Sep 9 2008
672 lecturas

Política

España: Amadeu Casellas, preso anarquista: 75 días en huelga de hambre

Josep Maria Terricabras*

A menudo nos quejamos, con razón, de que a nuestra vida pública le faltan ideas, debate, capacidad de reflexión. Pero este mayor interés por las ideas debería ir acompañado también de un gran sentido de realidad, de la voluntad de concretar las ideas, de preocuparse por los problemas que tienen las personas reales. Cuando no se hace así, las ideas suelen ser excusas para hacer castillos en el aire, incluso castillos progresistas.

Echo de menos las dos cosas: ideas, pero también acciones concretas para luchar contra el trato injusto, contra los sufrimientos que muchos padecen. La cárcel es uno de los temas que más debate y más preocupación deberían generar entre nosotros. Por desgracia, no es así. Desde hace años he vivido varios casos de presos políticos en Catalunya y he comprobado que el sistema judicial y la institución penitenciaria son feudos tan cerrados, tan opacos, que, si no se va con mucho cuidado, pueden acabar instalándose en ellos la parcialidad, la arbitrariedad, la crueldad y el legalismo vengativo.

Puesto que quiero referirme a casos concretos, hablaré de Amadeu Casellas. Es un anarquista que atracó bancos en los 70 y 80. Hace ya bastante más de 20 años que está en prisión. Pide ser excarcelado, porque, si no, su condena acabará convirtiéndose en perpetua, lo que va contra la celebrada Constitución española. Pero también se conformaría con la concesión, como le corresponde, del tercer grado penitenciario, para ir solo a dormir a prisión. Y se le niega todo. Todo. Sospecho que porque es anarquista.

Si fuese banquero, exalcalde, alguien de la farándula o un empresario lo tendría mucho mejor. Pero es anarquista. Y, a estos, no se los condena solo a la cárcel: también a la inexistencia.

Hoy hace 74 días que Amadeu Casellas empezó una huelga de hambre para reclamar que se le trate como se trata a todo el mundo. Esto tampoco tiene ningún efecto. Me temo que el poder se gusta principalmente a sí mismo, en el juzgado, en la cárcel o donde sea. Los que tienen poder, ¿tienen también el objetivo de reducir el sufrimiento y de hacer la vida más soportable, más humana?

* Catedrático de filosofía en la Universitat de Girona.

Publicado en El Periódico de Catalunya, el tres de septiembre 2008.
Reproducido en www.sinpermiso.info


Addenda

Comunicado de Amadeu Casellas tras el acuerdo de tercer grado desde el Hospital de Terrassa:

Ayer, día 05/09/2008, a las 14.30 he dejado la huelga de hambre que venía manteniendo desde el pasado día 22/06/2008, tras alcanzar un acuerdo con el Síndic de Greuges de Catalunya, en concreto con Ignasi Garcia i Clavel, Director de Seguridad Pública y Relaciones sociales, también por mi estado de salud.

Quiero dar las gracias al apoyo recibido sin el cual este acuerdo no hubiera sido posible, a mi madre, también y muy especialmente a mi abogada, que aún y estando con un delicado estado de salud ha estado en todo momento, junto a su compañero, a mi lado. También a la CNT, en especial a los de Manresa donde estoy afiliado. También agradezco todo el apoyo recibido desde la Plataforma de la comarca de Osona. A mis amigos/as, a los Maulets de Vic, a mi prima, (…), a todas las asociaciones de derechos humanos y contra la tortura, a mis compañeros, grupos anarquistas de todo el estado español y del extranjero, y a todas las personas que con sus cartas y postales me habeis dado ánimos y fuerzas cuando flaqueaban.

No sigo con la lista porque es muy larga, pero os doy las gracias a todxs por vuestro apoyo y solidaridad ya que sin él no hubiera sido posible llegar a este acuerdo con el Síndic de Greuges, que merece toda mi confianza porque, entre otras cosas, nos conocemos desde hace muchos años.

Espero que en un plazo corto podamos celebrar mi salida. Como os podeís imaginar aún tengo que estar unos días en el hospital y después en la enfermería. Por lo que a través mío o de las personas más cercanas os iré informando.

Salud y Anarquía,

Amadeu

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario