Mar 31 2006
301 lecturas

Cultura

EL PODER DE LA MUJER, LA MUJER EN EL PODER

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Nunca una mujer ha liderado las Naciones Unidas. Las principales religiones no aceptan sacerdotisas. Las tres repúblicas más grandes, pobladas y armadas que jamás haya habido –Estados Unidos, Rusia y China– nunca han tenido una presidenta.

En América las mujeres han llegado a la presidencia sólo en cuatro repúblicas suramericanas, en dos centroamericanas y en dos del Caribe. Ninguna ocupó el cargo en América del Norte.

En el Sur, Bachelet es la cuarta mujer que llega al poder máximo, aunque es la primera en haber llegado tras encabezar una lista electoral. En julio de 1974 cuando fallece Juan Domingo Perón le sustituye su esposa y vicepresidenta Isabel, hasta que en marzo de 1976 ella es depuesta por la junta militar de Jorge Videla.

En Bolivia, en octubre de 1979, y durante ocho meses, Lidia Gueiler fue nominada por el Congreso como presidenta interina. Su gobierno fue antecedido por el golpe de Alberto Natusch y posteriormente anulado por Luis García Meza.

En Ecuador, Rosalía Arteaga fue presidenta del 9 al 11 de febrero de 1997 cuando Abdalá Bucaram le dejó el cargo a ella, su vicepresidenta.

En Centroamérica han habido dos presidentas constitucionales: Violeta Chamorro (Nicaragua 1990-96) y Mireya Moscoso (Panamá 1999-2004). En el Caribe llegaron a la presidencia la juez Ertha Pascal-Trouillot (Haití, 1990-91) y la marxista Janet Jagan (Guyana, 1997-99).

De las siete presidentas americanas que han precedido a Bachelet, sólo dos culminaron sus mandatos constitucionales –Chamorro y Moscoso– y tres llegaron al cargo de manera interina y provisoria. Las dos primeras presidentas americanas fueron derrocadas militarmente.

Bachelet busca ser la primera suramericana que acabe todo su mandato constitucional. La diferencia con las mandatarias que tuvieron Nicaragua y Panamá es que Bachelet es socialista,y es la tercera presidenta americana que tiene un pasado marxista.

Ni Janet Jagan ni Lidia Gueiler hicieron cambios radicales durante sus efímeras administraciones. La líder del Partido Socialista de Chile, por su lado, ha dicho que su gobierno mantendrá la economía monetarista y los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos distanciándose de las políticas antiimperialistas de Mamadruke Grove de 1932 (cuya revolución socialista castrense fue la precursora de su partido) y del gobierno de Salvador Allende (1970-73).

Bachelet cuenta con la ventaja de que tiene una amplia mayoría legislativa, que la oposición de derecha está dividida y que tiene un contexto regional favorable donde ella aparece como una izquierdista pero más moderada que la de los mandatarios de Venezuela, Bolivia y Cuba. Ella buscará mantenerse a flote combinando políticas económicas liberales con medidas sociales y pro derechos humanos, y apareciendo como una mediadora entre los gobiernos del continente en favor y en contra de Estados Unidos.

Bachelet es hoy la única presidenta en todas las Américas. Inmediatamente después de su triunfo, en África, juraba en el cargo la primera presidenta de su historia: Ellen Johnson-Sirleaf, de Liberia.

En Europa hay tres reinas (Isabel II en Gran Bretaña; Beatriz en Holanda y Margarita en Dinamarca, que no gobiernan) y tres presidentas (Mary Mcaleese, en Irlanda, Vaira Vike-Freiberga en Letonia y Tarja K. Jalonen en Finlandia). Angela Merkel es la canciller alemana.

En Asia, Gloria Macapagal preside Filipinas y Khaela Zia es primera ministra de Bangladesh. En África hay dos ex colonias portuguesas que tienen mujeres como primeras ministras (aunque no en la presidencia). Estas son Luisa Diogo (Mozambique) y María Do Carmo Silveira (Sao Tome).

Hay más mujeres que hombres, pero en el mundo las damas representan sólo el 16% de los parlamentarios y menos del 5% de los gobernantes. Sin embargo, a nivel mundial las mujeres representan dos tercios del número de analfabetos, así como de los 1,100 millones de indigentes y de los 130 millones de infantes que no pueden asistir a una escuela.

En nuestro planeta las mujeres sólo ocupan un quinto de los puestos ejecutivos y apenas una de cada 10 películas recientes ha sido dirigida por una dama. Una de cada 33 jefes de compañías europeas es mujer y sólo el 1% de la tierra titulada del mundo tiene dueños femeninos.

En Etiopía una de cada siete mujeres muere cuando nace su niño y en el vecino país Chad apenas el 4% de las niñas va al colegio. En la mayoría de la Península Arábiga la mujer carece de voto, mientras que en Arabia Saudita no pueden ir solas a la calle, ni manejar, ni andar sin velo.

En muchos países musulmanes una mujer puede ser comprada para esposarse con ella o se les extirpa el clítoris siendo niñas. En muchos países el aborto, el lesbianismo o el divorcio están penados por la ley , aunque a la prostitución se la deja pasar inpunemente.

La elección de una mujer gobernante siempre genera una especie de efecto contagioso en su región. Pakistán y Bangladesh son una excepción en el Islam pues han tenido o tienen primeras ministras, pero ello sólo se ha dado después que Indira Ghandi fue primera ministra de su común vecino India.

En Alemania, la socialcristiana Angela Merkel depuso al socialista Gerhardt Schroeder convirtiéndose en la primera canciller germana. Mientras que en Francia los socialistas quieren acabar con 12 años de presidencia centroderechista y una de sus miembros, Segalene Royal, es la que encabeza las encuestas.

En Chile tras que la izquierda ha hecho elegir a la primera presidenta de su país, en Perú la derecha levanta dos candidatas para dicho cargo. Si Chile elige a una socialista, los socialcristianos quieren que Lourdes Flores sea la primera presidenta peruana y que Cynthia Viteri sea la primera mujer electa directamente para el cargo máximo. Ellos quieren valerse del efecto Merkel para revitalizarse en una América Latina donde los democristianos han sufrido varios retrocesos.

Es de esperar que, tras el hecho que Chile tenga por primera vez una presidenta y un gabinete con 50% de mujeres, esto tenga un efecto sobre las Américas. Por ejemplo, que Hillary Clinton o Condoleeza Rice se atrevan a ser las primeras candidatas para la presidencia de la principal nación americana.

————————————————

*Analista internacional. Profesor en la London School of Economics. Artículo también publicado en La Opinión, EEUU.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario