Oct 30 2009
594 lecturas

EconomíaPolítica

Evo anunció que comienza la industrialización del litio en Bolivia

Rosa Rojas*
“Bolivia ha comenzado la industrialización del litio”, aseveró este jueves el presidente Evo Morales al recibir los primeros kilos de carbonato de litio, de cloruro de potasio y de ácido bórico producidos por técnicos bolivianos con fórmulas desarrolladas mediante investigación nacional, en una planta piloto que está en construcción en el salar de Uyuni con inversión ciento por ciento estatal.

El ministro de Minería, Luis Alberto Echazú, entregó el material al gobernante en unos cilindros de vidrio durante un acto ante decenas de habitantes de las comunidades aledañas al salar, un blanco espejo de 10 mil kilómetros de diámetro que, aseveró el gobernante, junto con el de Coipasa y otros menores, “alberga unos 100 millones de toneladas del mineral”.

“La producción industrial se iniciará en 2013 con una inversión de 350 millones de dólares”, dijo el mandatario en la planta piloto, que queda a orillas del salar de Uyuni, el más grande del mundo y donde se supone está 50 por ciento de las reservas mundiales de litio.

Según el mandatario, a partir de esa fecha Bolivia puede aspirar a tener ingresos por mil millones de dólares anuales por el litio, elemento que, entre otras aplicaciones, sirve para fabricar baterías.

Chile, el competidor con las reservas de Atacama

El mandatario indígena resaltó que “Bolivia tiene como competidor a Chile con el salar de Atacama”, donde también hay riquezas en litio.

En cuanto al litio “no se debe repetir el saqueo de la riqueza de Potosí (mina de plata), donde los explotadores se llevaron todo y no dejaron nada para Bolivia”, dijo Morales Ayma respecto del cerro que dio ingentes ganancias, especialmente durante la colonia, que se quedaron en manos de explotadores, quedando para los pueblos mineros sólo pobreza y contaminación.

Informó que el próximo paso será el establecimiento de una planta que producirá 30 mil toneladas por año de carbonato de litio, “con una facturación anual para el Estado boliviano de 150 millones de dólares”.

Se espera producir además 800 mil toneladas por año de cloruro y sulfato de potasio, con una facturación anual de 320 millones de dólares; 20 mil toneladas de ácido bórico con facturación anual estimada de 12 millones de dólares y cloruro de magnesio.

Morales resaltó que ya se desarrolla el proyecto financiero para la inversión ciento por ciento estatal, con fondos propios, préstamos de países amigos y ventas a futuro.

Indicó que el Estado garantizará la energía eléctrica para el complejo industrial, 30 megavatios por año, señalando que había invitado al embajador de Japón para ver cómo acelerar la inversión en geotermia en la zona de Laguna Colorada, donde se van a producir cerca de 100 megavatios anuales.

En cuanto al gas, indicó que la planta industrializadora requerirá de 600 millones de metros cúbicos por año, lo que va a requerir “hacer gasoductos para industrialización de litio y que las comunidades tengan gas domiciliario”.

El ministro de Minería, Luis Alberto Echazú, dijo durante la ceremonia que “abrir las puertas de la industrialización y llegar a mercados internacionales es el objetivo para convertir esa planta piloto en una de las más grandes del mundo en carbonato de litio”.

Agregó que un comité científico que trabaja con participación de empresas extranjeras, y el Estado boliviano investiga la riqueza que se encuentra bajo el salar.

Tres empresas están interesadas en la riqueza de Uyuni: la francesa Bolloré, la japonesa Sumitomo y la coreana Kores, aunque no existen fechas para sellar los acuerdos y los montos probables de inversión.

Las primeras pruebas de carbonato de litio de Uyuni, obtenidas en laboratorio, fueron entregadas este jueves a Morales en un acto en la estatal Planta Piloto de Carbonato de Litio, en las orillas del salar.

“Este es un salto cualitativo al entregar las primeras pruebas de carbonato de litio, porque estamos empezando la primera fase de nuestro objetivo que es la industrialización”, dijo a Afp el director del proyecto, Edgar Marcelo Castro.

Las primeras pruebas consisten en 10 kilogramos de carbonato de litio, que fueron entregados al mandatario en recipientes de vidrio.

La obtención del carbonato de litio, procedente de las salmueras de Uyuni, es la primera fase en la tarea de industrialización, para luego producir litio metálico y posteriormente baterías.

“La industrialización del litio no sólo es importante para Bolivia, por los recursos económicos, sino para el mundo entero, porque al ser energía limpia ayudará a paliar el problema del calentamiento global”, dijo Castro.

Previamente, en esta ciudad, Morales inauguró el Foro Internacional de Ciencia y Tecnología para la Industrialización del Litio y otros Recursos Evaporíticos, al que asisten 60 científicos de 11 países del mundo como Japón, Portugal, China, Brasil y Argentina, ante quienes manifestó que Bolivia requiere socios para industrializar el mineral hasta llegar a la producción de automóviles eléctricos, pero en ningún momento perderá la propiedad del recurso.
 

*Periodista boliviana, corresponsal de La Jornada de México

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario