Mar 7 2005
557 lecturas

Política

España: inmigrantes bolivianos y la imagen sudaca

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Los hay de todo: héroes, grupos de danza triunfadores, intelectuales, artistas, profesionales y nuevos migrantes que buscan portarse
bien para obtener o conservar su trabajo. Son las facetas de los bolivianos, en España, que luchan contra la intolerancia a los sudacas no deseados.

Son casi 70 mil bolivianos -que para Bolivia es mucho- los que forman
una pequeña comunidad en España, comparados con los ecuatorianos, que llegan a más de 300 mil residentes o los colombianos y peruanos, que llegan a la mitad de ese número.

En las calles se los puede reconocer a los bolivianos con cierta facilidad por su acento y su piel. Algunos se muestran felices porque están casados y gozan todos los derechos; otros porque son “legales”; pero se puede sentir el aire la incertidumbre de los nuevos, los “sin papeles” y los que aun no han conseguido un empleo.

Pocos veces los bolivianos son mencionados en la prensa local, lo que es bueno si se toma en cuenta que la mayoría de las noticias que se refieren a los “indianos” se vinculan con hechos delictivos.

La prensa espanola habló en los últimos días de un héroe venido desde lejos. El albañil Max Muth, de 35 años, murió en un incendio luego de rescatar a cinco personas en un restaurante de Barcelona. Muth, que fue a instalar un equipo contra incendios, vio las llamas originadas en una cocina y fue a sacar, uno por uno, a sus ocupantes; al final él no pudo hacerlo y murió asfixiado.

“Él nos ayudo a salir a todos”, dijo Norma, una de las cocineras, mirando fijamente hacia la fantasmagórica entrada calcinada del restaurante como esperando ver aparecer al boliviano de un momento a otro, señala una crónica periodística.

En compensación, la familia de Muth será legalizada, mientras que la comunidad boliviana asistió a una misa el domingo y realizó una colecta para sufragar los gastos de su familia.

El nombre de Max Muth se suma al de ilustres personalidades que aun hoy dejan huella, como Pedro Shimose en la poesía, Teresa Rivera en la cultura, Enrique Araoz en el periodismo, Pío Callejas en la ciencia y otros.

También el nombre de Bolivia resuena en las calles con la Fraternidad Diablada Boliviana, que se cansa de ganar premios en los festivales con los diablos, caporales y tobas, mientras que en el teatro Una Kantuta
nacida en Madrid
, dirigida por Maria Rosa Constans y Hugo Edward Sanjines, refleja la realidad boliviana y la del migrante.

La comida nacional también conquista varios paladares, a través de los restaurantes El Pastor, Día y Noche, La Perla, Urkupiña y otros. Son olvidar a los futbolistas Juan Manuel Peña del Villarreal y el segundo director Técnico del Rayo Vallecano Erlan Vaca, que han sentado su presencia firme en los círculos deportivos.

Contra los prejuicios

Los españoles, que sufren una avalancha migratoria de Marruecos, los países sub saharianos, los europeos del Este, africanos y latinoamericanos, estan
en la fase de adaptarse a una estructura multicultural.

Entretanto, en los circulos de escasa cultura sigue vigente el apodo de sudacas, que designa de manera despectiva a los latinoamericanos. En los cursos de adaptación de la Asociación de Cooperación Bolivia España (ACOBE),se les dice qué responder contra conceptos llenos de prejuicio, tales como: “Ustedes vienen a quitarnos nuestro trabajo, uds. Vienen a robar, le cuestan mucho a España”.

Segun los voluntarios espanoles, las respuestas son “yo trabajo en
lo que ud. ya no quiere. Si le parece, le cambio su trabajo por el mío”;
“la prensa no habla de delincuentes bolivianos”; “yo soy mayor de edad, sano y no voy a los hospitales de aquí”, etc…

También se aclara que los migrantes favorecen a que la Seguridad Social mantenga a los jubilados. En España por cada jubilado hay dos trabajadores activos que aportan a la SS, pero sin los migrantes habría dos jubilados por cada joven trabajador.

En España el promedio es un hijo por pareja, pero en Bolivia es casi de cuatro hijos. Los niños migrantes hoy llenan los colegios que antes iban a cerrar.

———————-
* Coordinador en Suiza del centro de Estudios en Migraciones.

En Revista Migrante

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario