Ago 19 2004
618 lecturas

Sociedad

Francisco Ponzán, un combatiente olvidado

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Dos libros que cuentan la vida de Francisco Ponzán: Lucha y muerte por la libertad, 1936-1945, escrito por su hermana y colaboradora en la Pilar Ponzán, y La red de evasión del grupo Ponzán, del escritor y maquis libertario Antonio Téllez Solá.

En la confianza de que algún día seamos capaces de mover la pesada losa que el fascismo y las izquierdas claudicantes han puesto sobre la historia social de España, el recuerdo del compañero Ponzán continua vivo en los corazones libertarios -y no sólo de España-.

Entregado a su causa

Francisco Ponzán Vidal nació en Oviedo,en enero de 1911. Muere -es asesinado- en Buzet, Francia, el 17 de agosto de 1944.

Conocido como Paco, Gurriato o El Gafas (por su miopía) vivió y estudió en Huesca, donde obtuvo el título de maestro a los 18 años. Miembro de la directiva del Ateneo Cultural Libertario de Huesca y activo y destacado militante de la CNT oscense, a este sorprendente anarquista los acontecimientos históricos le llevaron a ser un proscrito y aguerrido luchador.

Fue detenido en 1930 tras la sublevación de Jaca; en 1932 encarcelado por apoyar a los obreros en huelga de las industrias químicas de Sabiñánigo; al año siguiente, cuando la insurrección libertaria de diciembre de 1933, fue apresado y torturado por la policía en Zaragoza. En 1934 vuelve al calabozo acusado de facilitar la fuga a 10 presos de la cárcel de Huesca.

Ante el alzamiento de 1936 -y frente a la pasividad de las autoridades republicanas- los cenetistas requisan armas y hacen frente frente a las columnas del ejército. En inferioridad y agotada la resistencia, Ponzán se evade a la zona leal.

Participa en el Comité Comarcal de la Colectividad de Angüés, es nombrado consejero de Transportes y Comunicaciones en el 1er Consejo de Defensa de Aragón y Subsecretario de Información y Propaganda en el 2º Consejo. Al frente del Departamento estaba el anarquista Evaristo Viñuales. Dimiten a los tres meses y Francisco se reincorpora a la Columna Confederal Roja y Negra, ahora 28ª División, que cubre el frente del Vedado de Zuera.

Se niega a vestir uniforme militar y se enrola en el grupo guerrillero “Los Libertadores”, adscritos a la 127ª Brigada del anarquista Máximo Franco. Su acción se desarrollaba en terreno enemigo, recogiendo información, liberando antifascistas evadidos y realizando actos de sabotaje. Por su actividad es ascendido a teniente del X Cuerpo del Ejército del Este, actuando en el Servicio de Información (SIEP).

Vencido, no derrotado

foto
Con la derrota se refugia en Francia, tras esconder depósitos de armas y dejar enlaces y bases de apoyo con la idea de proseguir la lucha. Es internado en el campo de concentración de Vernet, se evade y con ayuda de exiliados libertarios crea en 1939 la primera y más extensa red antifranquista a ambos lados de los Pirineos. En 1940 es herido en Boltaña en una incursión dirigida a liberar presos confederales en Zaragoza.

Con la invasión alemana de Francia, el Grupo Ponzán pone su organización al servicio de la incipiente red Pat O’Leary, posteriormente la más amplia e importante red de evasión, información y correo al servicio de la resistencia entre 1940 y 1944.

Ponzán entabla relación con los servicios secretos aliados, tanto ingleses como franceses, lo que no fue aceptado por el Consejo General del Movimiento Libertario en el exilio,y se lo desautorizó orgánicamente. No obstante y gracias a su red de pasadores y guías de montaña, cientos de antifascistas salvaron la vida, logrando huir vía Gibraltar y Portugal.

Fue detenido en 1942 y vuelto a internar en Vernet, se fuga de nuevo y en abril de 1943 es encarcelado por las autoridades francesas al servicio del Reich. Juzgado y entregado a la Gestapo, es encarcelado en Toulouse, de donde fue sacado en un convoy junto a 50 antifascistas más para ser ejecutados y quemados en Bouzet, sólo dos días antes de ser liberada la ciudad por el maquis.

Reconocido y condecorado a título póstumo por los gobiernos y ejércitos de Francia, Inglaterra y EEUU. ha sido olvidado en su tierra.

—————————

*El artículo original puede leerse en: www.llaveinglesa.com/alra

Publicado asimismo en el Boletín de la Confederación Nacional del Trabajo, España:
www.cnt.es/noticia.php?id=1383.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario