Jul 26 2011
1460 lecturas

Película de la semana

Impunidad: en Colombia el gobierno creó a los paramilitares

GT.
Se desprende de este documental que más de la mitad de la población colombiana lleva luto por los crímenes cometidos por las bandas paramilitares. Impunidad ganó el premio principal del festival Movies that Matters, que tuvo lugar en marzo en La Haya, Países Bajos. A las autoridades y gente de bien del país no les gusta que se exhiba. Su metraje contiene una década de historia. Es también un testimonio de autocensura.

El planteamiento es crudo y directo. Su prosa narrativa quiebra el silencio sobre los crímenes cometidos por los paramilitares. En Colombia "no hay" censura, pero hay algo más grave: la
autocensura. Impunidad resume los últimos diez años de historia de Colombia.
 
El documental abre con un golpe directo a la audiencia. Si fuera en 3D un puño gigante saldría de la pantalla. Una mujer sin identificar, sentada con una pared de cemento roja de fondo, cuenta como encontró el cuerpo de su hijo de 12 años, decapitado por paramilitares, en un lodazal. Ella cogió el cuerpo y su madre la cabeza —y entre el fango se lo llevaron para poder enterrarlo.
 
Y otra mujer, después de recibir de parte de la Fiscalía un cajoncito con los restos de su hijo, los lleva a un cementerio. Cuando los van a meter en la tumba de pared se dan cuenta de que no cabe. La madre se angustia. No puede dejar el puñado de huesos que le entregaron así sin cajón. . La paz de los sepulcros.
 
El periodista Alfonso Buitrago conversó con Hollman Morris. Algunas preguntas y respuestas

¿Qué busca con el documental?

Juan José Lozano y yo buscamos “documentar” una de las historias de barbarie de los últimos 10 años en Colombia: el ascenso, promoción y el mal llamado proceso de Justicia y Paz con los paramilitares.
 
¿Cuál es la principal enseñanza de su trabajo?
Reafirmamos la dignidad que tienen las víctimas del conflicto colombiano. También fuimos testigos del olvido y la estigmatización que hacen ciertos sectores de la sociedad sobre las víctimas del paramilitarismo. Finalmente, vimos como las víctimas del paramilitarismo no logran tener el afecto, el cariño y el acompañamiento del resto de la sociedad colombiana.
 
¿Cuál sería una imagen o anécdota que ejemplifique esa dignidad de las víctimas?

En lugares muy apartados hacen pequeños monumentos con piedras, con carteleras, con placas en iglesias, en la carretera, en un pueblecito. Son víctimas que nunca han tenido nada y siempre les han querido quitar todo. A pesar de eso y contra todo siguen levantando su voz pidiendo justicia, haciendo memoria en diversos rincones del país.
 
(Hoy, todavía, muchas víctimas encuentran la paz, pero parece la paz de los muertos).
 
¿Es suficiente para la reconciliación del país?

Hay víctimas que no pedían reparación y lograban descansar con la entrega de los restos. Que eso sea lo justo, no lo sé, que eso sea lo normal, no lo sé, que sobre eso se pueda construir, que con esa entrega y sin reparación, sin justicia, sin la garantía de no repetición se pueda construir, no lo sé.
 
¿Cuál es el costo de saber lo que nos está pasando?

Los familiares que reciben los restos de sus seres queridos pueden decir que tienen “algo” de paz, la sociedad colombiana puede decir que hay “algo” de verdad. Es decir, hoy reafirmamos lo que hace 10 y 15 años los campesinos en sus veredas en Putumayo, en Apartadó, le decían al país. Que había decapitaciones, campos clandestinos de exterminio, escuelas de descuartizamiento, hornos crematorios, motosierras, paracos que se comían a sus víctimas y que se tomaban la sangre. Nos hemos quedado con los relatos de la barbarie, con chispazos, fragmentos de la barbarie, que es importante y un aporte del documental es proponer un armado de ese rompecabezas.

Realización de Juan Jose Lozano y Hollman Morris

Duración, 32 minutos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario