Nov 8 2011
579 lecturas

Libro de la semana

Hay alternativas

No pocos analistas de la contemporaneidad creen descubrir, a partir de los movimientos ciudadanos europeos —en Portugal, España, Grecia, y posterioremente los "okupas" de Wall Street, en Estados Unidos, un estadio no previsto del proceso denominado globalización; para decirlo en pocas palabras: que estamos todos los habitantes de la Tierra sujetos a los mismos avatares: la indignación por la pobreza que merodea y acecha a las mayorías. El asunto no es tan sencillo.

En rigor, esto de los indignados, de las masas indignadas, nace allá por el 2000 en la Argentina (nihil novi…) y dio al traste con el gobierno del entonces presidente De La Rúa. Como aquellos que hoy protestan en la UE y en EEUU, los que iniciaron cacerolazos en Buenos Aires y acuñaron la consigna "!Que se vayan todos!", fueron en un comienzo mayoritariamente grupos y personas pertenecientes a las capas medias de la población, y su estar indignados y hartos no difería grandemente de las razones que se esgrimen hoy en el Primer (todavía) Mundo.

Esas razones eran el sentirse estafados por políticas económicas que les birlaban sus ahorros; en el caso argentino el final de la paridad un peso=un dólar, el virtual congelamiento de sueldos y la cesantía en aumento; la falta de horizonte para su sector social, o sea. Hasta aquí las semejanzas.

La diferencia es que en la Argentina la indignación ciudadana rebazó la protesta de esos sectores de clase y se convirtió rápidamente en un movimiento ciudadano masivo, policlasista, que incorporó una serie de reivindicaciones y consignas latinoamericanas; las masas, en definitiva, exigieron justicia social para todos, y lo hicieron al costo de muertos y heridfos por la represión policial —algo que al parecer, y visto desde América del Sur, no sucede ni en la Unión Europea ni en Estados Unidos, por lo menos no con fuerza.

Tal vez ese hecho se deba a que en América (la que habla castellano) el individualismo no ha terminado de permear toda la sociedad, ni siquiera en Chile, el motor experimental del neoliberalismo conservador echado a andar a mediados de los años setentas del siglo pasado. Hay en esta parte del Mundo —efecto de las culturas indígenas tanto como de los regímenes brutales de explotación vigentes— un resto que permite pensar en nosotros como todos y no en nosotros como sector que excluye.

De cualquier modo los movimientos sociales europeos y estadounidense son importantes al desnudar una metodología oprobiosa de acumulación de capital y concentración de la riqueza y, dados los tumbos de la economía mundial y la crisis universal de los sistemas de representación ciudadana, no resulta en absoluto fantasioso suponer que al prolongarse este estado de cosas, las masas en aquellos países lejanos adquirirán conciencia verdadera de las dimensiones del drama que hoy las convoca,  genuinamente una tragedia en el más clásico sentido del término— que sí es  mundial.

El libro que nos ocupa —Hay alternativas— está referido a la situación española, lo indica el subtítulo: Propuestas para crear empleos y bienestar social en España. Su enfoque —de cómo salir de la crisis— nos permite, distantes como estamos de la península, comprender lo profundamente que afecta a sus habitantes (tanto a los que protestan como a aquellos que guardan silencio o, todo puede ser, esos otros que piensan, sin ser grandes capitalistas vinculados al sector de las finanzas transnacionales, que sobrevivirán sin mayor aprietos al fenómeno.

Y es también un llamado a la solidaridad racional. Su prologuista señala: "Las movilizaciones del 15M son una ilustración inspiradora que muestra qué es lo que puede y debe hacerse para no continuar la marcha que nos está llevando a un abismo, a un mundo que debería horrorizar a todas las personas decentes, que será incluso más opresivo que la realidad existente hoy en día". El prólogo es de Noam Chomsky.

Sus autores recogen datos que en cierta forma indican que el abismo señalado por Chomsky ya se abrió bajo los pies del planeta:  "Nada menos que el  78 por ciento de la población no está de acuerdo con las políticas de austeridad; en la Unión Europea, donde el 68 por ciento de la población no está satisfecha con la manera como se está construyendo esta institución, y muestra también desacuerdo con las políticas que se llevan a cabo; y en el mundo, donde el 50 por ciento de los trabajadores gana menos de 2 dólares diarios y no tiene ningún tipo de contrato ni de protección social, en donde hay 1.100 millones de hambrientos y casi 2.000 millones en situación de extrema pobreza."

Cabe destacar que no se trata de una obra escrita para sacar provecho de la circunstancia, es decir: pensada para obtener ganancias en un mercado (de lectores) ansioso de dejar atrás la pesadilla; los antecedentes de sus autores hablan por ellos mismos. Son:

Vicenc Navarro, politólogo y economista, catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y otros centros de estudios superiores en su país y Estados Unidos; autor, además,de más de una veintena de libros que suelen citarse en casi todfos los idiomas del mundo.

Juan Torres López
, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla. Autor de numerosos artículos científicos y de divulgación económica y de una veintena de libros, además de dirigir o participar en numerosas obras colectivas desde su especialidad

Alberto Garzón Espina, licenciado en Economía, diplomado en Administración de Empresas y máster en Desarrollo Económico; coordina la revista digital Economía Crítica y Crítica de la Economía, fundada en el seno del movimiento de jóvenes economistas críticos en España.

En suma, una obra que debería ser un lujo publicarla para cualquier integrante de la industria librera. Solo que eso no ocurrió. Editorial Aguilar, explican los autores, "Mostró su interés por  publicar nuestro libro (…) Cuando ya se había concretado como fecha de publicación (el 19  de octubre) y se  había comenzado su promoción en el portal internet de Aguilar y en librerías, los editores nos  comunicaron que la empresa deseaba retrasarla sin otra explicación de por medio, lo que  nos obligó lamentablemente a desestimar su publicación en esa editorial.

"Se confirmaba  así lo difícil que resulta difundir en España, en los  momentos en que son más necesarias  que nunca ideas alternativas al pensamiento único que predomina en el debate político y social".

Concluyen señalando: "Para solventar esta situación hemos optado por ofrecer nuestra obra gratuitamente en formato pdf a través de la red y en una nueva edición impresa en Ediciones Sequitur que,  con la colaboración de ATTAC España, se ha arriesgado a publicar rápidamente este libro.

"Tenemos la firme convicción de que solo haciendo que la ciudadanía  sepa lo que de verdad está sucediendo en nuestra economía y divulgando las alternativas que existen a esta aguda crisis del capitalismo podremos salir de ella con más empleo y bienestar social, como demostramos en este libro.

"Por eso llamamos a divulgar esta versión en pdf, a estudiarla y  difundir sus propuestas y pedimos a todos los lectores que se conviertan ellos y ellas mismas en distribuidores del libro una vez que se encuentre impreso.

Contra la censura de los grandes oligopolios y el pensamiento único  que imponen los poderes económicos, financieros y mediáticos defendamos la pluralidad y la libertad de  pensamiento conociendo y difundiendo el pensamiento crítico.

"El libro puede ser "bajado" en cualquiera de los siguientes sitios-web:
– http://www.vnavarro.org
– http://www.agarzon.net
– http://www.attac.es
– http://www.sequitur.es".

Lagos Nilsson

Addenda
La editorial Aguilar forma parte, junto con Alfaguara,  Altea,  Santillana y Taurus, entre otras, del Grupo Santillana,perteneciente al "hólding" PRISA, que publica el diario El País entre otros medios y se ha extendido como conglomerado en los medios periodísticos y de entretención por diversos países de América Latina.

Los accionistas mayoritarios de PRISA, la familia Polanco (35,016% de las acciones) y, desde mediados del año pasado, un fondo de inversión estadounidense, la Liberty Acquisition Holdings Corp. (57,7% de las acciones), que agrupa a más de 70 grandes
inversores, entre los que figuran GLG, Taurus, Glenhill, Millenium, T Rowe Price, First Eagle,Soros Fund, Fortress, Teachers Advisors, Canada Pension Plan y los bancos Citigroup, Credit Suisse, Deutsche Bank y Morgan Stanley.

"La ocultación de alternativas en los falsimedia convencionales es ya más que indignante. La ciudadanía toda tiene que luchar para que algún día se les puedan exigir responsabilidades. El silencio o la manipulación están tratando de tapar estafas, saqueos, asesinatos… Cuando lo que se ocultan son crímenes, el silencio también es criminal.

"Los medios de desinformación se han convertido hace ya tiempo en cómplices de la  barbarie".
 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario