Nov 17 2008
739 lecturas

Política

IV Foro Anual del Progresismo: “Cambiar las reglas del juego”

Nuria Gonzalez Rouco*

La capital de Chile fue el lugar elegido para la realización de la reunión en la que participaron, la anfitriona Michelle Bachelet, el ex presidente Néstor Kirchner y el ex presidente chileno Eduardo Frei.

Una vez más el ex presidente argentino Néstor Kirchner, ahora presidente del Partido Justicialista (PJ) y Michelle Bachelet vuelven a encontrarse, pero esta vez el lema desde el cual debatieron fue: “Democracia, Desarrollo e Inclusión Social: Por un consenso progresista innovador".

Tal parece haber sido el apuro del ex presidente argentino, que ni bien arribó a Santiago de Chile el jueves por la noche de la semana pasada, se reunió inmediatamente con Bachelet en el Palacio de la Moneda. En dicho encuentro ambos mandatarios destacaron el rol de la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas) y analizaron la coyuntura económica internacional.

“La reunión fue excelente, se analizaron todos los temas en relación a la materia económica internacional, y han hecho un análisis de lo que viene sucediendo en el mundo", explicó el vocero del ex presidente, Alfredo Scoccimarro.

Kirchner le "agradeció formalmente" a Bachelet "la posición que adoptó al frente de la Unasur -como presidenta pro témpore del bloque regional-, y subrayó su respuesta ante la crisis de Bolivia", informó el vocero de Kirchner.

Por su parte, el Secretario General del gobierno chileno, Francisco Vidal, calificó al encuentro como "muy importante y muy provechoso".

"En esta larga reunión han sido tratados los temas en su integridad, principalmente la opinión del ex presidente (Kirchner) de valorar el papel que ha hecho Unasur y la presidenta pro témpore Bachelet, sobre todo con el caso boliviano", dijo a la prensa Vidal.

El IV Foro Anual del Progresismo, organizado por la Fundación Chile 21, fue inaugurado por la presidenta anfitirona, Michelle Bachelet y cerrado oficialmente con el discurso del ex mandatario argentino.

En sus palabras de bienvenida, Bachelet pidió fortalecer el Estado "y abandonar los dogmas" para hacer frente a la crisis financiera internacional y afirmó que lo único que no se puede hacer es cruzarse de brazos. "La política tiene siempre la función insoslayable de poder examinar las causas y proponer soluciones viables".

La mandataria chilena valoró la idea de avanzar hacia un consenso progresista innovador en torno a la democracia, el desarrollo y la inclusión social, al destacar que el debate sobre esos asuntos "no es solo central, sino también actual".

Bachelet aprovechó la ocasión para advertir a los partidos de la coalición gobernante en Chile, enfrascados en la selección de candidatos presidenciales para los comicios del 2009, que "los liderazgos nunca deben estar por sobre los intereses más generales de la nación".

Y concluyó diciendo que espera “que todos los actores políticos tengan presente este principio".

Durante el foro, del cual participaron líderes progresistas de Iberoamérica, Kirchner disertó sobre "La democracia en América Latina: entre desafíos y amenazas". En la mesa de debate, lo acompañaron el embajador chileno en Argentina, Luis Maira; el ministro del Interior de Paraguay, Rafael Filizzola; el jefe de bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) boliviano, César Navarro, y el senador socialista chileno Ricardo Núñez .

El discurso del actual presidente del PJ, estuvo centrado en el proyecto de estatización de las AFJP. Junto al titular de la Anses, Amado Boudou, explicaron las reformas concretas que se llevarían a cabo a partir de la aprobación en la Cámara de Senadores. (Ver: “Adiós a la jubilación privada”. APM 25/10/2008)

De esta manera defendió al actual gobierno de su esposa, Cristina Fernández, quien fuera la principal impulsora de un "plan nacional de inversión pública muy fuerte" y medidas de promoción industrial. Aseguró que, una vez aprobado el proyecto, el sistema estatal de los fondos de jubilación va a ser "superlativo". Además destacó que "la plata de los jubilados no va a ser `timbeada´ (sorteada) por cuatro o cinco vivos".

También acusó a los sectores neoliberales y al poder económico de tratar de deslegitimar los Gobiernos progresistas de América Latina.

“En nuestros países tenemos enfrentamientos claros y concretos con los sectores concentrados de la economía y con los sectores neoliberales, que no pueden ganar elecciones y tratan de quitarle la legitimidad a movimientos regionales y populares que son capaces de encarar la transformación en nuestra región", declaró Kirchner.

Además subrayó que Latinoamérica se encuentra actualmente en una encrucijada, donde debe elegir "si va a seguir siendo políticamente correcta, o si tiene la capacidad transgresora de cambiar las reglas del juego”.

Con respecto a la actual crisis financiera, Kirchner solicitó tomar medidas enmarcadas en "proyectos neokeynesianos" para potenciar la actividad, el empleo, el trabajo "y solucionar los problemas de infraestructura que tienen nuestras ciudades". Finalizó presagiando que “estamos ante un fin de época. Ante un punto de inflexión. Es la política neoliberal la que tiene que cambiar.”

Como ya es costumbre en los discursos de Kirchner, no faltó la cuota de críticas contra los medios de comunicación, a quienes acusó de ”falta de ética” y de ser “empresas que sirven a fines políticos”.

“Los medios siempre les están pidiendo a los Gobiernos. Siempre quieren más, no se conforman con ser un medio de expresión, quieren gobernar las sociedades. Que vayan a elecciones. Para que la democracia se consolide, no tiene que haber monopólicos informáticos”, sentenció.

A todo esto, cabe destacar, que entre la audiencia que escuchaba a Néstor Kirchner estaban presentes:el ex presidente chileno Eduardo Frei, el Presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur, Carlos "Chacho" Álvarez, el ex Ministro de Economía uruguayo, Danilo Astori, y el Ministro de Justicia brasileño, Tarso Genro.

Cuando le tocó su turno, el Ministro del Interior paraguayo, Rafael Filizzola, destacó el "momento histórico" que vive su país tras la llegada al poder del actual presidente, Fernando Lugo.

El ministro dijo que consiguieron superar "sesenta años de un gobierno monocolor, que ejercía control político sobre el poder judicial", y estigmatizado por los casos de corrupción.

El jefe de los diputados oficialistas del MAS boliviano, César Navarro, identificó la pobreza y la marginación como las principales amenazas de las democracias latinoamericanas, y defendió la nueva Constitución de Bolivia, que se someterá a referendo el 25 de enero próximo.

El foro de progresistas parece no haber tenido el éxito esperado. Mientras muchos presidentes latinoamericanos y principalmente sudamericanos, se llenan la boca autoproclamándose “progres”, ninguno -a excepción obviamente de Bachelet- se dio cita en Santiago de Chile el pasado viernes.

*Publicado en APM.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario