Sep 25 2006
672 lecturas

Sociedad

Guatemala potencia. – HOSPITALES EN TENSI脫N. LA PRECARIEDAD AL DESNUDO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La huelga hospitalaria que se inici贸 hace unos meses en los m谩s importantes hospitales p煤blicos de Guatemala, ha generado un movimiento que desnuda la crisis en la que subsiste la red nacional de servicios de salud. En este proceso 鈥搎ue ha tomado un cariz conflictivo鈥 se han evidenciado al menos cuatro elementos sumamente preocupantes en t茅rminos de protecci贸n social y respeto al bien com煤n de la sociedad guatemalteca.

En primer lugar, es evidente que la huelga es solamente un s铆ntoma de la precariedad del Sistema de Salud P煤blica. Una precariedad que no es de ninguna manera coyuntural, pero que se agudiza a inicios de 2006.

En enero y febrero de 2006 la impugnaci贸n por una casa m茅dica de un proceso de licitaci贸n adjudicado a otras casas, frena el suministro trimestral de equipo m茅dico de diversa naturaleza al Hospital Roosevelt. Para buscar una salida y evitar un desabastecimiento que pusiera en peligro el servicio hospitalario, los directores y jefes de departamento del hospital se re煤nen con el responsable del mejoramiento y equipamiento de hospitales del Ministerio de Salud. Con ese antecedente de di谩logo se llega hasta mayo, en medio de una situaci贸n francamente cr铆tica.

Para muestra un bot贸n: en los laboratorios no hab铆a disponibilidad de reactivos sin los cuales no se pod铆an hacer las pruebas serol贸gicas, lo que imposibilitaba suministrar sangre y por lo tanto no se pod铆a asistir a pacientes que requieren transfusiones diarias, ni atender emergencias, desde casos complejos tales como complicaciones en partos hasta accidentes menores.

Si en lo m铆nimo era imposible cumplir con el mandato deontol贸gico que rige la 茅tica laboral de todo m茅dico, es inimaginable pensar c贸mo los m茅dicos iban a afrontar la tarea de sostener todo el entramado hospitalario en esas condiciones. Se trata no s贸lo del Roosevelt sino de una situaci贸n que se ha prolongado 鈥揷on un costo social alt铆simo鈥 en la mayor铆a de hospitales p煤blicos y centros de salud donde no existe una m铆nima infraestructura ni se cuenta con recursos para proveer una atenci贸n de calidad, profesional, cient铆fica y humana.

En segundo lugar, se ha hecho patente la negligencia e irresponsabilidad administrativa por parte de los funcionarios del Ministerio de Salud para proveer de mecanismos necesarios para afrontar la crisis. Han sido los m茅dicos quienes, por sus propios medios, han realizado gestiones de diversa 铆ndole llegando incluso en las 煤ltimas semanas a proporcionar listas completas de insumos, a tramitar cotizaciones de casa en casa m茅dica, a cotejar inventarios, etc.

Ante la falta de acciones concretas del Ministerio de Salud 鈥搎ue ha venido prometiendo una resoluci贸n de corto y mediano plazo a esta crisis鈥 los m茅dicos se declaran en huelga para presionar al gobierno a actuar conforme a las circunstancias, es decir frente a una situaci贸n de emergencia nacional. No se trata, en palabras del Presidente de la Rep煤blica, de 芦un berrinche de los m茅dicos por un par de tijeras禄, sino justamente de una medida que busca colocar como prioridad de Estado la Salud de los y las guatemaltecas.

Despu茅s del acuerdo del 26 de julio alcanzado por la Comisi贸n de Alto Nivel1, los m茅dicos regresaron a sus labores en el entendido en que en los siguientes quince d铆as el gobierno se compromet铆a 1) a proveer los insumos m谩s indispensables, 2) a agilizar una ruta viable para equipar paulatinamente a la red hospitalaria, 3) a publicar el acuerdo al que se hab铆a llegado y 4) a presentar ante el Congreso una propuesta de acuerdo de excepci贸n que permitiera acelerar este proceso en un contexto de crisis.

A tres semanas del acuerdo 鈥搕erminando agosto de 2006鈥 ninguno de los puntos se ha cumplido incluyendo la publicaci贸n del mencionado acuerdo 鈥損ublicado dos semanas m谩s tarde de lo previsto y con modificaciones鈥. Existe a todas luces tanto un vac铆o administrativo que no recupera los aprendizajes de las experiencias de los contextos de emergencias que se han dado recientemente (tales como la crisis del caf茅 o de la tormenta del Stan) como una ineficiente ejecuci贸n presupuestaria que hace m谩s que imperativa la pr谩ctica de una auditor铆a social.

A todo ello se le suma, en tercer lugar, una postura arbitraria en el tratamiento de la crisis. Las amenazas del gobierno orientadas a cerrar todo espacio de negociaci贸n 鈥搈ediante despidos, levantamiento de actas, etc.鈥 son un signo de la t贸nica con la que se est谩 manejando los ejes centrales de tensi贸n social. Es una pr谩ctica recurrente que no se vale de mecanismos de argumentaci贸n s贸lida sino que utiliza las armas del desprestigio deslegitimando las reivindicaciones de los m茅dicos que 鈥損or vocaci贸n鈥 han pasado en promedio diez a帽os de su vida, prepar谩ndose y trabajando en el campo de la atenci贸n y la promoci贸n de la salud.

A煤n cuando el sistema nacional de salud es uno de los instrumentos principales que la sociedad guatemalteca tiene en materia de protecci贸n social, siendo la salud un derecho constitucional inalienable, el actual gobierno ignora totalmente las deficiencias expuestas promoviendo, por omisi贸n, el desmantelamiento del sistema de salud p煤blica.

Finalmente, las pol铆ticas p煤blicas en este 谩mbito se han caracterizado por una modalidad liberal restrictiva de acceso a la salud que mantiene a la gran mayor铆a de la poblaci贸n en una situaci贸n de sobrevivencia 鈥揹onde el 芦cu铆dese quien puede y tiene los medios禄 es la norma. No estamos 煤nicamente asistiendo al deterioro del sistema hospitalario p煤blico: estamos asistiendo a un paulatino desmantelamiento de los pilares de la protecci贸n social (salud, educaci贸n, trabajo, etc.).

Enfrentamos, como escribe Robert Castel, un auge de la inseguridad social. Es, sin duda alguna, una condici贸n alimentada por un proceso de reindividualizaci贸n del 谩mbito de lo social, reemplazando las pol铆ticas p煤blicas en materia social por estrategias comerciales y por sistemas de financiamiento privado 鈥揷omo en el caso de los seguros m茅dicos鈥 que generan desigualdad.

1 Se trat贸 de un di谩logo entre la Comisi贸n Interinstitucional (Representantes del Colegio de M茅dicos, representantes del sindicado de m茅dicos, representantes de los residentes de los hospitales Roosevelt, y San Juan de Dios, y representantes de la USAC) y la Vicepresidencia de la Rep煤blica.

———————————————

* Investigadora de Avancso, Asociaci贸n para el avance de las ciencias sociales en Guatemala.
Texto para 芦Buenos D铆as禄 en Radio Universidad. Difundido por la agencia de noticias de Am茅rica Latina y el Caribe ADITAL (www.adital.com.br).

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario