Mar 7 2006
317 lecturas

Opinión

IMAGINA CHILE SIN MAR Y MIRA HACIA BOLIVIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

“Todos nuestros mapas han sido trazados con sangre; hoy tenemos la oportunidad única de redibujar nuestras fronteras con justicia y solidaridad” dicen en su llamado solidario decenas de artistas, músicos, maestros, filósofos, escriotpores, en fin, chilenos al echar a rodar su llamado para de una vez y pàra siempre dejar atrás la mediterraneidad de Bolivia.

Entre los primeros firmantes del documento se encuentra al poeta Premio Nacional de Literatura Raúl Zurita, al tambien escritor y compositor Mauricio Redolés, al dramaturgo Juan Radrigán, al novelista y cronista de lo cotidiano Pedro Lemebel.

Al recibir por correo electrónico el llamado firmaban ya más de 70 intelectuales. ¿Cuántos se habrán sumado a las actrices Patricia López y Viviana Herrera?

“Mantenerse en silencio ha permitido que se instalen torpes y patrioteros discursos, por eso es clave actuar ahora, en este momento en que el presidente Evo Morales visitará Chile a propósito de la asunción al mando de Michelle Bachelet”, puntualizan.

Opinan y creen lo dicho artistas e intelectuales de toda la geografía chilena, desde Magallanes al norte, incluyendo poetas del Gulumpau: Lavquen y Chihuailaf; tampoco faltan los que habitan fuera del territorio: por ejemplo la periodista Patricia Parga envió su adhesión desde Bruselas, Álvaro Ruiz desde Lima, Jesús Sepúlveda desde la selva fría de Oregón, en Estados Unidos.

Es que Bolivia no ha dejado de doler y es hora de decir basta. No darán sombra ni reposo esas grandes alamedas mientras haya un candado frente al mar. La guerra terminó hace años y fue injusta: la primera que se peleó en América por cuenta de un imperio, que no es lo mismo que la primera guerra contra un imperio, que fue la de México para convencer al patético emperador de que mejor reembarcara.

¿Qué dejaron las campañas en el desierto? Hoy lo sabemos: un presidente en la Legación argentina esperando la hora de su suicidio y un montón de oficinas salitreras vacías donde acaso piensen todavía en el destino de sus descendientes los asesinados en la escuela de Iquique.

Mar para Bolivia. Pasó la hora de gestos estériles, es el momento de las grandes acciones –esas que de verdad hacen historia y reconciliación–. Mar para Bolivia. América merece mirar el crepúsculo desde una playa que toda ella habrá recuperado. Mar para Bolivia y paz para mujeres y hombres de buena voluntad.

————————————–

Las adhesiones están abiertas en el correo electrónico
imaginatechilesinmar@gmail.com.

Imagínate Chile sin mar.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario