Ago 27 2010
557 lecturas

PolíticaSociedad

En seis meses han secuestrado en México a 10 mil indocumentados


Víctor Ballinas
*
El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México, Raúl Plascencia Villanueva, aseveró que el secuestro de migrantes en el país crece: en el primer semestre de este año se reportaron 10 mil casos, es decir, un ligero aumento respecto de igual periodo del año pasado, cuando hubo 9 mil 758. "Esta es una práctica sistemática en algunas regiones del país que amerita atención urgente."

Las cifras salieron a la luz luego de la ejecución, la semana pasada, de 72 migrantes salvadoreños, hondureños, ecuatorianos y brasileños, en un crimen masivo atribuído a los carteles de la droga.

 

El ombudsman manifestó que las autoridades no han dado respuesta a la CNDH en relación con el informe especial sobre los casos de secuestro en contra de migrantes, presentado el 15 de junio de 2009 por la comisión, en el cual se resalta que en seis meses fueron secuestrados 9 mil 758 migrantes.

"Ya desde entonces era práctica cotidiana que secuestraran a migrantes, a los que exigían cantidades de mil 500 hasta 5 mil dólares, pero había casos de secuestros por seis pesos."

Plascencia recordó que desde aquel tiempo, además de bandas organizadas, estaban "implicadas en los secuestros autoridades de los tres niveles de gobierno. La CNDH documentó que se mantenía a los migrantes en cautiverio y que durante el tiempo en que permanecían plagiados recibían trato cruel, inhumano y degradante; que había participación y colusión de autoridades, y que la mayoría de los casos, aun cuando las autoridades tenían conocimiento del ilícito, quedaban impunes".

El 15 de junio de 2009, la CNDH puntualizó que en seis meses registró el secuestro de 9 mil 758 migrantes, plagiados por bandas organizadas, autoridades y delincuentes. Consideró que por esos secuestros se habían obtenido 25 millones de dólares. En promedio, ocurrieron mil 600 casos al mes.

Ahora la situación no es muy distinta. Hay un ligero repunte, y en el primer semestre de 2010 los secuestros de migrantes rebasaron los 10 mil casos, a lo cual se suman las ejecuciones, como las de los 72 migrantes que fueron encontrados en un rancho de Tamaulipas.

Plascencia Villanueva insistió en que "desde el año pasado que se presentó el informe sobre secuestros de migrantes no ha habido respuesta clara de la autoridad en cuanto a las medidas que se deben reforzar. Estamos preparando un nuevo informe y lo que puedo adelantar es que el fenómeno continúa y es práctica sistemática".

El titular de la CNDH manifestó que ya están en contacto con funcionarios del Instituto Nacional de Migración, la Procuraduría General de la República y autoridades estatales, con el propósito de poder identificar a cada uno de los migrantes ejecutados e iniciar las investigaciones que conduzcan a la detención de los responsables.

Plascencia condenó el crimen y dijo que representa "un escalamiento del fenómeno de la violencia, que ahora nos muestra una exacerbada agresión contra migrantes y no tiene explicación alguna, pero que compromete a la autoridad a dar resultados para localizar a los responsables. Esta acción amerita una investigación pronta, completa, objetiva e imparcial para detener a los culpables y evitar la repetición de actos de estas características".

Insistió que en breve se presentará otro informe sobre secuestro de migrantes. Aseveró que "en el primer semestre del año ya rebasan los 10 mil, y en algunas regiones es práctica sistemática. Tenemos información de que se intentan 600 mil cruces de personas que se internan a México para llegar a Estados Unidos, y al menos 10 mil de ellos son secuestrados".


Responsabilidades

El director de Amnistía Internacional (AI), sección México, Alberto Herrera, aseveró que el Estado mexicano está obligado a proteger a los migrantes, y en el caso de la ejecución de 72 salvadoreños, hondureños, ecuatorianos y brasileños, el gobierno está obligado a investigar, detener y sancionar a los responsables de la matanza.

"Este es un caso emblemático, pero no aislado, tiene que ver con una realidad a la que el gobierno mexicano no ha dado respuesta adecuada".

Es lamentable, subrayó Herrera, “que ninguna autoridad haya respondido al informe que en junio de 2009 hizo público la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre el secuestro de 9 mil 758 migrantes; máxime cuando estaban involucradas autoridades de los tres niveles de gobierno.

"Es inadmisible que a pesar de que ese órgano ha documentado violaciones sistemáticas, incluso señalando número de patrulla, la autoridad no haya detenido a nadie."

El director de AI-México aseveró que el organismo “no ha recibido respuesta satisfactoria sobre los secuestros, violaciones sexuales, torturas, mutilaciones y ahora ejecuciones de migrantes.

El gobierno carece de un plan que incluya a la Secretaría de Seguridad Pública federal, a la Procuraduría General de la República (PGR) y al Instituto Nacional de Migración (INM), así como a todas las autoridades estatales y locales para garantizar que los abusos contra migrantes no queden impunes”.

Sostuvo que hace una semana, cuando presentaron a la PGR el informe sobre violaciones a migrantes, la dependencia respondió: "comprendan ustedes que estas personas están rompiendo la ley en México".

Herrera consideró que esto es lamentable, “porque pareciera que se quieren excusar con el argumento de la irregularidad (de los migrantes) para permitir atrocidades.

*Periodista de La Jornada de México

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario