Abr 2 2010
390 lecturas

Política

Ha llegado la hora del desarme nuclear

Dimity Hawkins*
  Nunca hubo en la historia un mejor momento que éste para impulsar el desarme nuclear. El deseo de librar al planeta de las 23.300 ojivas actualmente acopiadas en los arsenales atómicos ha sido manifiestado en oportunidades recientes tanto por líderes mundiales como por agrupaciones de la sociedad civil.

En abril pasado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró en un discurso en Praga su intención de "buscar la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares". En abril próximo Washington y Moscú firmarán un nuevo acuerdo bilateral en reemplazo del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas de 1991, que reducirá sus arsenales nucleares en 25%. Puesto Estados Unidos y Rusia poseen el 96% de los arsenales nucleares, este acuerdo, aunque llega con largo atraso, es muy bienvenido.

Para una creciente corriente de opinión el completo desarme nuclear no puede ser alcanzado sólo con algunas iniciativas en tal sentido sino fundamentalmente a través de un marco amplio y abarcador. Para ello, las organizaciones de la sociedad civil y un
número cada vez mayor de gobiernos están uniéndose a un llamamiento a favor de un Convenio sobre Armas Nucleares (NWC).

En 1997, expertos no gubernamentales tomaron la osada iniciativa de proponer un modelo de NWC. Un convenio de este tipo ha estado en discusión durante muchos años en foros multilaterales.
 
La discusión ha crecido en ímpetu en tiempos recientes tras el relanzamiento de ese modelo de NWC en 2007. Se trata de un documento que ha sido aceptado dos veces por las Naciones Unidas, en 1997 y 2007.

Mientras los gobiernos hablan, la sociedad civil propone nuevamente soluciones positivas y pone en marcha las acciones para seguir la trayectoria lógica de una agenda realizable para comenzar a trabajar en un NWC verificable y abarcador.

No se trata de un nuevo concepto, sino de una idea para la que ha llegado su hora.

Un NWC fortalecería el puñado de negociaciones sobre desarme ya en curso al prohibir la producción de material fisionable y el desarrollo, las pruebas, el almacenaje, la transferencia, el empleo y la amenaza de empleo de armas nucleares. A las partes se les requeriría declarar todas las armas nucleares, materiales, instalaciones y vehículos de traslado en su poder. Sucesivamente, se les exigiría abolir sus arsenales atómicos de acuerdo con una serie de fases.

Cada año, alrededor de dos tercios de las naciones vota en la Asamblea General de la ONU a favor de una resolución en la que se demanda un pronto inicio de negociaciones sobre un NWC. Esta votación es un reflejo de las encuestas encargadas por Global Zero en 2008 en 21 países según las cuales un 76% de las personas consultadas quería un acuerdo global vinculante para abolir las armas nucleares dentro de un lapso especificado.
 
El Secretario General de la ONU ha propuesto un convenio en su plan de cinco puntos para un mundo libre de armas nucleares. Las organizaciones de la sociedad civil  y un número cada vez mayor de gobiernos consideran de sentido común el alcance de un convenio o tratado en tal sentido.

De modo que las barreras para una exitosa negociación de un NWC son políticas, no técnicas. Es necesario que las declaraciones de intención de todos los gobiernos sean seguidas por acciones.
 
Integrantes de la sociedad civil global tales como la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares, la asociación  de Físicos Internacionales por la Prevención de la Guerra Nuclear, Abolición 2000, Sokka Gakkai Internacional y la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad están trabajando conjuntamente en esta agenda. Estos grupos, que representan a profesionales, gobiernos locales, mujeres pacifistas, gente de fe o de visión se reúnen regularmente con gobiernos y diplomáticos a fin de propulsar la agenda para un NWC.

El 5 de junio de este año, organizaciones de todo el mundo emprenderán acciones conjuntas bajo el lema "NWC ¡ahora podemos!" para exigir a los gobiernos de todo el mundo que movilicen la agenda por cero armas nucleares, impulsados por la preocupación de que podrían no conseguirse progresos sustanciales en la conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN) de la ONU de mayo próximo.

Está creciendo la impaciencia con el viejo TNPN de hace 40 años dado que las amenazas de proliferación continúan y que es insuficiente el progreso alcanzado en este período en materia de desarme nuclear. Un NWC realzaría los compromisos existentes sobre desarme contenidos en el Artículo VI del TNPN al proporcionar un mapa de ruta para la eliminación.

Precisamente ahora hay por lo menos 23.300 razones para perseguir la aprobación de un NWC en el mundo. Y cada una de esas razones lleva consigo un imperativo para la acción. La sociedad civil lo sabe. Éste es el momento para que los gobiernos satisfagan las expectativas de la mayoría de los pueblos del mundo y preparen un NWC para abolir para siempre todas las armas nucleares.

*Director de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN). Divulgado por IPS.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario