Ago 30 2011
566 lecturas

Opinión

Jean Araud / Notas a propósito del estado de salud de Hugo Chávez

Cuando el comportamiento humano sorprende, hay que dejar pasar las aguas bajo el puente y observar con atención para intentar entender lo incomprensible. Han pasado más de dos meses desde que el pueblo venezolano y el mundo se enteraron de la dolencia del presidente Chávez. Llegó la hora de asimilar y asumir las realidades.

Los tiburones siguen a la manada de delfines. Acechan la cría recién nacida o al delfín débil que aislados de la manada son presa fácil. Los lobos rondan la manada de venados para acorralar al animal más débil que no puede mantener el paso de los suyos. En nuestros ríos amazónicos las pirañas acuden en bandadas frenéticas al olor de la sangre para devorar al herido y en los cielos rondan los buitres ávidos de muerte.

Salvo excepciones, estos comportamientos son actos agresivos que corresponden al reino animal. Son agresivos pero no son actos crueles inspirados por la maldad, porque se trata de sobrevivencia y de equilibrio en la selección natural de las especies.

Sólo el hombre “pensante” es capaz de crueldad. La crueldad es una repuesta emocional o la obtención de placer por el sufrimiento de otros. Y la definición de crueldad incluye un signo clínico de desórdenes antisociales y de conducta. Cuando el hombre mata a un tigre lo llama deporte o cacería, pero cuando el tigre mata a un hombre lo llama ferocidad.

Sorprendentes han sido ciertos comportamientos de la oposición venezolana cuando se enteró que a su presidente le habían detectado un cáncer. Algunos expresaron alegría, algunos dispararon cohetes para festejar y otros brindaron. No limpien sus lentes. La lectura es correcta: frente al cáncer… alegría, festejos y brindis. Se desató una especie de histeria opositora expresada en mensajes de texto por Twitter, Facebook, correos electrónicos y entrevistas. No los nombraremos por respeto a sus descendientes que no deben cargar con tan penosa herencia.

Por supuesto no nos referimos a opositores sensatos y honorables, que si existen. Una oposición digna de su nombre es un factor indispensable a toda democracia porque genera la crítica constructiva que permite al poder detectar y rectificar los errores que pueda cometer. Nuestros saludos a los opositores sensatos y honorables que merecen el derecho a criterios diferentes.

En realidad, los bolivarianos no tenían que estar muy sorprendidos. Ya habían podido evaluar la calidad humana de parte de sus opositores. En tiempos recientes la Revolución Bolivariana se vistió de duelo por la pérdida de varios de sus líderes emblemáticos. Un Fiscal víctima de un atentado, un Gobernador víctima de un accidente, también un General, un Diputado, una Revolucionaria del Pueblo y un Contralor General, éstos víctimas de enfermedades. Algunos opositores también celebraron y lo más expresivo ha sido un mensaje que lo resume todo “Uno menos!”.

En el caso del presidente Chávez, sólo citaremos uno por su irracionalidad y porque no debe tener descendientes. Un “hombre de Dios”, el Párroco José Palmar, publicó en su Twitter varios mensajes incluido el de “¡Que viva el cáncer del comandante!”. De cristiano este párroco sólo tiene el disfraz pero no el alma y menos el corazón.

Desde tiempos remotos los hombres vivieron en tribus hasta inventar las naciones con sus conceptos de fronteras. Los hombres son capaces de guerras, invasiones y ocupaciones de territorios. Se matan entre ellos sin remordimientos. Para sus guerras han suscrito convenios Internacionales y acordado respetar al enemigo herido o prisionero y a las poblaciones civiles indefensas con un mínimo de humanismo… aunque en estos tiempos ciertas potencias parecen practicar una filosofía guerrerista más macabra.

Cuando convive en su grupo familiar, grupo humano o etnia en su patria con sus compatriotas, el hombre tiene generalmente un comportamiento de humanidad. En casi todos los idiomas y en lo cotidiano tiene palabras para desear a los suyos “Salud”. Cuando uno de los suyos se enferma tiene un sinfín de expresiones como “Que te mejores!”, “Que te recuperes pronto!”. Buscando y rebuscando, es difícil sino imposible, encontrar en algún idioma expresiones para un enfermo como “Muérete!” o “Que progrese tu enfermedad!”.

En Venezuela el pueblo revolucionario consagró una expresión acorde a sus sentimientos: “Amor con amor se paga”. Frente a la enfermedad de su presidente ésta fue la respuesta de los bolivarianos a los funestos deseos de sus opositores. Apenas superado el impacto emocional del anuncio del estado de salud del presidente la expresión popular no se hizo esperar. En una gran manifestación el pueblo expresó sus sentimientos para derrotar a las mentes tenebrosas y los corazones arrugados.

Marcharon los humildes, los sin rango, los que no tienen micrófonos ni cámaras, los que no pueden difundir en los medios internacionales. Mientras su presidente enfrentaba la pérfida enfermedad, ellos marcharon con sus cantos y sus pancartas para consagrar que “el amor con amor se paga”. “Pa’lante Comandante” fue la consigna del día entre mil y un deseos de “pronta recuperación”.

Es difícil al corazón arrugado abrirse al humanismo. Para las mentes tenebrosas es difícil ver el sol opacado por las tinieblas y la ceguera se vuelve crónica. ¿No se dieron cuenta los opositores que cuando sufrieron la pérdida de sus líderes como lo son tres ex presidentes, Chávez no emitió ni una palabra irrespetuosa sino todo lo contrario?

¿No se dieron cuenta que cuando festejan una terrible enfermedad como el cáncer es a todos los enfermos de cáncer que llega el mensaje?

Cuando como efecto natural del tratamiento de quimioterapia se dio cuenta que empezaba a perder el cabello, Chávez ordenó que se lo cortaran y como buen criollo le inspiró la chispa de reírse de su nuevo look apodándose “Yul-Chavez” en alusión a la calvicie del célebre actor Yul Brynner. ¿No se dieron cuentas los opositores que cuando se burlan de la pérdida de cabello por los efectos de quimioterapia se burlan de todos los pacientes sometidos a este tratamiento?

¿Será que los opositores venezolanos no tienen ningún familiar o ningún amigo víctima de cáncer?

¿Estos opositores no se dan cuenta que cuando Chávez expresa su deseo de superar la enfermedad y de vivir es un ejemplo, un aliento y una esperanza para todas las víctimas de cáncer?

¿Será que los opositores venezolanos desean que el cáncer gane su combate a todas sus víctimas?

Así que frente a comportamientos humanos tan sorprendentes, mejor es dejar pasar las aguas bajo el puente y dejar de intentar entender lo inexplicable. Además bien se sabe que “Si un día Chávez inventa la vacuna contra el sida, la oposición venezolana lo va a acusar de pinchar a la gente”. 

Pero lo esencial siempre trasciende a lo inexplicable.

Los venezolanos dicen que no creen en las brujas pero afirman: “De que vuelan, vuelan!”.
Los opositores no creen en la Revolución pero los bolivarianos saben: “De que avanza, avanza!”

Notas serias

Volviendo a lo sensato y a lo humano, debemos contestar a los interrogantes de los amigos que desde otros países nos preguntan cuál es la verdad y la situación real de la salud de Chavez detrás de tantas noticias mediáticas que por lo visto pierden cada día más su credibilidad.

Para estos amigos, trataremos de resumir que pasó, como pasó y la situación actual real.

–  A Chávez, se le realizó una revisión médica que detectoó una dolencia de salud.

– Ipso facto florecieron un sinfín de noticias, desde naturales preocupaciones hasta falsas informaciones mal intencionadas difundidas hasta por medios internacionales. Desde la infaltable Miami llegó un coctel de rumores especulativos con “partes  médicos” secretos y de poco fiar: cuadro clínico crítico, grave deterioro y hasta moribundo con entusiasta análisis de su inminente sucesión.

– Se calmaron los rumores frente a un comunicado oficial del Canciller venezolano que informó que el Presidente "presentó una nueva dolencia de salud, la cual fue evaluada de manera inmediata por su equipo médico de confianza. Con el invalorable apoyo de Fidel (Castro), de Raúl (Castro) y del excelente sistema de salud de la hermana República de Cuba se hicieron los exámenes diagnósticos, los cuales revelaron la existencia de un absceso pélvico que ameritó la decisión del presidente Hugo Chávez de someterse de manera inmediata a un procedimiento quirúrgico correctivo". Ni más, ni menos.

– El Presidente Chávez un mensaje al pueblo venezolano dio el 30 de Junio. Por la seriedad de la situación leyó este mensaje como un comunicado oficial. En resumen Chávez dijo:
Que en oportunidad de un viaje a Cuba para un chequeo de su rodilla, Fidel Castro detectó unos malestares que trataba de disimular desde semanas atrás. Confesó sus “errores fundamentales” de no cuidar su salud y ser renuente a los chequeos médicos. Informó que se diagnosticó un absceso en la región pélvica que obligó a una  intervención de urgencia exitosa y con una positiva evolución.

Aparecieron entonces sospechas y se detectó un tumor abscesado con presencia de células cancerígenas con la necesidad de una segunda intervención para la extracción total del tumor. Chávez confirmó la evolución satisfactoria y el camino a su plena recuperación. Chávez expreso que era consciente de las incertidumbres creadas por su enfermedad y expreso su deseo de  veracidad en las informaciones. Plasmó sus sentimientos como “estar subiendo del abismo hacia el sol del amanecer”.

El mensaje de Chávez fue claro, conciso y preciso, pero por lo visto algunos no escucharon, no entendieron o no quisieron entender. Su único análisis fue que si Chávez había leído el mensaje, era motivado a que no tenía la capacidad de dar una declaración coherente. Al día siguiente aparecía en la televisión un Chávez más locuaz que nunca!

– El entorno médico del Presidente decidió un tratamiento de quimioterapia de “forma preventiva”.

– No tardaron en llegar a Caracas numerosas muestras de solidaridad de países y mandatarios amigos. Hasta llegaron unos jóvenes dominicanos, incluida una mujer, que se raparon la cabeza en signo de solidaridad y fueron  imitados por unos cien venezolanos.

– En la actualidad, Chávez sigue normal y exitosamente su tratamiento, por lo cual viaja a Cuba para cada una de sus sesiones.

– Asume sus funciones de jefe de Estado, con la lógica limitación de evitar excesivos contactos humanos debido a sus defensas inmunológicas bajas por el tratamiento. Sigue con rigurosidad su régimen alimenticio, de descanso y ejercicios físicos.

– Su espíritu lo reflejan sus actividades, su sentido del humor, sus declaraciones de “superar la enfermedad y deseo de vivir”, su disciplina en respetar las órdenes médicas y sus comentarios sobre el futuro que ilustra en público con su conocida espontaneidad en cantar.

– Lo que también declaró Chávez es que “Me siento convaleciente de una enfermedad que tuve”.

– En cuanto a la Revolución Bolivariana que “De que avanza, avanza!” preparándose para las próximas presidenciales del 2012… con un Chávez candidato que puntea las actuales encuestas.

– Las mentes tenebrosas y los corazones arrugados siguen sufriendo de sus otras enfermedades crónicas que por lo visto son incurables y sueñan en secreto con utópicas fábulas médicas.

Mientras tanto debemos desear buena salud a todos… pero a todos. A los bolivarianos y a los no bolivarianos; a Bush, Aznar y Blair para sus felices jubilaciones; a Obama, a Gadafi, a Sarkozy y a todos los mandatarios de esta planeta; a los cristianos, budistas, musulmanes, judíos, ateos y a los de todos los credos; a todos los hombres, sus familiares y sus amigos deseamos “buena salud” porque un hombre digno de este nombre no puede ni debería nunca desear ninguna enfermedad grave a nadie.

Somos hombres y no somos animales con el instinto salvaje de aprovechar la debilidad de los demás. Eso es asunto de tiburones, lobos y buitres.

Cronista, productor de radio.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario