Nov 8 2004
567 lecturas

Política

FCEAP: comenzó el baile en Santiago

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Convencidos de que el Foro de Cooperación Económica del Asia Pacifico (FCEAP; APEC sus iniciales en inglés), fundado en 1989, “ha sido desde sus comienzos el más eficiente brazo ejecutor de las orientaciones neoliberales que impulsa Estados Unidos en el mundo” y a 12 días del encuentro de los dirigentes políticos de los países signatarios en la capital de Chile, comenzaron las movilizaciones ciudadanas que expresan su desacuerdo con la reunión.

El bloque Asia-Pacífico esta conformado por 21 países y representa un 47 por ciento de la producción mundial. Chile ingresó al Foro en 1994 y en la actualidad los países que lo integran absorben el 54 por ciento de sus exportaciones, en su mayor parte bienes en bruto o con poco valor agregado, principalmente cobre, salmón y madera.

El costo del sarao

Los cálculos dicen que el gobierno gastará -o invertirá, según como se mire- casi siete millones de dólares para atender a sus invitados. Una bofetada artera a un país que debió escuchar, y lo hizo impávido, las no explicaciones de sus autoridades por la falta de vacunas para proteger a la infancia contra la hepatitis durante el verano que golpea la puerta.

No menos de 3.500 policías brindarán seguridad democrática a los asistentes; a este número de agentes criollos se vienen sumando, desde hace unos dos meses, contingentes de “expertos en seguridad” foráneos.

La planificación ciudadana

Más de 300 organizaciones ciudadanas, políticas y sociales, se han preparado para hacer oír su protesta y visión -alternativa al imperio y sus acólitos- sobre un mundo diferente unido en su diversidad y respetuoso de sus identidades regionales y nacionales. Con mayor o menor empuje estos sectores de la sociedad se agrupan en torno de tres entidades: el Foro Social chileno, la Coordinadora Anti FCEAP y la Central Única de Trabajadores.

Se espera la llegada de personalidades de diversas partes del mundo que inscriben su accionar en las distintas instancias opuestas a la globalización a la americana que se impone a los pueblos.

Las organizaciones tienen previsto concentrar sus actividades los días 19, 20 y 21 de este mes, en coincidencia con los saraos y reuniones formales de los delegados.

La división del trabajo hará que el Foro Social se concentre fundamentalmente reuniones de reflexión y debate; la Coordinadora en la protesta y actividades callejeras, y la CUT en las discusiones y actividades enfocadas hacia el mundo sindical, a realizarse entre los días 16 y 17 de noviembre en el edificio bautizado por la dictadura Diego Portales (antes Gabriela Mistral), ubicado en el centro de la ciudad.

El mayor esfuerzo de movilización lo constituye la marcha que tendrá lugar el día 19. Las organizaciones llaman a concentrarse en el Parque Almagro para – luego de caminar en desfile por el centro de la capital- realizar un acto artístico en el Parque Bustamante.

Para los días 20 y 21 esta planteada la realización de las actividades previstas por el Foro Social chileno, con alrededor de 200 actos, reuniones, paneles, foros de discusión y talleres, éstos se realizarán básicamente en dos lugares: la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y el colegio Compañía de María.

Por lo menos una emisora, Radio Tierra (www.radiotierra.cl) transmitirá en vivo por internet las alternativas de la acción ciudadana en esos días.

No se han organizado mayores actos en los barrios de Santiago -lo que para muchos analistas y observadores es un error, porque resta, por una parte, instancias para la información de los ciudadanos y por otra hace más difícil recoger sus sugerencias y deseos-.

Los grandes actos masivos son importantes, pero por cierto no aseguran ni la democracia interna del movimiento anti FCEAP -y antiglobalización en general- ni la expresión de la base social.

El sistema de grandes movilizaciones urbanas corre el riesgo de convertirse en un fin por sí mismo.

Santiago estará virtualmente tomada por las fuerzas policiales y de espionaje social -chilenas y extranjeras-, razón por la que no se descarta -se espera, en realidad- la puesta en movimiento de un ingente aparato represor y de control de la ciudadanía.

No se descarta que el presidente de EEUU utilice el Foro para enterar a los demás dirigentes de sus nuevos planes y resoluciones de alcance mundial.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario