Ene 7 2010
502 lecturas

Cultura

Eulogio Dávalos / Responso por el maestro Gustavo Becerra Schmidt

En 1971 recibió el Premio Nacional de Arte en su país, Chile: el más joven artista en obtenerlo. Fue académico de la Universidad de Chile hasta su nombramiento, durante el gobierno de Salvador Allende, como agregado cultural en Alemania. La dictadura lo expulsó de la universidad y de la embajada en Bonn. Murió en Alemania hace pocos días, tenía 84 años. Gustavo Becerra deja un legado musical invaluable.

Querido Gustavo:
Anoche me llama Gabriel Brncic para anunciarme tu partida,nos duele saber que no nos podremos comunicar a través de la palabra y la presencia física, sin embargo queda la fuerte vivencia de tu obra como amigo,compañero y maestro.

No puedo dejar de recordar hace ya muchísimos años, cuando tenías a tu cargo en el Canal 9 de TV de la Universidad de Chile un programa dedicado a la difusión de compositores e intérpretes chilenos e invitaste a mi hermana Gloria Dávalos y a mi para que ofrecieramos un recital a través del canal, recuerdo que entre las obras que interpretamos estaba la adaptación del Adagio del Concierto de Aranjuez. (piano y guitarra).

Luego te fuiste con el cargo de agregado cultural en Alemania donde te designó nuestro presidente Salvador Allende. Al cabo de otro tiempo mas nos volvimos a reencontrar esta vez en tu casa de Oldemburg, donde nos invitaste junto a Miguel Angel Cherubito para programar el magnifico Concierto para dos guitarras y orquesta que te había solicitado desde Barcelona, con la atenciones de tu esposa Flor Auth y tu hija Sol.

Esos días se nos hicieron cortos, para que finalmente tu difícil y bello concierto se pudiera concretar. Lo trabajamos con la fundamental ayuda y consejos musicales de nuestro querido Gabriel Brncic, quien gustosamente nos dirigió en la preparación y  su compresión estilística.

Pudimos grabarlos en Praga con los solistas de la Orquesta Sinfónica de la Radio Praga, junto a su edición en España y Chile, su estreno quisimos hacerlo en Santiago, pero cuando estaba programado en la temporada de la Orquesta Sinfónica de Chile (agosto de 1981) –llegamos una semana antes– por razones de "fuerza mayor" se canceló.

Tu música quizás no era aún bien recibida por las altas autoridades culturales de la época o sus intérpretes, tan comprometidos publicamente con las libertades de nuestro sufrido país. Sin embargo, en el imponente Auditorium Belgrano de la capital Argentina se  estrenó  junto a la Orquesta Sinfónica de Buenos Aires bajo la dirección de Juan Carlos Zorzi.

Nuestros encuentros en la Universidad de Barcelona, en Holanda, en Alemania, fueron siempre emotivos y con gran cariño que guardaré en mi sentimiento mas profundo.

En la historia de la música chilena el nombre Gustavo Becerra quedará siempre como ejemplo de búsqueda, profunda investigación y consecuencia de los valores más altos de la comunicación del ser humano en su conjunto.

Gracias siempre, querido maestro

Barcelona, 4 de enero de 2010.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario