Jul 3 2009
405 lecturas

Opinión

Honduras, Irán y el control de la maquinaria de Inteligencia de Estados Unidos

Gustavo Herren*

Las causas que dispararon las protestas durante las últimas elecciones en Irán, pueden haber radicado en una combinación de un conflicto interno previo y en operaciones desestabilizadoras potenciadas desde el exterior, aunque el peso relativo de cada una todavía es incierto. Lo observable en la revuelta iraní, es la existencia de un conflicto intrínseco latente y síntomas característicos de una revolución de color (con innovaciones como Twitter y Facebook), similar a las que EEUU promovió en las regiones que el Pentágono nombra como Arco de inestabilidad global.

Estas operaciones comenzaron en los Balcanes con Serbia (en 2000) y continuaron en Cáucaso, Europa Oriental, Asia central, sur y sudeste, Oriente Medio, Africa (Sudán) y en América Latina en Venezuela.

Es muy poco probable que la Inteligencia de EEUU esté ausente del actual proceso iraní. Desde hace años sus agentes están operando dentro y fuera de Irán. Así por ejemplo en 2007, John Bolton declaraba públicamente ‘…un ataque militar a Irán sería la última opción después que hayan fracasado las sanciones económicas y los intentos de provocar una revolución popular’ (1).

Días después varios medios de comunicación estadounidenses informaron, que la CIA había recibido la aprobación presidencial para desarrollar operaciones encubiertas con el objetivo de desestabilizar y eventualmente derrocar al gobierno iraní. Al año siguiente, el Congreso aprobó fondos para aumentar la escalada de las operaciones encubiertas para el mismo objetivo. Actualmente, no solo no hay indicios que esas actividades hayan sido abandonadas sino todo lo contrario. Es además un hecho la continuidad del apoyo financiero indirecto y la logística a grupos disidentes y opositores al gobierno iraní, mediante organizaciones relacionadas con el Departamento de Estado como la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), o la Iniciativa para la Democracia Regional en el Cercano Oriente (2), así como por otras instituciones gubernamentales o no.

En el caso que el factor predominante de la revuelta iraní haya sido el conflicto interno en sí mismo, serían más bien los enemigos del gobierno actual los que buscan el apoyo externo, sea por ejemplo para cristalizar una revolución suave. Pero en otro caso, en que el conflicto interior haya sido utilizado desde el exterior, pueden ponerse en evidencia desavenencias dentro del mismo gobierno de Obama, suponiendo que no se trate de una maniobra estratégica encubierta del mismo presidente.

Actualmente, Obama busca ‘lavar’ la mala imagen internacional de EEUU mostrada por el gobierno de George W. Bush, por ello su política exterior a diferencia de su predecesor, mantiene la componente militar circunscripta y pretende avanzar con el brazo político, mediante diplomacia, diálogo, consenso, relaciones bilaterales, tratados y acuerdos. Si se estructurara un golpe suave en Irán y fracasara, debilitaría significativamente la política exterior conciliadora de Obama para todo Oriente Medio, declamada en el discurso de el Cairo (4/6/09) con un declarado acercamiento a los islámicos.

Pero por otro lado, en el gobierno de EEUU permanecen sectores conservadores que disienten con la política conciliadora del presidente y requieren acciones mucho mas enérgicas, incluso hasta de carácter militar. Para ellos, sería funcional una "revolución" de color (verde en el caso de Irán), inducida típicamente en sectores minoritarios de la población como la oligarquía local, la clase media liberal, los estudiantes e intelectuales, en buena parte fácilmente susceptibles debido al acceso y consumo de la cultura occidental capitalista, a diferencia de la población de menores recursos económicos que además, en su gran mayoría apoya al gobierno de Ahmadinejad.

De modo que el conflicto interno iraní no deja de ser una oportunidad para imbricar una operación de desestabilización, especialmente para los halcones estadounidenses y sectores afines al complejo militar-industrial y energético antagónicos a Obama.

Por supuesto, si otros países de Europa (como Gran Bretaña) o de Oriente Medio, están también involucrados darán oficialmente señales de exactamente lo contrario.

Las divergencias intestinas dentro del gobierno estadounidense, entre Obama y los intereses de sus adversarios políticos puede radicar en que el presidente y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas no tenga todavía en forma efectiva el control total de la maquinaria de guerra y de Inteligencia del país.

Sin embargo cualquiera sean las operaciones tendientes a un cambio de régimen en Irán, se enmarcan en el contexto geopolítico de Eurasia, en el que Irán tiene cierto grado de autodeterminación para maniobrar en las esferas de influencia de las potencias. Para el gobierno de Khamenei con el presidente Ahmadinejad, las relaciones con Occidente no son prioritarias frente a Rusia y China. Esta sugirió a Obama que mantenga su compromiso de el Cairo y que EEUU no repita los errores del pasado en una región de alta volatilidad.

Entre otros, China firmó en 2004 un acuerdo con Irán por 200.000 millones de dólares, para comprarle gas natural durante los próximos 25 años. Pocos días después de las elecciones, Ahmadinejad asistió a la reunión cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) en Yekaterinburg (Siberia) liderada por China y Rusia, ésta a su vez había reconocido la reelección presidencial.

El golpe caliente

Notablemente, el potencial golpe suave en Irán y el golpe fuerte en Honduras pueden tener cierta similitud, en cuanto a la presencia de una doble dinámica en cada uno.

El estratégico golpe de Estado en Honduras, en que sectores militares y civiles de la derecha liberal ensayan marcar finalmente un punto de referencia para frenar el avance de la Integración Latinoamericana y la línea Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, beneficia de cualquier forma a EEUU.

Por un lado, es una excelente oportunidad para Obama, ya que al no legitimarlo, muestra en la retórica un punto de inflexión a la política históricamente golpista de Wáshington. Por otro lado, si el gobierno de facto resiste y rápidamente realiza una apertura neoliberal hacia el capitalismo de mercado, EEUU y Europa serían los primeros y grandes beneficiados, y tanto estos como sus aliados latinoamericanos no tardarían en ‘tolerarlo’. Siendo además poco probable, que los golpistas se hayan lanzado sin cierto apoyo previo implícito de por lo menos un sector conservador-guerreador estadounidense. El embajador de EEUU en Honduras y el Departamento de Estado conocían los planes destituyentes al menos con un mes de anticipación.

En Honduras las agencias de Inteligencia estadounidenses entrenan a la Inteligencia y Fuerzas de Seguridad locales. A casi 100 kilómetros de Tegucigalpa, opera desde los ochentas la base aérea militar de Soto Cano con personal del Comando Sur de EEUU en combinación con las Fuerzas Armadas hondureñas, con profunda alineación ideológica y soporte financiero de Washington.

La decisión del presidente Zelaya de construir una terminal aeroportuaria civil contigua con fondos de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), fue muy mal vista en el Pentágono. Los principales golpistas como el jefe del Estado Mayor Conjunto y el jefe de la Fuerza Aérea de Honduras han sido adoctrinados en la Escuela de las Américas del Ejército de EEUU, hoy reciclada como Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica (Western Hemisphere Institute for Security Cooperation), que ha dado y pretende seguir dando golpistas y dictadores no solo para Honduras, sino para América Latina toda.

No hay razones que indiquen que la estructura última de poder real en EEUU haya sido modificada significativamente. En particular la voz de alerta lanzada hace casi medio siglo por Dwight D. Eisenhower sobre el control del complejo militar-industrial y sus dependencias, sigue retumbando: "…En los consejos de gobierno, debemos resguardarnos de la adquisición de una influencia injustificada, buscada o no, por el complejo militar-industrial… Solo una masa de ciudadanos alerta e informada puede obligar a una interrelación apropiada de la enorme maquinaria industrial y militar con nuestros métodos y objetivos de paz…"

Notas

1) London Telegraph, 16 de Mayo, 2007
2) Near Eastern Regional Democracy Initiative

* Analista de política internacional.
Despacho de
www.argenpress.info

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario