Nov 19 2008
388 lecturas

EconomíaPolítica

G-20: Mantener la hegemonía del dólar sin tocar eleva el precio de las reformas

Alfredo Jalife-Rahme*

En referencia a la fallida cumbre del G-20 de Washington, el muy solvente Europe 2020/GEAB (No. 29; 16.11.08) destaca el “fin del monopolio occidental, sobre todo anglosajón”.

Para el centro prospectivista europeo tales cumbres demuestran la “ineficacia frente a la crisis, ya que se limitan a tratar los síntomas (derivados financieros de los bancos y otros hedge funds, volatilidad extrema de las divisas y los mercados financieros, etcétera) sin tratar la causa principal de la crisis sistémica global actual; es decir, el desplome del sistema de Bretton Woods fundado sobre el dólar estadunidense como el pilar del edificio monetario mundial”.

El G-20 (con Baby Bush, pero sin Obama) no modificó el dolarcentrismo del caduco sistema Bretton Woods y “a partir de ahora hasta el verano de 2009, la quiebra del sistema presente y de EU, que representa su núcleo, empujará al conjunto del planeta a una inestabilidad económica, social, política y estratégica sin precedente, marcada principalmente por la ruptura del sistema monetario mundial en el verano de 2009”. Pareciera que haya que “pasar por esta catástrofe (¡supersic!) para que los problemas de fondo sean abordados en forma concreta” y enumera “cuatro fenómenos fundamentales” que desplomarán al sistema en el curso de 2009:

1. “Debilidad acelerada de los históricos actores centrales: EU y Gran Bretaña”. Es notable la coincidencia con Bajo la Lupa (16.11.08).

2. “Tres visiones del futuro sobre la gobernabilidad global van a dividir a los principales actores mundiales (EU, eurozona, China, Japón, Rusia y Brasil) a partir de la primavera de 2009”. No especifica las tres visiones, que no son tan difíciles a elucidar y que, creemos, se trata de la anglósfera, Europa continental (sumada de la reciente alianza estratégica de Rusia y Francia en la cumbre de Niza) y China. Llama la atención la asombrosa ausencia de India y la carencia de una cosmogonía sudamericana (“Latinoamérica” hace mucho que dejó de existir al haber sido aniquilada por los jihadistas neoliberales del PRI y el PAN).

3. “Aceleración descontrolada de los procesos desestabilizadores de la pasada década.”, y

4. “Multiplicación de torbellinos de violencia creciente.”

Europe 2020/GEAB se centra en los puntos dos y tres, después de haber ampliamente desarrollado el uno y cuatro en sus anteriores ediciones, que hemos reportado en Bajo la Lupa. No pierde su tiempo sobre los paliativos de la cumbre del G-20, ya que “es la estructura misma del edificio la que se encuentra en tela de juicio”. Enfatiza que en este primer año de grandes correcciones bursátiles, el índice Dow Jones ha sufrido su más violento desplome desde 1900, “más fuerte aún que el de 1929”.

Pone de relieve la legendaria mediocridad de la clase dirigente mundial y sostiene que habrá que esperar una “renovación de por lo menos 20 por ciento de los principales dirigentes del planeta para iniciar soluciones viables”, ya que de otra manera será imposible afrontar los cambios fundamentales. No lo dice, pero la desregulación financiera global descerebró a la clase política mundial y a sus seudointelectuales (sobra ver la conducta de los políticos neoliberales mexicanos como botón de muestra, en el que descuella el trío nihilista Beltrones-Labastida-Gamboa que lleva 27 años de destrucción masiva).

En su número anterior, Europe 2020/ GEAB había vaticinado la “implosión de la deuda de EU en el verano de 2009 en forma de cese de pagos del país o de la devaluación masiva del dólar”. Episodios similares afectarán también a GB y a los países integrados a la economía y las finanzas de EU. ¿Vendrá en la lista de honor el fantasiosamente “blindado” México calderonista?

Como buen europeo, Europe 2020/ GEAB coloca en un primer plano el papel de la eurozona que, de un total de 7.4 millones de millones de dólares (trillones en anglosajón) del total de reservas mundiales, viene en el tercer lugar con 530 millones de dólares, antes de Rusia (475.4 millones) y detrás de China (casi 2 millones de millones) y Japón (casi un millón de millones de dólares).

Cita el inventario de la quiebra de The Financial Times que “ha establecido la lista de los activos materiales del gobierno federal de EU (bases militares, parques nacionales, edificios públicos, museos, etcétera), evaluados en 1.5 millones de millones que equivale a su déficit presupuestal del año entrante”.

Un análisis de People’s Daily (17. 11.08) determina que “el mundo no se encuentra todavía listo para un nuevo sistema financiero internacional” debido a que “EU defiende sus intereses” a todo precio. Cuando el coro mundial reclama el fin de la hegemonía del billete verde, el rotativo resalta la férrea defensa del dólar por Japón como la “única divisa viable de reserva”. Desde hace mucho, Japón se convirtió en una franquicia de la anglósfera y le está creando graves problemas a la humanidad.

China Daily (17.11.08) expone la postura poco publicitada del presidente Hu Jintao, quien urgió al establecimiento de un “nuevo orden financiero internacional más equitativo, justo, incluyente y ordenado” con la “gradual diversificación de varias divisas”.

Según China Daily, los “analistas” consideran que “todavía puede tomar un largo tiempo para que se materialice la reforma del sistema financiero internacional, a pesar de ciertos ajustes en el corto plazo”. Pareciera que China se ha resignado a que “EU, la más grande economía del mundo, no pierda su prominencia en el corto plazo, cuando la presente estructura financiera internacional puede continuar todavía por algún tiempo”, como asevera Zhang Jun, director de la Universidad de Fudan del Centro de China para Estudios Económicos.

Sería bueno que nuestros amigos chinos se actualicen, ya que la Unión Europea representa ahora la más grande potencia económica del mundo 16.9 millones de millones de dólares) por delante de EU (13.8 millones de millones), según datos del Fondo Monetario Internacional.

En forma más correcta, Zhao Xijun, profesor de finanzas de la Universidad Renmin de China, adujo que la “estructura básica del régimen financiero internacional permanecerá sin cambios, pero que habrá algunas modificaciones en temas como mayor cooperación para mejor regular los mercados”. Agregó que los hedge funds y los bancos de inversiones que “han jugado un papel dudoso al desencadenar la presente crisis, serán obligados a mayor transparencia”.

EU y GB no aceptarán ninguna modificación sustancial al moribundo sistema de Bretton Woods y antes preferirán una “catástrofe” y/o una Tercera Guerra Mundial que tanto ha cacareado el régimen torturador bushiano. El precio de las inevitables reformas será muy elevado.

*Publicado en La Jornada

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario