Ene 13 2009
769 lecturas

Película de la semana

Escuchar a Galeano

LN

En rigor, el filme no es un documental. ¿Qué es? Es el registro sin pretensiones de la cámara enfocada sobre un hombre que habla. Ese hombre es Eduardo Galeano, uno de los chamanes de nuestra desarbolada América. Galeano habla, se mueve y salta entre los hechos y las ideas. Y aunque el público calla es evidente que se trata de un diálogo.

Larga conversación no se inició en Piacenza, Italia, en 2004, ni terminó con el encuentro literario de Carovane. Eduardo Galeano viene de antes, cuando allá por los años de 1961/70 comenzó en su "paisito" –como suelen decir los uruguayos a su tierra– cuando juntó, clasificó y maravilló, sin duda, con los hechos y dichos que se convertirían con Las venas abiertas de América Latina, en esa fragata veloz y letal de la armada de las ideas contemporáneas antiimperialistas latinoamericanas.

Joven entonces, el escritor uruguayo comenzó también por esos años a ser ubicado por miríadas de otros jóvenes en el sitial merecido que ocupan los grandes "viejos" del continente. Otros libros, artículos, polémicas, viajes e investigaciones van completando el esbozo de Las venas… No es necesario concordar en todo y siempre con Galeano, pero sí es menester reconocer que su tarea –su trabajo de intelectual comprometido– es más abrir puertas y ventanas que cosificar como en un insectario las luces y sombras que merodean por nuestra casa americana.

Necesita la desgracia –en verdad los intereses que nos dominan– que lo dicho pronto se convierta en moda, si tiene éxito y se lo escucha, no se lo escuche y en todo caso se lo olvide; como periodista Galeano lo sabe, no obstante el corpus de su obra es el mejor mentís a esa peregrina teoría. Lo que –si fuere necesario– se comprueba en esta producción de Arcoiris TV.

El discurrir del escritor es el silenciado –ignorado– discurso que América entre balbuceos, aullidos y muertes viene pronunciando por generaciones, trata sobre la libertad y los derechos ciudadano; de la imposibilidad de un mundo democrático y pacífico si nos atan entidades y organizaciones que atentan contra ambos principios, como el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por ejemplo.

En suma, en 2004 Eduardo Galeano analizó la contingencia mundial. Sus palabras no son "página de ayer" ni su ejercicio metafórico el brillo de una luz que sabe ascender para apagarse: permanece. Y es breve: 10.16 minutos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Que importa
    17 enero 2009 17:28

    Creo que Galeano es fascinante y autentico. Me gustaria que pensase en la posibilidad de crear una escueala, una fundacion, un asociacion, algo para los que compartimos sus ideales una vez el ya no este con nosotros. Miientras tanto ojala siga como hasta ahora. Y que promueva mas su libro, pues hay mucha gente en el mundo que no sabe nada de “las venas abiertas de america latina” y estarian encantados de leerlo, ahora mas que nunca.

    Gracias Galeano.

  2. Romulo
    18 enero 2009 15:10

    Totalmente deacuerdo. Creo ademas que deberia pasar a la accion si es que no lo esta haciendo ya. Y siempre que se ereuna con algo que lo haga de la forma mas discreta posible y mas eficaz. Los de la CIA trabajan 24 horas al dia