Abr 2 2007
249 lecturas

Política

III Encuentro de pueblos de Abya Yala. – DECLARACION DE IXIMCHÉ

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Nosotros y nosotras, hijos e hijas de los pueblos y nacionalidades indígenas originarias del continente, autoconvocados y reunidos en la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas del Abya Yala realizado en Iximché, Guatemala, los días oxlajuj Aq’abal, trece fuerzas del espíritu del amanecer, 26 al kají kej, cuatro fuerzas del espíritu del Venado, 30 de marzo del 2007:

Reafirmamos la Declaración de Teotihuacan (México, 2000) y la Declaración de Kito (Ecuador, 2004); ratificamos nuestros principios milenarios, complementariedad, reciprocidad y dualidad, y nuestra lucha por el derecho al territorio, la Madre Naturaleza, la autonomía y libre determinación de los pueblos indígenas; y anunciamos el resurgimiento continental del Pachacutik (retorno), al cierre del Oxlajuj Baq’tun, cuenta larga de 5,200 años, acercándonos a las puertas del nuevo Baq’tun encaminándonos para hacer del Abya Yala una “tierra llena de vida”.

Vivimos siglos de colonización, y hoy la imposición de políticas neoliberales, llamadas de globalización, que continúan llevando al despojo y saqueo de nuestros territorios, apoderándose de todos los espacios y medios de vida de los pueblos indígenas, causando la degradación de la Madre Naturaleza, la pobreza y migración, por la sistemática intervención en la soberanía de los pueblos por empresas transnacionales en complicidad con los gobiernos.

Nos prepararnos para recibir y afrontar los desafíos que nos demanda los nuevos tiempos, por tanto declaramos:

Afianzar el proceso de alianzas entre los pueblos indígenas, de pueblos indígenas y los movimientos sociales del continente y del mundo que permitan enfrentar las políticas neoliberales y todas las formas de opresión.

Responsabilizar a los gobiernos por el permanente despojo de los territorios y la extinción de los pueblos indígenas del continente, a partir de prácticas impunes de genocidio de las transnacionales, así como por la poca voluntad de las Naciones Unidas en viabilizar la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas y por no garantizar el respeto pleno de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Ratificar nuestro derecho ancestral e histórico al territorio y a los bienes comunes de la Madre Naturaleza, y reafirmamos su carácter inalienable, imprescriptible, inembargable e irrenunciable, aún a costa de nuestras vidas.

Consolidar los procesos impulsados para fortalecer la refundación de los Estados – nación y la construcción de los Estados plurinacionales y sociedades interculturales a través de las Asambleas Constituyentes con representación directa de los pueblos y nacionalidades indígenas.

Avanzar en el ejercicio del derecho a la autonomía y libre determinación de los pueblos indígenas, aún sin el reconocimiento legal de los Estados–nación.

Ratificar el rechazo a los tratados de libre comercio (TLCs) que vulneran la soberanía de los pueblos y mantener la vigilancia ante los intentos por implementar nuevos tratados comerciales.

Reafirmar nuestra decisión de defender la soberanía alimentaría y la lucha contra los transgenicos, convocando a todos los pueblos del mundo a sumarse a esta causa para garantizar nuestro futuro.

Ratificar la lucha por la democratización de la comunicación y la implementación de políticas públicas que contemplen disposiciones especificas para los pueblos indígenas e impulso de la interculturalidad.

Alertar a los pueblos indígenas sobre las políticas del BID, Banco Mundial y entidades afines para penetrar en las comunidades con acciones asistencialistas y de cooptación que apuntan a la desarticulación de las organizaciones autónomas y legitimas.

foto
Para el vivir bien de los pueblos indígenas, acordamos:

Exigir a las instituciones financieras internacionales y los gobiernos la cancelación de sus políticas de promoción de las concesiones (mineras, petroleras, forestales, gasiferas y de agua) de territorio indígenas para las industrias extractivas.

Condenar las políticas del presidente Bush y del gobierno de Estados Unidos expresadas en la exclusión demostrada con la construcción del muro en la frontera con México mientras por otro lado trata de apropiarse de los bienes comunes de la Madre Naturaleza de todos los pueblos del Abya Yala, implementando planes y acciones expansionistas y guerreristas.

Condenar la actitud intolerante de los gobiernos de los Estados – nación que no reconocen los derechos de los pueblos indígenas, en particular a los que no han ratificado ni garantizan la aplicación del Convenio 169 de la OIT.

Condenar las democracias impostoras y terroristas implementadas por los gobiernos neoliberales, que se traducen en la militarización de los territorios indígenas, la criminalización de las luchas indígenas y movimientos sociales en todo el Abya Yala.

Para hacer caminar la palabra y realizar los sueños, de la resistencia al poder:

Nos constituimos en la Coordinadora Continental de las Nacionalidades y Pueblos Indígenas del Abya Yala, como espacio permanente de enlace e intercambio, donde converjan experiencias y propuestas, para que juntos enfrentemos las políticas de globalización neoliberal y luchar por la liberación definitiva de nuestros pueblos hermanos, de la madre tierra, del territorio, del agua y todo el patrimonio natural para vivir bien.

En este proceso delineamos las siguientes acciones:

Fortalecer el proceso organizativo y de lucha de los pueblos indígenas con la participación de las mujeres, niños y jóvenes.

Convocar a la Cumbre Continental de Mujeres Indígenas del Abya Yala y a la Cumbre Continental de la Niñez, Adolescencia y Juventud de las Nacionalidades del Abya Yala.

Convocar a la marcha continental de los pueblos indígenas para salvar a la Madre Naturaleza de los desastres que está provocando el capitalismo, y que se manifiesta en el calentamiento global, a realizarse el 12 de octubre del 2007.

Impulsar la misión diplomática de los pueblos indígenas para defender y garantizar los derechos de los pueblos indígenas.

Respaldar la candidatura a Premio Nobel de la Paz de nuestro hermano Evo Morales Ayma, Presidente de Bolivia.

Exigir la despenalización de la hoja de coca.

“Soñamos nuestro pasado y recordamos nuestro futuro”

Iximché, Guatemala, marzo 30 de 2007.

————————————–

En: ALTERCOM comunicación para la libertad, agencia de prensa independiente del Ecuador.
www.altercom.org.

Addenda

Otra publicación de ALTERCOM reproduce una información de la Agencia Internacional de Prensa Indígena (AIPIN) que resulta algo más que una mera curiosidad.

La información es la siguiente, fechada el primero de abril de 2007:

GUATEMALA RECONOCE PASAPORTE INDÍGENA

AIPIN

Joe Kennedy, representante internacional del Pueblo Shoshone de los Estados Unidos de Norteamérica, llegó al aeropuerto internacional de Guatemala el pasado 27 de marzo para asistir a la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala que se realiza en Iximché, Tecpán.

Seguro de sí, entrega su pasaporte a la oficial de migración. Extrañada, la mujer lo mira de arriba abajo. Joe Kennedy, presentó, si, su pasaporte, pero no el que lo acredita como ciudadano norteamericano, sino como parte del pueblo Shoshone.

La oficial realizó una serie de consultas y sin más estampó el sello migratorio al pasaporte reconociendo así a una Nación que no cuenta con reconocimiento oficial por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Si bien es de extrañar que por primera ocasión un país del Continente Americano acepte una Nación fuera de la ONU, lo inédito es que sea a un Pueblo Indígena.

Joe Kennedy sentó el precedente diplomático para el hemisferio entrando en el territorio maya con su pasaporte occidental del shoshone.

Kennedy forma parte del Consejo Nacional de la Nación Shoshone. Usa el pasaporte otorgado por su pueblo, desde el año 2000; es el mismo documento que no fue aceptado en un principio y que data de la década de los años 80, en la guerra por el reconocimiento de la libre determinación, en las sesiones del Grupo de Trabajo sobre poblaciones Indígenas de la ONU que se reúne regularmente la última semana de cada julio en Ginebra, Suiza.

Pero los diplomáticos Shoshone, no cejaron en su empeño: el hacerse reconocer como una nación propia, dice Kennedy.

Y fue precisamente migración de Ginebra, Suiza, quien aceptó el pasaporte Shoshone de Joe Kennedy en el 2003. Después hizo lo mismo Francia y ahora Guatemala.

Joe comenta que incluso cuando regresa a los Estados Unidos de Norteamérica, presenta su pasaporte indígena, para ingresar a este país.

Parte de los propósitos de buscar su reconocimiento como pueblo, es lo que los ha llevado a abrir espacios internacionales en el Comité para la Eliminación Racial de la ONU, así lograron derrotar a los Estados Unidos el 10 de marzo del 2006 cuando ganó una victoria en el comité para la eliminación de la discriminación racial (CERD) y logró que el organismo internacional obligara al gobierno de los E.E.U.U. a suspender las amenazas contra los shoshone.

Joe Kennedy, es uno de los indígenas norteamericanos que participa en la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala y marca con ello una nueva fase en la relación entre los pueblos indígenas y los Estados de las Américas.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario