Ene 13 2010
543 lecturas

Ambiente

Haití, la segunda destrucción

Alejandro Tesa

Desolación es la única palabra que puede en la noche del 12 de enero  asociada a Haití. La otra es destrucción. La ciudad  de Puerto Príncipe, capital de la república, fue arrasada por un terremoto que superó los siete grados en la escala de Richter. Un sismo de esa magnitud es devastador.

Transcurrido el breve crepúsculo tropical todavía no se conoce infgotmación fidedigna de los daños, de los muertos, de los heridos, de los desaparecidos bajo los escombros enseñoreados en la primera capital libre de América Latina.

En Santo Domingo, República Dominicana –que comparte La Española con Haití–se señaló que se trató de un terremoto apenas de menor magnitud que el grado 8.1 que remeciò la isla en 1946.

En Estados Unidos se teme que, a más de de las contínuas réplicas telúricas, existe el riesgo de un maremoto. Según primeros cálculos, l epicentro del sismo se sitúa mar adentro, a unos 15 kilómteros de Puerto Príncipe y a una profundidad que excede los 10 kilómetros

El gobierno dominicano decretó alerta roja en toda la zona costera del país.

Haití conforma la sociedad más pobre del continente y se encuentra, desde la invasiòn estadounidense-francesa, que rompió la institucionalidad y expulsó al presidente constitucional Aristide, ocupado por tropas multinacionales, una "fuerza de paz" de las Naciones Unidas. El terremoto la golpeó cuando faltaban siete minutos para las cinco de la tarde (hora local).

El hospital de Villa Petion se desplomó, señalan algunas fuentes, pero la especie no se confirmaba oficialmente; tampoco si hay recuento de víctimas humanas. En las barriadas populares, según las escasas comunicaciones que logran emitirse –cayó el sistema nacional– la destsrucción es total y por ahra resulta imposible calcular ni los daños a inmuebles ni la cantidad de muertes. Según esas fuentes, una hora y media después del terremoto se apreciaban densas nubes de polvo sobre las calles, pero no se localizaban incendios.

Conocida la magnitud del desastre, el gobierno de Venezuela se aprestaba a enviar una primera aeronave con ayuda humanitaria; se estima, a partir de las escasas informaciones con que se cuenta, que hasta un 70% de los habitantes de Puerto Príncipe y aldeas vecinas lo han perdido todo.

En las primeras horas de la mañana del miércoles 13 probablemente también Cuba y otros países se hagan presente con alimentos, brigadas médicas y equipos de salvamento. Y en las horas de la tarde, con un panorama más completo, comience la coordinación solidaria internacional.

Las imágenes son de archivo, no corresponden a la realidad haitiana de hoy, sin duda mucho peor.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario