Jul 9 2008
267 lecturas

Sociedad

Elena Varela: “Me detuvieron los ex CNI”

Lucía Sepúlveda Ruiz*

La documentalista chilena Elena Varela –cuya prisión protestan representantes mundiales de la cultura– cuestionó el actuar de la justicia y la policía chilena en una carta fechada el 29 de junio, antes de que la Corta Suprema rechazara su recurso de amparo, ordenando mantenerla encarcelada por seis meses para investigar su supuesta participación en delitos por los que ya fue condenada en los medios de comunicación.

 

Escribe Varela confinada en alta seguridad: "Los policías de inteligencia ¿persiguen a miristas o ex miristas? Tengo dudas de su perseguidor, creo que el perseguidor no ha dormido en paz desde que le quitaron la dictadura".

A continuación, el texto completo de su mensaje desde la cárcel de alta seguridad de Rancagua donde permanece sin que la prensa tenga libre acceso a ella, e impedida de leer diarios y escuchar radio. La revista Punto Final, por ejemplo, continúa esperando autorización del Juzgado de Garantía –condición exigida por Gendarmería– para grabar una entrevista con la imputada. El lunes 7 de julio, los diputados Marco Enríquez (socialista) y Alvaro Escobar (independiente) visitaron a la cineasta en prisión.

Carta a la Comunidad Internacional y Nacional

Estimados Amigos y hermanos:
Tengo la fe de que habrá justicia a pesar de todo. La Justicia no existe para quienes debieran proclamarla, sino en nuestros actos.

Nosotros hemos tenido responsabilidad en validar cuanta ley es utilizada. Han utilizado todo tipo de ilícitos y leyes contra quienes reclaman dignidad y opresión. Así aun en democracia han usado la ley de Pinochet: La ley Antiterrorista para aplacar una inmensa cultura, La cultura mapuche.

Silenciaron, militarizaron, judicializaron y luego que estamos contando esto, hemos caído quienes pretenden contar esta historia.

Siento que no existe paz en Chile, que no se respetan los mínimos derechos. El miedo lo inculcaban durante la dictadura matando, encarcelando por pensar distinto, por defender causas importantes. Hoy es casi lo mismo, solo que se apoyan de leyes e ilícitos.

La tortura es sicológica, la opresión, es el silención, la ultimación como persona.

Yo soy por esencia una mujer libre y no sólo libre sino libertaria, creo que todos tenemos derecho a vivir en Paz y gozar la tierra y las aguas del planeta. Todos podemos pensar y soñar.

No es fácil este momento. Ya no era para mi fácil aceptar la violencia del Estado en las tierras mapuche y las aguas del sur. Yo vivía cada día sorprendiéndome, corriendo de un lugar a otro con mi cámara, luego encender la tele y ver a presidentes democráticos prometiendo maravillas al pueblo.

¿Qué puedo sentir en esos momentos?

Yo creo que no soy la única que ha sufrido esta sorpresa, eso cuando incluso aún no te ha tocado la violencia. Es un poco más fácil si eres una cámara y luego te vas a tu casa con grandes comodidades y no sientes el olor a las lacrimógenas dentro de tu casa. Cuando puedes salir de tu casa sin ver tu lugar rodeado de policía. Cuando nadie te sigue.

Pero hace dos años mi historia cambió, fui perseguida y mi corazón se abría hacia los oprimidos. Sé con mi cuerpo y alma en que consiste la opresión y el atropello a los derechos mapuche. No sólo eso, pude vivenciar y percibir en carne y hueso los efectos de la represión de la dictadura y sus seguidores en Panguipulli y en Neltume.

Levanté una orquesta sinfónica intercultural de niños en Panguipulli. Pero los grandes empresarios financiaban esta orquesta siempre y cuando esta orquesta dejara de llamarse "Intercultural" y tuviera niños mapuche.

Mucha gente a lo largo de mi recorrido me ha preguntado por qué hago estos actos, por qué hago esta película por ejemplo, y la verdad es que mi respuesta es por amor a Dios, pues no me resulta indiferente la injusticia social y humana. Creo en un mundo sano de respeto y amor…

La solución es difícil, así como es difícil para muchos compartir su plato de comida con el que no tiene para comer; compartir su techo con el que no tiene. El problema no sólo es económico, sino que pasa por el alma del ser humano. El hombre se va formando en la sociedad que le toca vivir. Si la presidenta Bachelet fuera mapuche, tengo la seguridad que jamás hubiera sido presidenta. Seguramente sería una mujer pobre y despojada de todo lo que hoy tiene.

Si yo no pensara ni viera como veo hoy día, no estaría presa. Si me hubiera dedicado a criar a mi hija y a trabajar en la máquina de la mañana a la tarde o realizara programas de TV de farándula, sería una mujer con mucho dinero y ganadora.

El cemento de las ciudades han encerrado el espíritu libertario que todos traemos dentro. Hoy no tenemos nada de lo que teníamos: no somos una comunidad solidaria y abierta a construir un mundo más justo. En la cima, están los opresores, debajo los oprimidos y muy lejos los libertarios, que son los que luchan día a día, los imprescindibles, los que hacen ver notoriamente esta tremenda injusticia. Yo estoy encarcelada injustamente: ¿porqué? ¿para qué?

El montaje que han realizado por los opresores de este mundo inhumano ha querido callarme y detener mi vuelo. Han inventado una trampa ilícita e ilógica a los ojos del mundo. Me han humillado, me han tratado de manera vergonzosa y, por pensar y por crear bajo este pensamiento, me callan, me encierran.

Se supone que en etapas de consolidación de la democracia existe el derecho de pensar distinto, de expresarse y de obrar de acuerdo a tu pensamiento. Quiero decirles a todos los hermanos del planeta que estar encarcelada dado esto, es para mí una tortura.

Yo no he tenido como camino la violencia, sino la paz de este mundo para eso creo, para eso estoy poniendo mi cuerpo y mi alma. ¿Por eso he de pagar? ¿Tal vez causas de otros?

El mirismo aun existe para la justicia chilena. Los policías de inteligencia ¿persiguen a miristas o ex miristas? Tengo dudas de su perseguidor, creo que el perseguidor no ha dormido en paz desde que le quitaron la dictadura. Tengo la impresión que el principal opresor de esta situación es el monstruo creado en dictadura: El fascismo que no ha muerto, ni se ha acabado; que se ha amparado de las leyes opresoras y de un sistema de seguridad que lo alimenta y lo mantiene vivo. Ellos hablaron del ex mirismo y yo creo que ellos son los ex CNI. Los que no quedaron conformes con todas las muertes, con toda la sangre derramada, con todos los presos, con todo lo que le quitaron a la comunidad para hacer crecer sus bolsillos.

Es muy doloroso pensar, pero es más doloroso sufrirlo y yo soy cuerpo en esto. ¿Quién es el terrorista?¿Dónde está la justicia?

La justicia chilena toma detenidos a los narcotraficantes que se han amparado de todas las políticas. ¿Acaso no fue Pinochet quien metió las drogas a las poblaciones populares para apagar el activismo político? ¿Por qué los medios no construyen bien la historia profunda de la droga y la delincuencia?

Yo soy testigo de la injusticia. Durante los años 80 esas poblaciones era un espacio de lucha contra la dictadura, los jóvenes crecieron pensando en tener un Chile justo.

La principal estrategia de la dictadura fue reprimir y dividir hasta aniquilar al joven que piensa. Fui muy amiga de los hermanos Vergara. Fui amiga de Jecar Neghme y de muchos otros que están muertos y de otros que resisten la mentira construida. Muchos se fueron para sus casas conformándose con lo que hoy llamamos justo o democracia. Nuestros hijos hoy reaccionan y son reprimidos por lo que nosotros mismos hemos construido.

Las preguntas son:

¿Es posible retomar la historia y darle forma a esta democracia respetando a todos los que son oprimidos?

¿Podrán retomar las deuda social de nuestros gobernantes con el pueblo mapuche y con quienes de verdad luchamos para tener esta democracia?

Libertad a todos los presos y pueblos oprimidos
Dignidad a los creadores y artistas que denuncian injusticias.

Elena Varela López Documentalista y Cineasta.
 

* Periodista.
Publicado originalmente en http://periodismosanador.blogspot.com

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario