Nov 12 2009
344 lecturas

Sociedad

En Chile llaman a no comprar en cadena de súper-mercados

Magalí Silveyra

La consigna de los súpermercados Santa Isabel –hermanos menores, es un decir, de los hípermercados Jumbo es Santa Isabel te conoce. Parece que no a todos. Por lo menos no a sus trabajadores, que iniciaron una paro de actividades el seis de noviembre en demanda de mejores condiciones de trabajo y mejoras salariales. Como es habitual la empresa –los dueños, gerentes, gerentillos, ejecutivos y capataces– dan la callada por respuesta o proceden a corromper a los dirigentes sindicales.

También apelan a a la violencia. Para detener el conflicto iniciado por el sindicato Preaservice usan los tres métodos. Cabe señalar que Santa Isabel pertenece a uno de los mayores conglomerados de venta al por menor de América del Sur –CENCOSUD–, con operaciones, además, en la Argentina, Brasil y Perú.
 El lunes nueve de noviembre los trabajadores en huelga emitieron el siguiente comunicado:

"Compañeras y compañeros trabajadores  de todos los supermercados de nuestro país, a lo sindicatos, Federaciones, Confederaciones, a todas las organizaciones sociales, a todos los trabajadores explotados de nuestro país y a toda la opinión pública en general.
 
"Hoy lunes 09 de Noviembre, entramos a nuestro cuarto día de huelga legal, que iniciamos el día viernes de la semana pasada. Les comunicamos que no ha sido nada fácil, pues la empresa, en su afán de que este conflicto termine lo antes posible y ellos no se vean obligados a sacar del resultado de sus grandes ganancias algunas migajas, que en parte nos ayude a sobrevivir en este injusto Chile, han querido dividir a los trabajadores, inclusive la directiva de nuestro sindicato ha claudicado y en una posición entreguista ha presionado, para que los trabajadores vuelvan al trabajo, lo que la gran mayoría ha rechazado.

"Debido a esto las bases han sobrepasado a la directiva y hemos tenido que crear un Comité de Paro Provisorio, para seguir adelante y enfrentar los nuevos desafíos.
Queremos una vez más, hacer un llamado a todos los trabajadores y trabajadoras de este sufrido país, que nos apoyen, que solidaricen más que nunca con nosotros necesitamos urgente la solidaridad de nuestros hermanos de clase. A la vez, queremos agradecer infinitamente, a todos aquellos compañeros y compañeras, sindicatos, organizaciones sociales, que ya están apoyándonos, inclusive el gran apoyo que están brindando organizaciones desde el exterior.

"Hoy, una vez más los resultados de nuestros movimientos nos reitera que hay una tarea urgente, que es la de democratizar nuestros sindicatos y definitivamente crear en nuestro país un gran movimiento de trabajadores clasista, autónomo y que luche y defienda realmente los intereses de los trabajadores. Compañeros y compañeras la fuerza y el poder la tienen las bases, la unidad y la participación nos ha mantenido en pie. En las bases de las organizaciones esta el futuro de nuestro país, luchemos por un país más justo y que nuestros dirigentes representen verdaderamente la defensa  de los intereses de los trabajadores".

Al día siguiente, el martes 10, entregaron otra declaración, en la que señalan:

"Les comunicamos que hoy nos dirigimos a un local de Santa Isabel y fuimos agredidos por los guardias del establecimiento, esto nos indica que la empresa está inclusive dispuesta a recurrir a la agresión para que nosotros retiremos nuestras demandas, y abandonemos el paro; nuestras peticiones  son plenamente justas, ayer por la  tarde el abogado también en una reunión demostró una actitud servil a los intereses de la empresa presionando para que  abandonemos el paro, hasta este momento la última oferta de la empresa no nos satisface en lo más mínimo .

"Queremos informar a la opinión pública y a todos los trabajadores de este país que nuestra posición es firme y contundente, seguiremos en paro hasta que el empresario dueño de CENCOSUD, el señor Horst Paulmann, al cual hace algunas semanas atrás el Congreso de nuestro país, le otorgo la nacionalidad chilena, recupere algo de la humanidad que le pueda quedar y nos ofrezca lo poco y casi nada que estamos exigiendo.

"Queremos informar, que mañana tendremos un desayuno con los compañeros trabajadores mineros, quienes son uno de los tantos grupos de trabajadores que nos apoyan en este momento y  luego iniciaremos una marcha a la cual se adherirán los estudiantes

"Queremos agradecer, hacer un llamado a todos los trabajadores y trabajadoras de este sufrido país, que nos apoyen, que solidaricen más que nunca con nosotros. Necesitamos urgente la solidaridad de nuestros hermanos de clase. A la vez, queremos agradecer infinitamente, a todos aquellos compañeros y compañeras, sindicatos, organizaciones sociales, que ya están apoyándonos, inclusive el gran apoyo que están brindando organizaciones desde el exterior.

"Hoy, una vez más los resultados de nuestros movimientos nos reiteran, que hay una tarea urgente, que es la de fortalecer nuestros sindicatos y definitivamente crear en nuestro país un gran movimiento de trabajadores clasista, autónomo y que luche y defienda realmente por los los intereses de los trabajadores. Compañeros y compañeras la fuerza y el poder la tienen las bases, la unidad y la participación nos ha mantenido en pie. En las bases de las organizaciones esta el futuro de nuestro país, luchemos juntos por un país más justo y solidario".

Este jueves 12 de noviembre comienza abrirse paso la idea de un boicot total por parte de quienes adquieren sus vituallas en dichos súpermercados.

Al revés de lo que podría suponerse, una gran cantidad de productos de consumo cotidiano –en especial frutas y verduras frescas y alimentos preparados– tienen precios mucho más elevados que en las ferias libres e incluso almacene de barrio, pe a que las grandes cadenas de ete tipo de establecimientos hacen sus compras or cosechas "en verde" –es decir, antes de madurar, imponiendo sus precios al productor y pagándole en ocasiones  120 o 150 días despues de recibida la mercancía.

Existen en Chile dos grandes cadenas de híper y súpermercados: la anotada CENCOSUD y la estadounidense WallMart –que adquirió los establecimientos Líder–, cuya primera medida fue suprimir de sus góndolas y anaqueles todos los productos de origen venezolano y cubano. En estos establecimientos también existe descontento laboral y es conocida la brutalidad de su aparato de policía interno cuando sorprende alguna ratería.

El personal que entrega las compras al consumidor –en bolsas plásticas no reciclables– o llevando los carritos hasta el estacionamiento no percibe remuneración alguna: vive de las propinas.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario