrevista al caricaturista Eduardo del Río, Rius, vecino de Tepoztlán, Morelos, sobre su relación laboral con el Che Guevara, de la mesa compartida con el monero argentino Joaquín Lavado, Quino, por los 50 años de “mono a mono” y lo que el propio Rius me contó en exclusiva para Rocinante: “El día 11 de septiembre de 1973, recibí una carta del gobierno de Salvador Allende, para invitarme a conocer la experiencia socialista chilena”, esa declaración me dejó sin palabras. Sólo puedo imaginar a Rius pintando sus monos en Quimantú o junto al surrealista Roberto Matta y la Brigada muralista Ramona Parra.

Rocinante ya no cabalgará nunca más, les envío un abrazo compañeros del alma, y para despedirme, y dejarle una piedrita en el camino a La Tercera y Ricardo Claro, me permito citar la última carta que recibí de vos Faride (imagen de apertura), maestra y amiga solidaria, mil gracias por todo lo vivido.

“Querido Mario,
Felicitaciones por tu boda. Leí el reportaje de La Tercera; de hecho habíamos dejado tu reportaje sobre la Fundación Neruda para publicarlo en el número que sale a kioscos en octubre. Estamos pasando por problemas económicos por la falta de avisos, el gobierno se lava las manos y avisa en el duopolio, y nosotros al borde del cierre.
Así son las cosas para el periodismo independiente chileno, cariños Faride”.

(Faride Zerán es la directora fundadora de Rocinante; el anterior correo electrónico lo recibí el 23 de agosto de 2005).

——————————

* Periodista mexicano. Este artículo puede leerse en La Jornada Morelos, sección Cultura, del nueve de octubre de 2005 (www.lajornadamorelos.com/index.php?module=pagesetter&func=viewpub&tid=2&pid=1048).

**En Pîel de Leopardo puede leerse de Mario Casasús:

–  Desde México una mirada crítica a la Fundación Neruda (www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1347).

– Neruda: la cóndor, el buitre y la casa que no pudo ser (www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1494).

– El poeta traicionado (www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1500).

Sobre el cierre de la revista Rocinante se informa en www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1504

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario