Jul 16 2016
703 lecturas

Política

Falló intento de golpe militar contra Erdogan, en Turquía

La noche del 15 de julio, el Estado Mayor General de Turquía declaró haber tomado el poder en el país y anunció la destitución de los dirigentes actuales. Las autoridades otomanas calificaron los disturbios como un golpe de Estado organizado por un pequeño grupo de militares. Los responsables de este intento de golpe lo pagarán muy caro, aseguró el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en un mensaje televisado a la nación este sábado, después de horas de reportes confusos tras un intento militar de tomar el control del país.

Fue un acto de traición y una razón para limpiar las fuerzas armadas del país, aseguró en comentarios transmitidos en vivo por la cadena NTV. Agregó que fue el trabajo de seguidores de Fethullah Gulen, radicado en Estados Unidos, clérigo ex aliado de Erdogan a quien el presidente turco ha acusado durante largo tiempo de intentar utilizar a sus partidarios en el poder judicial y en el ejército para derrocar su gobierno. El presidente turco también aseguró que permanecerá con su pueblo y que no iría a ninguna parte.

El avión del mandatario turco aterrizó este sábado de madrugada en el aeropuerto de Estambul, donde fue recibido con júbilo por una multitud, según imágenes de la televisora turca NTV. En su mensaje, aseguró que poco despues de que partió de la zona de Marmaris, en la costa donde vacacionaba, golpistas a bordo de naves bombardearon su hotel.tur revuelta herido

Durante el frustrado golpe de Estado murieron al menos 161 personas. Mil 440 personas resultaron heridas, sin contar a los golpistas, declaró el primer ministro Binali Yildirim. Dos mil 839 militares fueron detenidos en relación directa con este intento de golpe y ocho de los insurrectos pidieron asilo en Grecia

La intentona militar se desarrolló sobre todo en Ankara, la capital, y en Estambul, donde se informó de choques de soldados contra contra civiles, tomas de rehenes, explosiones, incluida una bomba en el Parlamento; tanques que aplastaron autos estacionados, y vuelos de helicópteros artillados y cazas del ejército.

Un grupo de soldados golpistas interrumpió la transmisión en directo en la sede del grupo de prensa Dogan en Estambul, según imágenes de la cadena de televisión CNN-Turk. Otras versiones aseguraron que hubo dos fuertes explosiones que se escucharon cerca de la plaza Taksim en Estambul, donde policías y soldados se enfrentaron.

Una fracción de las fuerzas armadas de Turquía anunció el viernes que tomó el poder, pero el primer ministro, Binali Yildirim, aseguró que el intento de golpe sería contenido. Según la agencia turca Anadalou, 17 policías murieron en ataques de helicópteros artillados contra cuarteles en las afueras de Ankara y poco después una bomba estalló en la sede del Parlamento.

La CNN turca reportó que algunos policías y trabajadores legislativos resultaron heridos en la explosión en el Parlamento y que el jefe del estado mayor, el general Hulusi Akar, estaba entre los rehenes de los militares amotinados.

Erdogan ha gobernado Turquía desde 2003 (como primer ministro) y la caída de su gobierno sería uno de los mayores cambios en el poder en Oriente Medio en años. Turquía, miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), es la segunda mayor fuerza militar de la alianza occidental en la lucha contra el grupo insurgente Estado Islámico.

Durante la noche, el presidente estadounidense, Barack Obama, llamó a apoyar al gobierno democrático de Turquía, mientras el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, demandó calma y respeto total de las instituciones democráticas.

Durante horas, no hubo información sobre el paradero de Erdogan, quien se comunicó con la CNN turca para pedir al pueblo que saliera a las calles para defender la democracia en una llamada de video a un teléfono móvil sostenido ante una cámara por un presentador de CNN en Turquía.

tur revuelta1Cuando Erdogan aterrizó en Estambul declaró que “esta es una acción alentada por la estructura paralela… este acto recibirá el castigo necesario de nuestra nación”. El presidente se refirió así al movimiento dirigido por el intelectual islámico residente en Estados Unidos Fethullah Gulen, quien ha sido acusado de operar un Estado paralelo y de intentar derrocar al gobierno turco.

Enemigo íntimo bajo sospecha
Fethullah Gülen fue socio de Erdogan hasta que en 2013 se rompió esa alianza luego de que los medios del Movimiento dieran a conocer una serie de documentos sobre investigaciones de corrupción en el gobierno del por entonces Primer Ministro Erdogan que obtuvieron por estar infiltrados en las estructuras del Estado turco. Desde entonces Erdogan señaló a Gülen como organizador de una campaña y lo acusó de terrorista. En los últimos días, hubo un recrudecimiento en la persecución estatal a los seguidores y a las estructuras del Movimiento Gülen en Turquía y en el resto del mundo.

Erdogan se apoyó en la influencia de Gülen para limitar el poder de los militares nacionalistas, responsables de la caída de cuatro gobiernos desde 1960. Sin embargo, el escándalo de corrupción resultó con la dimisión de tres ministros de Erdogan. El presidente respondió con una purga de jueces, policías, fiscales y trabajadores de medios de comunicación o jueces considerados afines al religioso, tales como el diario de gran tirada Zaman o la cadena de televisión Samanyolu TV.

En diciembre de 2014, el presidente en funciones declaró que Gülen se había propuesto el objetivo de derrocar el Gobierno de Turquía. Específicamente, le atribuyó participación de sus adeptos en las protestas del año 2013 y la publicación de información comprometedora contra varios miembros del Gabinete de Ministros.tur fetullah

“Fethullah Gülen es un carismático predicador musulmán que construyó desde su autoexilio en los Estados Unidos, un movimiento político religioso, social y económico con un asombroso poder de movilización en Turquía y en más de ciento treinta países, de consecuencias impredecibles”, explica Pablo Kendikian, director de la Agencia Prensa Armenia y autor de una biografía no autorizada del clérigo.

“Gülen fue denunciado por haber creado un Estado paralelo en Turquía gracias al financiamiento de sustanciales aportes provenientes de empresarios y adherentes que él mismo ayuda a crecer económicamente. El Movimiento Gülen es uno de los principales actores y una de las organizaciones más poderosas e influyentes de la actual Turquía”, explica el libro de Kendikian, Fethullah Gülen.

“Erdogan y Gülen son los extremos de una misma política. La pelea por el poder en Turquía tiende a profundizarse aún más y la sociedad turca está atrapada en esta disputa”, señala Kendikian quien también remarcó la estrecha relación de Fethullah Gülen con la Central de Inteligencia Americana (CIA). Años atrás, Gülen y Erdogan formaron parte de la trama Ergenekon, un plan a través del cual se descabezó la cúpula de las Fuerzas Armadas turcas, defensoras del orden laico en ese país, y que sirvió también como instrumento para perseguir a los opositores a la idea de la islamización del Estado turco.

Fethullah Gülen ha dedicado su vida al estudio de la teología islámica y su enseñanza en madrasas turcas además de su cargo como imán bajo la supervisión del Ministerio de Asuntos Religiosos de la República Turca. La suya es una visión moderada del Islam y de un movimiento religioso dedicado, según sus propias palabras, a la educación, una educación del corazón y el alma además de la mente. El movimiento de Gülen ha desarrollado una moderna red de escuelas y universidades, acaparando influencia entre amplios sectores de profesionales liberales. Construyó escuelas privadas en al menos 180 países del mundo, incluyendo Estados Unidos, países de África y de América Latina. Esas escuelas son son fines de lucro y han sido investigadas por el FBI (Federal Bureau of Investigation). Pese a mostrarse contrario al secularismo, signo de identidad de la Turquía contemporánea, Gülen ha promovido desde su movimiento un diálogo interreligioso y cultural que le llevó a entrevistarse en 1998 con el papa Juan Pablo II y líderes judíos y ortodoxos.

En distintos encuentros con el presidente estadounidense, Barack Obama, Erdogan ha reiterado la extradición de Gülen, que actualmente vive en Pennsylvania por un exilio auto impuesto, para que fuera juzgado en Turquía por supuestas conspiraciones contra Ankara. Obama no lo ha extraditado porque no quiere meterse en el medio de un conflicto con su país aliado Turquía.

Video: Mehmed Dogan: “Los sucesos de Turquía son una guerra entre Erdogan y partidarios de Fetulá Gulen”

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    21 julio 2016 21:41

    Todo golpe de estado contra un gobierno constituido legítimamente, por mandato de la votación popular, un acto democráticamente instituido, es un golpe contra todo el concepto de civilización que existe en lo que va de esta segunda década del siglo XXI. Estados Unidos, la actual potencia militar del planeta, ha desencadenado varias de estas intentonas en función de sus propios intereses capitalistas neoliberales, por lo que carece de autoridad moral para inmiscuirse y vociferar por la democracia. Más aún, dentro de sus fronteras se ha asesinado a presidentes y se ha boicoteado escandalosamente elecciones presidenciales, tal como sucedió con George Bush Jr. en perjuicio de Alan Gore el año 2000.