Mar 23 2010
711 lecturas

Política

Jerusalén: balas y piedras: un niño muerto

J.M. Muñoz.*

Una versión dice que los niños tiraban piedras contra los soldados. Otra, que los "colonos" trataban de agredir a sus vecinos árabes. El hecho es que el ejército israelí se empleó ayer con contundencia poco frecuente en los últimos meses en un pueblo cercano a Nablus. Mohamed Kadus, un adolescente de 16 años, murió y otro de 17 años quedó en estado crítico tras recibir impactos de balas de caucho en el pecho y la cabeza.

Mohamed Kadus es la primera víctima mortal en una semana de altercados en la Cisjordania ocupada y Jerusalén Oriental, desatados tras la consagración de una sinagoga en la ciudad vieja de Jerusalén, sellada por un cerco policial durante días.

Irak Burim, el pueblo donde falleció el joven, es una zona muy caliente. Algunos de los asentamientos –Bracha y Yitzhar– que habitan los colonos judíos más radicales se hallan en esa región, donde con frecuencia los colonos, que gozan de impunidad, queman olivos y asaltan aldeas palestinas.

En alguna ocasión soldados israelíes han sido grabados en vídeo protegiendo a los colonos durante sus ataques a los pueblos árabes. Portavoces del ejército aseguraron tras los "incidentes" que el joven fallecido se acercaba a una de las colonias y que se utilizó material para dispersar manifestaciones.

El ejército y el gobierno israelí escalan peldaño a peldaño en su lucha por aplacar la disidencia y las protestas en las que participan cooperantes extranjeros, israelíes y palestinos. El viernes fue el primero en que las manifestaciones que cada viernes, y desde hace cinco años, se celebran en los pueblos de Bilin y Naalin fueron prohibidas por los militares.

Esta decisión fue sido calificada por abogados israelíes de "ataque a la democracia y a la libertad de expresión".

Condena de la ONU

A unas decenas de kilómetros de Iraq Burim, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, observaba desde una colina cercana a Ramala –en compañía del primer ministro palestino, Salam Fayad– la colonia de Givat Zeev, residencia de 11.000 israelíes judíos. Una lección sobre el terreno de la muy complicada geografía humana de Cisjordania.

"El mundo", aseguró Ban, "ha condenado los planes urbanísticos de Israel en Jerusalén Este… Déjenme ser claro. Toda la construcción en las colonias es ilegal en cualquier lugar de los territorios ocupados y debe ser detenida".

* Periodista.
En El País de Madrid.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario