Mar 31 2011
392 lecturas

Opinión

En Libia y en todo el mundo la violencia y la ilegalidad, son hijas y armas favoritas del imperio

Néstor Francia.*

La oposición se encuentra enfrascada en serias contradicciones de cara a la selección de su candidato presidencial. La discusión actual está referida principalmente al tema de la fecha de las primarias, pero ello está inserto en la competencia entre individuos y grupos por las cuotas de poder, tanto actuales como en un hipotético gobierno de la derecha.

El diario El Universal, por ejemplo, dio cuenta de un encuentro que el 22 de marzo pasado sostuvieron representantes de partidos de la derecha en Panamá —con prófugos de la justicia— para definir las estrategias que usarán en sus elecciones primarias, lo cual produjo molestia en la Dirección Nacional del derechista Un Nuevo Tiempo. Explica el diario que unos 25 miembros de la dirigencia nacional de UNT debatieron el lunes cerca de cinco horas e hicieron reclamos “contundentes” al presidente de esa tolda, Omar Barboza.

También expusieron la molestia por la carta que el prófugo Manuel Rosales hizo circular la semana pasada en los medios de comunicación privados y por su contenido. Reseñó ayer el rotativo que a pesar de que Barboza negó la existencia de “’cayapas’, confrontaciones o agendas ocultas”, en la reunión a la que asistieron Manuel Rosales, Carlos Ortega, Nixon Moreno y Didalco Bolívar, algunos de los miembros de UNT estuvieron a favor de lo acordado en Panamá y hasta defendieron el derecho de Rosales y del gobernador Pablo Pérez a decidir el rumbo del partido. Sin embargo, El Universal agrega que “de haberse producido una votación la posición acordada en Panamá habría sido derrotada”.

El 17 de marzo pasado, Manuel Rosales, a través de una misiva dio instrucciones al bloque opositor para que marque “distancia de la politiquería de usar a la gente sólo para que vote”. En la carta, el ex gobernador zuliano ordenó a los partidos conservadores realizar las primarias en 2012 para no “decretar un carnaval electoral desde ahora”, pese a que la dirección nacional de UNT había acordado “casi” por unanimidad plantear en la autodenominada Mesa de la Unidad el último trimestre de este año como la fecha propicia para realizar las primarias.

“Pienso que el candidato presidencial de la alternativa democrática debe elegirse a principios del próximo año y la agenda de estos meses debe ser la movilización”, escribió Rosales, quien pidió que se postergara la designación del representante opositor en la próxima contienda electoral. Agrega la nota de El Universal: “Un líder de otro partido aliado daba por descontado que en UNT no se llevaría la contraria a nada que dijera Manuel Rosales pues se le asume como un partido-franquicia, sin personalidad propia".

Las divergencias entre la oposición por la fecha de las primarías continúan. Hasta ahora, Un Nuevo Tiempo (UNT) y Acción Democrática (AD) piden que las elecciones sean en el primer trimestre de 2012, mientras que PJ y otras fracciones exigen que se realicen este año.

Esta situación opositora sigue generando acres críticas por parte de columnistas de prensa de la derecha, como el caso de Marianella Salazar, quien asentó: “La dirigencia de oposición no quiere entender que en un régimen como el de Chávez, que pretende perpetuarse en el poder y ha vaciado las instituciones democráticas de toda capacidad de ejercer poder legítimo, no existe la relación dialéctica gobierno-oposición, propia de la dinámica política de los sistemas democráticos. No lo comprende o no lo quiere entender y se da el lujo de postergar hasta fin de año o el próximo la selección del candidato presidencial, cuando es urgente su definición para enfrentar al candidato oficial y entusiasmar a la población sumida en la resignación y el miedo paralizante”.

Salazar demuestra el desespero en el que tienden a caer los contrarrevolucionarios por el hecho de que sus más recientes aventuras (“huelgas de hambre”, por ejemplo) no hayan tenido ningún efecto en la movilización de masas: “No es posible que 52% de los votos, obtenido en las elecciones parlamentarias hace seis meses, no sirva para eliminar esa sensación de minoría acorralada, que tiene que apelar a huelgas de hambre y coserse la boca para ser escuchada. No podemos esperar un año en esta inercia, mientras los partidos políticos negocian y se ponen de acuerdo”.

Continuando con sus críticas a la oposición, la columnista agrega: “La dirigencia opositora trabaja exclusivamente en la preservación de sus espacios e intereses políticos electorales, creyendo que las elecciones se traducirán en cuotas concretas de poder mediante representaciones institucionales, ignorando que el gobierno no les dará oportunidad”.

Lo peor para la contrarrevolución es que la base social escuálida está presenciando este espectáculo, lo cual la desestimula más aun y aleja la perspectiva de que sume al “Plan 2012”, que pugna por establecer la desestabilización y la sensación de caos que permita dar al traste con las elecciones presidenciales o crear las condiciones para cantar fraude después de estas.

Otro de los problemas para ese sector es que ninguno de sus precandidatos convoca un masivo apoyo de sus seguidores. Según encuestas, el precandidato más favorecido por esa masa opositora no llega al 25% de las preferencias. Es un cuadro de atomización y de dispersión que revela la debilidad de ese “liderazgo”.

¿Y en Libia qué?

El carato tiende a enredársele a las potencias occidentales. Las tropas del líder libio, Muamar Gadafi, reconquistaron este miércoles la terminal petrolera de Ras Lanuf, obligando a los insurgentes a abandonar sus posiciones y replegarse hacia el este, comprobaron periodistas de la agencia AFP.

Las fuerzas insurgentes intentaban replegarse hacia Brega, en manos de los sublevados. La terminal petrolera de Ras Lanuf, a 370 kilómetros al oeste de Bengasi, bastión de los rebeldes, fue tomada por los insurgentes el 27 de marzo pasado. Desde el inicio de los bombardeos de la coalición internacional, el 19 de marzo pasado, las fuerzas rebeldes han conquistado varias ciudades, entre ellas Brega y Ajdabiya, pero en los últimos dos días, las tropas de Gadafi han frenado la ofensiva insurgente.

En medio de esa situación de prolongación de la guerra interna, siguen sonando las voces que disienten de la intervención armada. El presidente chino, Hu Jintao, criticó hoy en una reunión con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, la intervención militar en Libia, de la que Francia es uno de los principales impulsores, al asegurar que no traerá más que “complicaciones”: “La historia ha probado repetidamente que el uso de la fuerza no es una respuesta a los problemas, sino que sólo los hará más complicados", destacó Hu, quien ofreció una cena de gala al presidente francés.

El alto personero de China, país que se abstuvo en la votación de la resolución de las Naciones Unidas que autorizó el uso de la fuerza contra Libia, señaló al líder francés: “El diálogo y otros medios pacíficos son las soluciones definitivas para los problemas”. Uno se pregunta ¿si esto es así, porque China no apoyó la propuesta de Chávez, que reflejaba exactamente lo que dice ahora el chino sobre el diálogo? ¿Y por qué no vetó la resolución injerencista en el Consejo de Seguridad? ¿Por qué se lavó las manos como Pilatos, o como Rousseff y Medvedev?

Los juegos del poder

Todo se debe al juego de poder de las potencias mundiales. China es miembro permanente de esa élite de poder que es el Consejo de Seguridad de la ONU, y en vez de apoyar a los pueblos y a la vez apoyarse en ellos, prefiere hacerle el juego al imperialismo para preservar sus cuotas, lo cual está generando una nueva situación en la cual las Naciones Unidas se transforman definitivamente en instrumento de agresión. Es lo mismo que ocurre con Brasil, como lo ha señalado el Secretario General del Partido Comunista Brasileiro (PCB), Iván Pinheiro, quien expresó sus impresiones sobre la situación política, económica y social del Brasil, la visita de Barack Obama y los 100 días del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, señalando que este gobierno será más conservador que el de Lula y que está jugando a pasar en la primera división del sistema capitalista.

Todos estos escarceos ayudan a la configuración de una nueva situación en el esquema de dominio imperial. El investigador francés Jean Bricmont, quien es miembro del Consejo Editorial de la revista Sinpermiso y del Tribunal de Bruselas, le ha dado un nombre a este fantasma en su más reciente libro El Imperialismo Humanitario, que acaba de publicarse en Monthly Review Press y que tiene ya traducción castellana en la editorial Viejo Topo (Barcelona, 2009). He aquí como describe el asunto Bricmont en una entrevista reciente:

“Es una ideología que pretende legitimar la injerencia militar contra países soberanos en nombre de la democracia y de los derechos del Hombre. La motivación siempre es la misma: una población es víctima de un dictador y por lo tanto hay que actuar. Entonces nos sacan las referencias a la Segunda Guerra mundial, a la guerra de España y otras. Se trata de hacer aceptable la intervención. Es lo que pasó en Kosovo, Irak o Afganistán”.

El investigador ve rasgos nuevos en la intervención en Libia: “Hay una diferencia, porque en este caso está autorizada por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Pero esa resolución ha sido votada en contra de los principios mismos de la Carta de las Naciones Unidas”. Y añade:

“…Pienso que desde un punto de vista estrictamente legal, la resolución del Consejo de Seguridad es discutible. En realidad, es el resultado de años de presión para el reconocimiento del derecho de injerencia que en este caso se legitima”. Es decir, lo nuevo en la situación de Libia es el papel de la ONU, de la élite de poderosos que la domina, como legitimadora de la agresión imperialista, lo cual significa una variante peligrosísima para todos los pueblos del mundo.

A esto se ha referido el nuevo representante de Libia ante el organismo, el nicaragüense Miguel D’Escoto: “Esta Naciones Unidas está más allá de reformas, se ha convertido no sólo en una organización totalmente disfuncional incapaz de cumplir los objetivos por los cuales fue creada. Ahora también se ha convertido en un arma mortal, en manos de agresores imperialistas y de sus secuaces, esa es la realidad”. D’Escoto comentó que cuando asumió hace dos años atrás la presidencia de la Asamblea de Naciones Unidas “dije que en la ONU olía a formol, se sentía por donde quiera, el olor a muerte (…) Logramos reactivar un poco esa situación, de inyectar un poquito de vida e interés por los pueblos, pero ahora nuevamente ha caído en el estado de inacción, dejándose controlar por los intereses de Estados Unidos”.

Intrigas y crímernes productos favoritos del imperio

En este contexto cobra especial importancia la denuncia hecha ayer por el presidente Chávez sobre el plan de la oposición y de Estados Unidos para causar acciones violentas luego de las elecciones presidenciales del año 2012: “Los planes están en marcha y yo comencé a señalarlo y a medida que vayamos consiguiendo pruebas, los iremos denunciando”.

Chávez apuntó que la OTAN “tiene preparado un plan de bombardeo desde hace tiempo contra Venezuela…Ellos han venido perfeccionando el plan espía sobre Venezuela, ellos tienen la tecnología al servicio del mal”.

Como parte importante de ese plan están los ataques a la Fuerza Armada, y a su nuevo carácter y estructura. La Mesa de Unidad Democrática “condenó” que el Presidente de la República haya dictado un decreto-ley “cargado de parcialidad ideológico-partidista, el cual termina de erigir a las milicias en un cuerpo armado paralelo a la Fuerza Armada Nacional”. Se trata de intrigar y dividir en el seno de la Fuerza Armada. Su sueño es que pase lo de Libia, donde elementos armados, tanto por el Imperio como por opositores incrustados en las fuerzas militares regulares, generen condiciones para una insurrección armada, una guerra civil, que justifique la intervención imperialista. Por otra parte, a nada le temen más que a un pueblo consciente con las armas en sus manos.

Entretanto, Estados Unidos sigue tratando de crear las condiciones para una nueva escalada de la intervención militar en Libia. Ahora se ha anunciado que la potencia imperial de Norteamérica prevé enviar próximamente un representante a Bengasi, la plaza fuerte de los rebeldes libios, para averiguar más sobre la oposición y establecer mejores vínculos con los líderes del Consejo Nacional Transitorio Interino (CNTR). Chris Stevens, que ha sido hasta hace poco el número dos de la embajada de Estados Unidos en Trípoli hasta que Washington decidió suspender las operaciones de esta legación, será el encargado de evaluar sobre el terreno la situación de los rebeldes, su esquema de organización y su composición, indicó hoy el Departamento de Estado:

“Aún no ha habido viaje, pero obviamente se trata de una persona que nos proporcionará un análisis mejor una vez consiga entrar en Libia”, afirmó el portavoz en funciones del Departamento de Estado, Mark Toner, en su rueda de prensa diaria. No obstante, agregó que “una vez llegue a la capital rebelde libia trabajará con la oposición, tratará de hacerse una mejor idea de sus necesidades, de evaluar cómo les podemos ayudar de la mejor manera y de completar la imagen que tenemos de la oposición y llenar así las lagunas que tenemos en cuanto a lo que sabemos de ellos”.

Igualmente, The New York Times informa que agentes de la CIA fueron desplegados en Libia para contactar a los rebeldes y guiar los ataques de la “coalición”. Según el diario, los miembros de la central de inteligencia estadounidense habrían sido desplegados desde hace varias semanas “en pequeños grupos” en tierras libias, con la misión de establecer contacto con los rebeldes y determinar blancos de las operaciones militares.

“Decenas de miembros de las fuerzas especiales británicas y de agentes de espionaje MI6 trabajan en Libia”, dice el periódico, sobre todo recogiendo información sobre las posiciones y movimientos de las fuerzas leales a Gadafi ¿Qué dicen la ONU y el canalla de Ban ki-moon sobre esta intervención descarada en los asuntos internos de Libia? Por supuesto que nada. Como se ha dicho, Ban (es su apellido) y las Naciones Unidas son simples instrumentos del imperio en la reformulación de sus métodos de dominación mundial.

Pero los pueblos no dejarán dormir tranquilos a estos criminales. Por doquier se levantan y luchan, teniendo como gran faro a los pueblos de América Latina. Por ejemplo, atendiendo al clamor del pueblo y al mandato de la Asamblea Nacional del 26 y 27 de febrero, “Mártires Campesinos del Aguán”, el Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras organizó y llevó a cabo un Paro Cívico Nacional con el que las grandes mayorías están demostrando contundentemente su rechazo a las políticas neoliberales, la explotación y la violación a los derechos humanos; y al mismo tiempo reafirmando la confianza en su propia fuerza, en la posibilidad de crear con el poder que viene desde la base un futuro diferente y mejor.

Las agresiones y las trapisondas imperialistas no detendrán el aluvión. La guerra es a muerte.

* Analista de asuntos políticos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario