Jul 10 2010
376 lecturas

Sociedad

Estatuto de Igualdad Racial en Brasil, ¿conquista o retroceso?

Fabiana Frayssinet*
El Estatuto de Igualdad Racial espera la promulgación de la Presidencia de Brasil en medio de la polémica entre quienes lo consideran una conquista histórica, después de la abolición de la esclavitud en 1888, y los que estiman que está lejos de las reivindicaciones del movimiento negro.

El acto donde el mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, sancionará el Estatuto, programado para el 20 de este mes, no tendrá el brillo esperado por la gubernamental Secretaría Especial de Políticas de Promoción de la Igualdad Racial (Seppir).

Después de casi dos décadas de discusión, el Estatuto aprobado por el Congreso el 16 de junio no dejó a todos conformes.

Es un "texto pálido", que "además de no contemplar algunas de las reivindicaciones más importantes de los movimientos sociales, vinculados a la causa negra", también "empalidece el aspecto político", señala en una declaración el Colectivo de Entidades Negras (CEN).

El CEN se refiere a la supresión de aspectos que "apuntan al reconocimiento del racismo", paso que consideran decisivo "para enfrentarlo de la manera debida".

Según el gubernamental Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), 50,6 por ciento de la población brasileña se reconoce como negra. Pese a ello, el término "raza" fue retirado de la mayor parte del texto, dijo a IPS el coordinador general del CEN, Marcos Rezende.

El relator del proceso, el senador Demóstenes Torres, del derechista Partido Demócratas, sustituyó términos como "racismo" y "desigualdad racial" por otros como "diferencia o discriminación de origen étnica".

El senador justificó ese cambio en la concepción genética de que no existen grandes diferencias entre grupos étnicos.

Asimismo, el activista se refirió a la eliminación de las partes que establecían cuotas raciales en universidades y partidos políticos e incentivos fiscales para empresas con más de 20 por ciento de empleados negros.

"Quieren negar que el color de la piel condiciona el acceso a determinadas posiciones", rebatió Rezende.

En 2004 había apenas dos por ciento de estudiantes negros en las universidades, mientras que en 2006, con la adopción de cuotas en algunas instituciones, ese porcentaje aumentó a 12,5 por ciento, afirmó.

A su juicio, otros datos relativos a educación y salud pública también "demuestran que los negros reciben una atención diferenciada y peor". Aseguró que en el estatal Sistema Único de Salud (SUS), las mujeres negras y mulatas reciben menos anestesia que las blancas en los partos normales.

Al SUS pueden acceder gratuitamente los 190 millones de brasileños y brasileñas, pero es utilizado por 80 por ciento de la población.

En el mercado de trabajo la situación se repite. Personas negras con la misma escolaridad y ejerciendo las mismas funciones obtienen menos salario que sus colegas blancos.

En términos políticos, la representación de los negros en el poder es también insuficiente, según Rezende.

La Cámara de los Diputados, por ejemplo, tiene 513 legisladores, de los cuales 10 por ciento se declaran negros y 33 por ciento mulatos. De 81 senadores, apenas uno se declara negro, recordó. "La discriminación sufrida por los negros en Brasil es fruto de una estructura racial existente dentro de nuestra sociedad, que mantiene el privilegio de unos y la exclusión de los otros", apuntó el activista.

"Nosotros los negros tenemos mayores dificultades para acceder a bienes y servicios públicos, al mercado de trabajo, a la enseñanza superior, a la tierra, y para usufructuar derechos, aunque estén determinados constitucionalmente", lamentó.

Según el IBGE, dos tercios de los pobres en Brasil son negros, la mitad de la población afrodescendiente vive debajo de la línea de pobreza, y un joven blanco tiene tres veces más oportunidades de llegar a la universidad que uno negro.

"Esta es la forma de racismo cordial brasileño… nadie es racista, pero los datos están ahí para comprobar lo que decimos", concluyó.

Para Ivanir dos Santos, director del no gubernamental Centro de Articulación de Poblaciones Marginalizadas, aunque el estatuto no tuvo en cuenta muchas reivindicaciones del movimiento negro, sí contempla temas "importantes".

Al reafirmar la libertad religiosa prevista constitucionalmente, el instrumento asegura el derecho a practicar cultos de matriz africana, dijo a IPS. Santos destacó que es la primera vez que se hace ese reconocimiento en un documento oficial.

Otras críticas se refieren a la eliminación de la necesidad de reparación histórica de la esclavitud y el tráfico de esclavos como crimen imprescriptible contra la humanidad.

En cambio, el no gubernamental Congreso Nacional Afrobrasileño, que trabaja en la concientización del movimiento negro, considera que el estatuto es "el hecho más significativo en términos políticos de estos últimos siglos".

Entre otros avances, subrayan la reafirmación de la obligatoriedad de la enseñanza de la historia de la población de África y negra, como ya está previsto por la ley.

También celebran que el documento reafirme que los derechos de salud, vivienda, cultura y otros de la población negra deben ser garantizados por el poder público federal, provincial o municipal en políticas sociales y económicas.

El titular de la Seppir, Eloi Ferreira de Araujo, opina que el estatuto es un "diploma en sí mismo, una ley de acción afirmativa".

"Después de 122 años desde la abolición de la esclavitud, tuvimos una victoria extraordinaria", destacó.

Para el ministro, la crítica sobre la eliminación de las cuotas raciales no tiene base. El estatuto establece que el poder público adoptará programas de acción afirmativa para reducir las desigualdades étnicas, entre los que se cuentan, aseguró, las cuotas.

Ferreira de Araujo minimizó también el hecho de haber quitado el término "racismo" o "discriminación racial", por cuanto el concepto de raza y racismo está definido en varias partes del texto e inclusive en su nombre.

Algunos sectores del movimiento negro también alegan que el texto no define exactamente qué son los "remanescentes de quilombos", como se conoce a las tierras ocupadas por antiguos esclavos.

El gobierno reconoció 1.345 comunidades de ese tipo y ahora se iniciará el proceso de demarcación y registro de tierras, y de estudio de iniciativas para integrar esas comunidades y que tengan acceso a crédito, salud y vivienda, respondió el ministro.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario